Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 5 D E ENERO D E J ik 1934. N U M E R O SUELTO 3 0 CENTS. J L JL W tfw j Si II JT ltj -m M P ARIO ILUSTRA D O. A Ñ O T RI G ES I M O. N U MERO 9 562 1 REDACCIÓN; PRADO DE SAN. SEBASTIAN. -SUSCEPCIONES S ANUNCIOS, MUSOZ OMVE, CERCANA A TETÜÁN, SEVILLA manifestación. Es qué hay- radicales- -van se lanzaba. del banco. azul al hemiciclo, y con pareciendo muchos- -afanosos de ostentar el los- brazos en alto, gritaba ¡Viva la Repúrepublicanismo que les discuten los rivales, blica! seguido del Sr. Guerra, del Rio y de y para el alarde cogen la ocasión por los otros ministros, mientras que los radicales, cabellos. Tienen que vivir de las derechas, en pie, aplaudían frenéticamente, secundados por los socialistas, 1 a Esquerra RepublicaHomenaje a M acia en las Cortes, de Es- y aceptan sus. votos; pera con humos de izquierdismo y paña, ¿Por qué Las virtudes políticas y hostilidad. Allá aires de altivez y aun de na y otros elementos de izquierda. E l señor: ellos. Lerroux, de pie en 3 a cabecera del banco azul, ¿privadas que se. le deban. reconocer- -sincepermanecía silencioso. riladj consecuencia, abnegación por. sus ideales, austeridad- -no lo justifican. Cada seClaro es que a E l lamentable incidente daban muestras delos mismos diputados que esta emoción republicana sión de las Cortes tendría, que rendir, cien debió parecerles desproporcionada su actihomenajes análogos. ¿Es una figura nacional de ayer en la Cámara tud ante una causa tan pequeña. No. parecía española, un gran servidor de España, de la sino que en el salón de sesiones se. acababa patria de todos f. -Así, como silo fuera, se le de cometer un ataque a fondo contra el ré han rendido sumos honores. Y. lo que simboliza Maciá, su obra única, perseverante, Los socialistas, con aviesa inten- gimen. Y como había que buscar otro moti pasional, i algunas, veces violenta, es- la dis- ción, lanzan una especie calumnio- vo de mayor envergadura, sé le ocurrió al y Sr. Prieto decir; que un diputado popular gregación de la patria secular e histórica, la separación virtual de Cataluña con rumbo a sa contra las derechas. El señor agrario había gritado: Muera Cataluña! L a patraña encontró eco inmediato. A ella ía separación total, nunca omitida. ni disimulada en las aspiraciones del caudillo cata- Gil Robles, al rechazarla, obtiene se agarraron desesperadamente los fervorosos defensores de un régimen que nadie ha ián, cobijado, en su muerte, plor la bandera un triunfo indiscutible bía atacado y el escándalo volvió a reprodu de la estrella solitaria. Y de i obra tal, de. la Madrid. Un, espectador desapasionado e cirse, con mayor intensidad si cabe. única obra de Maciá, los mismos que la. quieAquí surgió el Sr. G i l Robles. E l jefe pcw. ren y la aplauden deberán reconocer, si son impárcial, al presenciar ayer desde las trisinceros, que ha sxiscitadq. en España aver- bunas los movimientos histéricos del Parla- pular agrario, con unas brevísimas frases, sión profunda e impopularidad formidable mento, hubiera podido preguntar: ¿Pero qué logró un triunfo rotundo y definitivo. Lái jy ha herido en la parte más viva el senti- ha podido ocurrir aquí para que republica- maniobra, quedó: ál, de. scubier to. Por. tres- ve miento nacional. Comprendemos en la hora nes y socializas, con lágrimas en los ojos, ees, enérgicamente, con la: entereza que; da ¡de la miterte el olvido piadoso de las amar- con los brazos en alto, llenos de una profun- la propia convicción, afirmó que de. aquéllos guras que causó a España, de dos ultrajes da indignación, se hayan entregado a- estas bancos no había podido salir un- muera a ¡quesuscribió: contraeUa en la primera- Cons- manifestaciones, -convulsivas? Si alguien le Cataluña, región predilecta de España a la titución sepaartista y del que intentó con las hubiera contestado que el escándalo inena- que, todos los diputados amaban por igual. armas en Prat de Molla; pero el homenaje rrable lo provocó un simple viva a España Las aseveraciones del Sr. Gil Robles no fue de las Cortes de España como a una gran habría reputado de loco al que tai c ó s a l e ron contradichas ya y de este, modo pudo dijera. Y sin embargo, así fué. desvanecer una especie calumniosa y de gran figura española... tenía que ser lo que ha Transcurría la sesión necrológica en me- alcance político, lanzada al revuelo de un insido: una profanación farisaica. Se levantaintención. ron los que. siempre le habían combatido conmoria del- Sr. Maciá lenta y fatigosamente. cidente con perversaGil; Robles. Dijo que si razón a canturrear unas exequias vanas y. En el fondo de ibodos los discurstís que se losDijo más el Sr. diputados de derechas los- pofrías, en que no. pudieron omitir la repulsa pronunciaron latía