Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HIPISMO Las carreras de caballos en 1933 ¿Qué juicio crítico cabe hacer de la tem, porada que acaba de terminar? Tristísimo, desconsolador. El eterno tejer y destejer, del brazo con la cerril incultura, amamantados por pechos que destilan odios y pasiones de instintos primarios, colocaron a este hermoso deporte, civil deporte, en gravísimo trahce de muerte. Un buen día la iracundia ministerial se desata en desencadenado torrente y arrasa el bello Hipódromo de la Castellana, E l mal es gravísimo, pero reparable. Con el Hipódromo se llevan las turbias aguas de la riada los afanes, los desvelos, los sagrados intereses que fueron allí acumulando, ¡en honrado trabajo, en nobles deseos, generaciones de hombres de buena fe, que, si miraron el deporte como agradable diversión, no por ello dejaron e percibir d los inmensos beneficios que ett todo orden social reportaba su auge e incremento. Crearon algo grande, serio, importante; algo a cuyq margen encontraban el amparo y el sustento infinidad de gentes necesitadas del trabajo para vivir. La Vesania LA IRACUNDIA MINISTERIAL ARRASA EL BELLO HIPÓDROMO DE LA CASTELLANA. ALLÍ GRANDE; ALGO A CUYO MARGEN ENCONTRABAN EL AMPARO Y EL SUSTENTO ministerial, sin Otro argumento del porque me da la gana ta, pero segura. E l Hipódromo de Aranjuez, entró a saco y todo lo derruyó. E l dhja- para dos o tres reuniones en el año, cumfandín llegó a más. Ofreció, a modo de ple su papel a la perfección; como tempoalivio de penas, cincuenta mil duros para rada, no sirve; su apartamiento de Madrid que la Sociedad pudiese salir del difícil tran- impide el que afluyan las necesarias masas ce que se le creaba hasta tanto que un nue- de gentes que forman la afición y mantienen vo Hipódromo se levantase (oferta también el brillo del depórtenla incomodidad inheincumplida) y los cincuenta mil duros tampo- rente al traslado y el consiguiente aumento co se dieron. En suma, un verdadero despojo. de gastos, retrae a una ponsiderable masa Se dio a la Sociedad de Carreras, como de concurrientes, que repercute de funesta piltrafa, el uso del Hipódromo de Aranjuez; manera en las taquillas de las apuestas. El traslado de cuadras, de mozos, entreera tanto como condenarla a la muerte len- SE HABÍA CREADO ALGO SERIO Y INFINIDAD DE GENTES ¡M i i DESFILE DE CABALLOS, UN DÍA DE CARRERAS; EN EL HIPÓDROMO DE LA CASTELLANA
 // Cambio Nodo4-Sevilla