Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. y i E R N E S 5 DE. ENERO DE 1934. EDICIÓN D E A N D A L U C Í A P A G Sr. Lama- mié acerca de coacciones cometidas en Algemesí, y dice que. un notario amigo suyo, requerido por las derechas, se dirigió a djchopuefolo y en el camino encontró a un piquete 3 e la Guardia civil cuya ayuda requirió, sin que fuera prestada. Entonces- -dice- -aquel notario. exclamó: Entonces no me ayuda la fuerza pública, no tengo armas. ¡No obstante me voy a Algemesí. (Grandes risas. Y en Algemesí aquel héroe en lugar de acudir ¡a los colegios se dirigió al cuartel de la Guardia civil, y fracasado de nuevo en su intento de buscar el apoyo de la fuerza, se ¡vuelve a Alcira. (Risas. Por eso sus actas ño tenían valor. Se habla de dos actas notariales referidas á un pueblo. Este pueblo es ¡Jaraco! (Grandes risas. E l titular de este pueblo no creo que deba ¡mover a risa... E l P R E S I D E N T E No subraye, señor ¡Valentín, no subraye. (Grandes risas. E l SÍ- VALENTÍN defiende el valor de Jas actas de la Junta en contra de las notariales, y dice además que no afecta al rebultado de las elecciones de Valencia. Quita valor a los documentos basados en los últimos porcentajes de votación de ciertas secciones, y termina diciendo que habría que ir a la nulidad total de las elecciones o aceptar el fallo de la Junta del Censo, sin olvidar que los votos que pudieran restarse al Sr. Chabret tendrían que ser de regantes, pero no los de todos los vecinos de los pueblos que riega la Acequia de Sagunto. E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A de la Comisión, desea explicar el voto de los agrarios y su posición personal. Ha visto en estas actas un problema político. Se congratula de que isea la Cámara y no el Tribunal Supremo la que decida sobre estas cuestiones de actas. Recuerda que en el antiguo Parlamento, las actas graves se discutían despacio y no como ahora, que se hace atropelladamente, y actas. graves son aquellas en que se ha derramado sangre. Pero para evitar nuevos dramas, es lo mejor que no haya segunda vuelta. Siempre fué enemigo de las violencias, y si para venir al Parlamento se juzgara preciso, no ya que corriera la sangre, sino que se desmayara alguien, renunciaba con gusto al acta. Reconece que en esta cuestión va unido a las derechas; pero esto le molesta, porque es más ministerial que nadie. (Risas. Estima que en estas Cortes no hay más Gobierno posible que Lerroux. (Nuevas risas. Pero no se ría- -añade; Y o soy liberal y vosotros católicos, aunque creéis que el l i beralismo es pecado, comprendéis que la l i bertad nos conviene a todos. (Grandes risas, Y ahora, señores, una confesión. Ahora que no nos oye nadie: Yo no he leído el expediente de las actas de Valencia. (Grandes y estrepitosas risas, que duran largo rato. Yo no he leído el expediente, y además tengo que decir que el Sr. García Guijarro me- mandó un mamotreto de cuarenta cuartillas, que tatópoco me atreví a leer. (Nuevas risas. Y creo, arrepentido de ello, que hay que estudiar este dictamen. E l Sr. C A S A N U E V A presidente de la Comisión, dice que por su parte entiende que debe darse tiempo a la Comisión para reunirse antes de- contestar. E l P R E S I D E N T E Se suspende este debate. E l Sr. V A L E N T Í N Deseo adherirme al ruego del Sr. Casanueva. E l P R E S I D E N T E Así constará. Acto seguido se levanta la sesión, a las ocho, y, media de- la noche. Durante diez minutos el grito atronó el ámbito, lanzado por uno y otro, y otro y otro Para escribir, el comentario de la sesión diputado. Todos quisieron ya dar su viva a la de ayer quisiera tener la máxima imparcia- República. Y entre aplausos lo lanzaban del lidad: la que pudiera, por ejemplo, asistir hemiciclo a la lucerna y de las tribunas al a un extranjero que hubiese presenciado el hemiciclo. Otros ministros gritaban también. debate y lo enjuiciase. Pero este papel es E l Sr. Guerra del Río, más que ninguno, muy peligroso. En política más que en nada con el tesón de los afónicos. ¡Viva la Repúexisten convencionalismos que no se dejan blica! ¡Viva la República! Después fué cada faltar al respeto. Donde- -como en España- uno retomando a su escaño. L a crisis nerviola. buena substancia ideológica escasea es sa había pas; ado ya. Los montes no habían con estos prejuicios con los que se rellena parido nada. Sí, viva la República, excelenel continente de los partidos. Entre nosotros, tes señores. Pero no creo que sea mucha los grupos qué rigen al país, más que princi- la salud que os deba a vosotros si no la ayupios tienen supersticiones. Quien, como yo, dáis más que con vuestros, clamores histéno siente ninguna, puede fácilmente decir ricos. ¡Ah, Sr. Lara! E l día en que se grite la verdad peró también corre el riesgo de Viva el que íe acusen de i i reverente. No se puede en ese mismo sitio: ¡entienda ministro de de Hacienhacer astillas de un poste tótámiico, sin que Hacienda que, al fin, da! se habrá dado el más eficaz viva a la los salvajes- crean qtje se ha agraviado a la República. Un régimen vive de sus buenos divinidad, y será inútil querer convencerles