una gran insinceridad. L a Uticos que rigen la hermosaatacan ácatalana, región; de todo lo que constituye la personalidad y farsa parlamentaria llegaba a sus límites. L a lo hacen en cumplimiento de un deber y la historia de Maciá. Para esto hubiera sido mayor parte de los diputados escuchaban este modo la benefician; y i más acertado que imitasen la conducta de la r aquella catarata de elogios, y con toda clase porque, de dando vivas a la República agregó nadie intenminoría agraria, ausente de la sesión en el de respetos para el hombre muerto, recor- queuna unión de las izquierdas. E l pueblo capítulo del homenaje, indiscreto y contra- daban los grandes extravíos políticos de la te sabe muy bien que. esos gritos están en los producente. Sólo uno dé los oradores, D. Fer- figura desaparecida. labios, pero no en los corazones. nando; de los Ríos, pudo encontrar una jusLos representantes de las minorías popular tificación del tributo, evocando los servi- agraria, tradicionalista y Renovación EspaUna calurosísima ovación de todas las decios de Maciá, no a España, sino a la Re- ñola (hay que advertir que los agrarios, con rechas premió la soberbia improvisación. del pública, a la que perdonó la vida el 17 de muy buen acuerdo, decidieron ausentarse del Sr. Gil Robles, que consiguió con su breve abril- de 1931 con la renuncia temporal a la salón de sesiones) hicieron salvedades res- discurso restablecer el equilibrio, de la Cátotal, independencia de Cataluña, pecto a los errores políticos del Sr. Maciá, mara, perturbada. Momentos después el Sr. Rubio, de la EsOtra escena, de fariseísmo, pero éste gro- y en esto usó de la palabra el Sr. Albiñana. tesco, se registró en la jornada de ayer. Hubo Respetuoso con la memoria del muerto, hubo querra Republicana, intef venia de un modo un momento, borrascoso, tras una tentativa de decir, sin embargo, que el Sr. Maciá en- lamentable para ensalzar la figura del señor de agresión de un grupo contra el doctor señó a gritar muera España a la nueva ge- Maciá y decir que buscó la constitución de Albiñana; oyóse un ¡viva España! y se vio neración política catalana; y como los dipu- una Cataluña libre, absolutamente libre... a tres ministros radicales saltar del banco tados de la Esquerra le gritaran insultándo- Palabras que hubieran dado la razón a las derechas si éstas hubieran atacado al señor azul al ruedo, dando vivas estentóreos a la lo el Sr. Albiñana Jes llamó embusteros. Inmediatamente los. Sres. Marial, Rubio, Maciá, y que provocaron en los mismos ban República. Todos los partidos republicanos hicierm coro y repitieron frenéticamente los Aragay y otros diputados catalanistas se lan- cos radicales, detrás del banco azul precisa ¡vítores. Allí los socialistas, que odian a Le- zaron violentamente contra: el Sr. Albiñana mente, la encendida protesta de D Emiliano rroux, reniegan del mito republicano y quie- y el tumulto tomó proporcoines formidables. Iglesias, uno de los más destacados miem... Ten derribar la República burguesa, frater- Se vio forcejear a unos y otros diputados bros de la minoría. Cerró esta memorable sesión necrológica nizaron con los radicales, que tan a gusto y alrededor déT Sr. Albiñana; el presidente de con provecho han contribuido a la campaña la Cámara, en pie, fué impotente para domi- el presidente del Consejo con un discurso antimarxista. Esto es lo que algunos poli- nar el escándalo v todo era agitación y ner- muy bello en la forma- y profundo en el concepto. Y hay que destacar una contestación ticos llaman el gran día del régimen; la viosismo en la Cámara. emoción y la vibración republicana de las Aquí hubiera quedado el incidente sin otras rápida que el Sr. Lerroux dio. al Sr. AraCortes. Pero ¿qué había, ocurrido. ¿De qué consecuencias si a, un diputado de Acción gay, de la Esquerra Republicana, que le inataque o de que riesgo querían salvar a la Popular Agraria no se le. hubiera ocurrido terrumpió aludiendo al cristianismo de Jas República los furiosos gritadores del viva gritar con voz potente ¡Viva España! Este derechas españolas. Más cerca estoy yo- -dijo el Sr. Lerroux- coreado? Como pareció. que se dirigían a grito, que debe ser sagrado para todos los las derechas, el Sr. Gil Robles intervino españoles, provocó una verdadera tempes- del cristianismo de esos señores que del muy oportunamente, para poner, -las cosas tad de gritos, denuestos e imprecaciones en libre pensamiento de su señoría. Frase que en claro y explicar que de allí no había, par- los- bancos republicanos y socialistas. Allí se. provocó largos, murmullos, y que luego fué tido palabra, ni acto Q ue m waMie trawar yió cómo el ministro de Hacjenda, Sr. Lata, comenta di sima en los pasillos. fc S 1 T U A G ION P O L IT T C A Y PA R L A M E N T A R! A LA