Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Mallorca y. el trato de sus habitantes. Esto, medida extrema. Pero cualquiera que haya sin duda ño surtía efecto, y así se comprenvivido en Mallorca comprende que aquella de. qu éíla Costa A z u l h a y a procurado trabaHay ateo peor que el rio hacer las- cosas. -isla ni posee ocultas construcciones- de defensa, ni poderosos y secretos. atrincherajar el asunto de Mallorca p o r e l lado m á s es éí estorbar- e impedir que otros las hagan. mientos, ni nada estratégico que disimular. seguro. L o cierto es que el Gobierno espaNuestros Gobiernos, con sólo algunas poL a topografía de la isla está, por otra parñol ha proporcionado una bien ganada alecas excepciones, han manejado el negocio te, al alcance de todas las miradas y fijada gría a los honorables ciudadanos del- Sur de del turismo, de una manera lamentable; no en mapas completos que todo el mundo pue- Francia. T a m b i é n estará contento el- E s han hecho, generalmente, más que gastar de adquirir sin dificultad. ¿Y los- alema- tado Mayor francés. L a s islas- Baleares quedinero y nombrar empleados; con una i n utilidad perseverante. Todo, al revés de ese. nes... -Como siempre, los alemanes sirven dan así sujetas, a un control riguroso por también, aquí de elementos tenebrosos. Pero sagaz Mussol ini, que ha llenado este últiparte, del Gobierno de España, y ya sé sabe en Mallorca los alemanes son precisamente mo año de millones a. Italia con un trasieque, en estos tiempos de generosidad; lo que los que menos cuentan. Y e n último caso, o de. turistas profano- religiosos como nunm á s desean nuestros políticos dirigentes es si es verdad que hubiera. algún espionaje, se ha visto nada semejante. Pero en- Eshacer la dicha de la República francesa. todas esas trabas, draconianas no han de ña, fuera de la acción. del Gobierno, hay Control de E s p a ñ a es lo mismo- que control servir para hada práctico, como no sea para lidades que aciertan a crear una fuerte, de Francia. ahuyentar, a los turistas, pacíficos. Todo el iente de turismo. Mallorca es el m á s M á s valía que se esforzasen por impedir espionaje que pueda maniobrar- en Mallor; y admirable ejemplo de este acierto, la entrada a Mallorca de otra especie de ca se vigila fácilmente con media docena pocos años, por causas singulares, M a i n m i g r a c i ó n la de los agitadores revoluciode, policías especializados. S i n necesidad de ca sé ha convertido en el país de recanarios, los técnicos de la huelga y del atenllevar la perturbación, el disgusto y el quea, de reposo y de placentero refugio para tado. Porque aquella isla, por una gracia branto económico a un país que había loa esa población cosmopolita que busca al especial del. Destirio, ha conservado hasta, grado como, ningún otro e n E s p a ñ a atraer mismo tiempo l a belleza del paisaje. y la tranquilidad del ambiente social. E n M a- y seducir a los ociosos viajeros del. mundo. ahora el bien incomparable del sosiego y ha podido mostrarse como el territorio paradillorca encontraba todo eso: regalo contemL o que en estos. casos conviene saber, es síaco, donde no existe el rencor social, ni plativo, panoi amas pintorescos y una liberel punto de donde parten las instigaciones. existen los pobres, ni. falta e l t r a b a j o u n tad y una aínable confianza para poder vivir ¿A quién aprovecha, esa medida gubernaterritorio sin mendigos n i malhechores, donuna existencia realmente dichosa. Y este mental, que pone en un grave riesgo- al tude el forastero puede vivir cerno quiere, sin é x i t o lo había conseguido Mallorca con sólo rismo, de Mallorca y convierte el archipiémolestias ni cuidados. E s a calma y libersus propios recursos y- con sus iniciativas lago balear poco menos que en un territorio tad, esa seguridad persona! junto a la dulparticulares. Hasta que ha puesto el G o bajo un régimen fronterizo de estrecha. vizura de la Naturaleza, es lo que el turista bierno sus manos en el asunto. P a r a esgilancia r E n Francia hay mucha gente que tropearlo, probablemente. se h a b r á regocijado. Toda esa t V a de l a cosmopolita ha, sabido ver y estimar en M a llorca como una afortunada excepción en el Costa A z u l ha mirado desde el principio con Tal, por ejemplo, ese decreto de última inundo. Y es triste que en lugar de proteger un no disimulado disgusto el auge dei turishora qué pone todas las trabas posibles a semejante estado, dé dichosa y productiva los extranjeros que pretendan entrar y re- mo mallorquín. L a alarma ha tomado formas excepción, el Gobierno se afane por desde agresiva impaciencia en los últimos tiemsidir en las islas Baleares. L a s dificultades truirlo, por complicarlo y desvirtuarlo, riada po, y ai fin se ha recurrido a todos los mey molestias son tan extremadas como las dios, sin renunciar a los m á s mezquinos. Se m á s que para dar satisfacción a quién, sabe que suelen aplicarse en los territorios forha. hecho una contrapropaganda en los pequé especie de intereses rivales. tificados Ó en las fronteras peligrosas por riódicos; se han publicado necias insidias tíondé pulula e! espionaje. E l espionaje es para descalificar el paisaje y el clima cb JOSÉ M- S A L A V E R R I A la razón con la que. se. quiere justificar esa EL PARAÍSO PERDIDO 5 acó R a UN BUEN APARATO DE RADí POR UN BUEN PREC PARA OBTENER SATISFACCIÓN COMPLETA INSTALE UN PHILCO N o se c o n f o r m e c o n u n a p a r a t o d e radio cualquiera cuando puede a d quirir u n Philco p o r el m i s m o precio. C a d a sonido y cada nota reproducid a p o r el m o d e r n o r a d i o receptor Philco, es u n a r e p r o d u c c i ó n fiel d e l o r i g i n a l Si c i e r r a los ojos, t e n d r á l a i m p r e s i ó n q u e e l artista e n p e r s o n a e s t á d e l a n t e d e usted. C u a l q u i e r a g e n t é Philco le a t e n d e r á gustoso y le m o s t r a r á u n surtido c o m p l e t o d e m o d e l o s p a r a t o d o s los gustos y t o d a s las n e c e s i d a d e s Philco r e s e n t a e l m e j o r surtido d e m o d e s 1934 c o n precios d e s d e Ptas. 3 7 5 en adelante. Distribuidores generales p a r a E s p a ñ a C 0 M E K C T Á L Í 0 ELÉCTRICA, Urgel 7 66- Barcelona