de lo que- el hombie civilizado sabe muy cerebros mejor que de sus buenas gargantas. Si trabajásemos un poco más y un poco mebien: que la tal dignidad no. existe. jor... Si tuviéramos la modestia de saber Era fácil para un hombre imparcial presu- para lo que no servimos... -W. F E R N A N mir los incidentes de una sesión necrológica DEZ- FLOREZ. dedicada a Maciá. Sin juzgar si eran buenos o malos sus ideales, se comprende que inspiraban esa clase de acciones humanas que tienen cara y cruz; es decir, que mientras para un pueblo son ejemplares, para otro El traslado del general Sanjurjo pueblo son lesivos. Muchas virtudes polítiSe han dado órdenes oportunas para el cas y todas las guerreras tienen esta caractraslado del general Sanjurjo del penal de terización, Maciá, la, memoria de su labor Santoña al castillo de Santa Catalina, de catalanizante, emlo quev agraviaba EspaCádiz. ña en lo que de ansia de separatista llevaba E l traslado lo hará el general en un hidrodentro, más o menos reprimida, no podía encender el entusiasmo de los hombres par- avión trimotor, que saldrá de Santoña hoy tidarios de la unidad nacional. Esto es ló- o mañana. Anoche salió para Cádiz el hijo del invicgico. Así, si prescindimos del discurso del representante de la Esquerra, los represen- to general D. Justo Sanjurjo. tantes- de las otras minorías, que ensalzaron Indultos parciales la figura del muerto, patinaron cuidadosamente por las orillas del estanqué, alabando Según nuestras impresiones, el Gobierno condiciones que están en los arrabales de la tiene el propósito de indultar al comandanverdadera significaicJón histórica de Frante Sr. Esteban Infantes, que fué ayudante cisco Maciá. Quiéh elogió, su espíritu de sadel general. Sanjurjo y se encuentra cumcrificio, quién su tenacidad, quién su sensi- pliendo condena en el penal de San Miguel bilidad; la mayor parte de su muerte cris- de los Reyes, de Valencia. tiana y el Crucifijo que tuvo en sus manos. Era natural que asi ocurriese por como El nuevo embajador en el Vatipensaban íntima y recatadamente los que cano hablaban. Ayer se afirmó por persona que tiene Pero de pronto ocurrió un fenómeno, que motivos para estar bien enterada, que se éste sí que no tiene una explicación fácil- solicitará el placet para el posible embajador mente comprensible. Las palabras con que de España en el Vaticano D. Leandro Pita Albiñana acusó de separatismo- a Maciá hi- Romero, actual ministro de Estado. cieron estallar varios mentís en los grupos de extrema izquierda. E l nacionalista soliReunión de la minoría socialista tario respondió, carneando también de emMadrid 5. Se reunió ayer tarde el grubusteros a sus interruptores. Comenzaron po parlamentario socialista y el Sr. Largo entonces las acrobacias. de finalidad traumáCaballero manifestó a los periodistas que tica. Varios representantes del país saltaron ágilmente los escaños en expedición gue- se había acordado que el Sr. Saborit convierrrera contra Albiñana. Otro éxodo se inició ta en interpelación el ruego que ayer hizo sode derecha a izquierda para garantizar la bre las destituciones de Ayuntamientos. Se habló también de la situación del pue- paz. E l Sr. Barcia Trelles, peligrosamente situado entre los socialistas y los monárqui- blo de Villanueva de Córdoba, a consecuencos (pequeña Bélgica, por la que es preciso cia del cierre de algunas minas. Se dio cuenpasar para llegar a Iss manos unos y otros) ta de la baja en la minoría del diputado por se debatía bajo los grupos hostiles. Su caCórdoba D. Adolfo Moreno, y se habló finalbeza gris aparecía y desaparecía entre el mente de las actas que aún están pendientes braceo. Se gritaba rv sé qué. Se amenazaba de aprobación, sin llegar a tomar ningún y se recomendaba la calma. Puesto en pie acuerdo. el presidente, golpeaba la mesa con la camDespués el Sr. Largo Caballero converpanilla. Las tribunas hervían de inquietud y só con los periodistas acerca del tema del en comentarios. frente único obrero, refiriéndose a los coSúbitamente al ministro de Hacienda le mentarios que sobre dicho asunto hacen alentró un. temblor. Todos los miembros del gunos periódicos de la mañana. Dijo, que Gobierno estaban en pie para contemplar el si obedecían a una conversación que él haespectáculo. Y el Sr. Lara, con una visible bía sostenido ayer con un periodista sobre vibración de sus brazos extendidos y de su este asunto, carecían de fundamento, toda cuerpo todo, gritó, gritó. Pero no se le vez que él hubo. de referirse en aquella conoyó bien. Luego empujó el pupitre, buscan- versación al frente único socialista en do salida. Y cerca de la mesa de los taquí- Francia. grafos, en alto las manos, congestionado el Añadió el Sr. Largo Caballero que este rostro bajo su pelo de plata, todo el vientre tema del frente único se toma sin ningún funburgués recorrido por las sucesivas sacudi- damento de seriedad, y que ellos lo dejan das sísmicas de su emoción y de su entusias- porque está en lo posible que este fantasma mq volvió, a clamar: ¡Viva la República! de ahora se convierta mañaaa en realidad. v K? Acotaciones de un oyente Fuera de Ja sesión