Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO I L U S T R A D O A Ñ O TRIGES 1 MO, Í 0 C E N T S NUMERO DIARIO ILUSTRAD O A Ñ O TRIGÉSIMO. 10 C E N T S NUMERO F U N D A D O É L i. D E J U N I O D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U G A D E T E N A LOS D E R E C H O S D E L A FANTASÍA Los Santos Beyes vienen de camino. E l año pasado, la ola- del. laicismo, que partía de la política, estuvo a punto de sumer. gir una de las ilusiones infantiles que con más amorosa, constancia cultivan las, madres, de familia. -Algunos diarios afectos al Gobierno se pusieron a zaherir, con los sarcasmos más ofensivos, el viaje que hacen anualmente; y por estas fechas los ¡Reyes M a gos, sin otra misión que la de distribuir juguetes entre los nigos. Hubo escritor que no vaciló en considerar esa deliciosa leyenda como algo dejpresivo para la cultura. Pero salió endelerisa de los derechosde la imaginación Emilio! Carrere, y la voz del ilustre poeta impaso silencio a los racionalistas, y todo vino a quedar lo mismo, con gran satisfacción de los dueños de los bazares, í ¡Qué hidalgo gesto el de usted, mi. querido D. Emilio ¿Qué será de la Humanidad el día en que sean hollados, o desconocidos los derechos de la fantasía, reino inviolable de los poetas y de los niños? ¿Quién recogerá ¡as letras que giramos contra la realidad, si no las liquida. nuestra imaginación? Si el mundo no fuese niás que lo que es pbjetiva meri te y la realidad no admitiese las interpretaciones que, le presta nuestra fantasía, no valdría líi pena de vivir. Es preciso que el hombre pueda llevar a l amor sus propios ensueños y 9. las relaciones humanas, en ge- ñera! el optimismo que crga. en nosotros la ilusión. Lo que importa, para que la euforia espiritual persista, es que: Maya interponga sus irisados: cendales entre lo real y lo supuesto. Hay que creer en las personas y en las cosas, para lo cual es indispensable que no entremos en el prójimo ni veamos con claridad lo que le rodea. L a vida examinada en su plena desnudez, es una pesadilla de la xnue debemos huir, buscando, cí asilo dé la ilusión. Los, derechos de la imaginación son necesarios e imprescriptibles, porque nos ayudan a olvidar la; realidad. E l otro: día vi en la Sacramental de Santa María a una humilde mujer enlutada, que hablaba a solas delante de un nicho. Es una pobre señora- -me dijo el empleado que cuida una sección del cementerio- -que viene a menudo a hablar Con su marido. Su diálogo con el difunto es casi siempre el mismo; ¡Vicente! ¡Aquí me tienes! -j 4- le dice con la mayor naturalidad- Y luego le cuenta todo lo que ha visto y oído desde Ja última visita a la Sacramental, sin omitir los chismes de la vecindad. ¿Qué le pardeé a usted? Estará loca? -No lo crea usted. Esa infeliz repite ante la tumba de i su marido lo que antes solía decirle a la portera de su, casa; Así se hace la ilusión dej conservar con el muerto una comunicación: Verbal, que este- evita, como en vida, aunque por un procedimiento distinto. Satisface una necesidad y encuentra un consuelo. ¿Es joven todavía y bonita- -le pregunté! Ño, señor. Entonces- -añadí- -hay visitas para rato Como la mujer es, generalmente, más sociable y locuaz que el hombre, es indispensable que satisfaga ese iliábitoicon los vivos o con los muertos. Y eso, merced a la fantasía, es posible y barato. i VOZ Por las rutas posibles de los posibles prisioneros D E L O A LTO Por encima, de todo nacio. nalismo está la Seligión, que no es nacional, sino superna eíonál. (Declaración del Kpiscop. ulo austríaco. César Jonzález- Rnan en ílfrica Todos los que nos conocen saben bien que no entra en las normas de A B C cultivar el sensacionalismo periodístico. Pérb hemos de procurar, precisamente ontra ese sensacionalismo si es preciso, aclarar en la medida de nuestras posibilidades y de la fortuna dé un enviado especiar elegido entre los ya elegidos por sus méritos, un asunto tristemente expuesto a continuas conjeturas, fantasías y. noticias contradictorias, qué tiene en continua alarma y angustiosa esperanza a la opinión española y a las familias de unas víctimas cuyo verdadero destino sé desconoce ciertamente. Hace cinco años que España viene preguntándose, sin encontrar contestación: ¿Hay prisioneros españoles en África? Si existen, ¿dónde están? ¿Cómo no se los busca y por qué no se les encuentra? Si se. tiene el convencimiento de que todo es una fantasía, ¿a que se espera para desmentir rotundamente estas especies? González- Ruano, escritor que se ha destacado como un seguro valor de las Letras en las columnas de A B C. está ya en África, adonde ha sido enviado por nosotros para emprender una serié de artículos y reportajes encaminados a comprobar por sí mismo la posibilidad dé la existencia de estos prisioneros. González- Ruano se internará hasta donde sea r i sible y preciso para servir a nuestros lectores su impresión personal en tan delicado y difícil pleito. Confiamos tanto en las dotes de quien primero se significó: como maestro del reportaje como en la pluma del cronista que en Marruecos encontrará un ambiente de sugestión poco vulgar. Es- un poco triste lo que nos ocurre a los occidentales; pero es lo cierto que en estos momentos del Oriente nos viene la luz. Una desnaturalización zoológica del concepto de nación está conduciendo al mundo a las ma. ypres aberraciones. Y todavía tendría alguna: excusa si los fautores del estrago correspondiesen en su fisiología a la desnatu. ralizacióti obtenida. Pero es lo curioso que quienes figuran al frente de la obra son mestizos que, denuncian por alguno de sus apellidos su ascendencia extraña a la raza eft que dicen ver el fundamento dé nacionalidad. De basar la. nacionalidad, en la raza a pedir iglesias raciales hay menor distancia de la que parece. Hace unos días transcribí en estas mismas columnas, un texto de Sabino Araría en que se daba por supuesta la imposibilidad en. Euzkadi dé amar a D ids no siendo nacionalista; Hoy, frente al. padre Hoyos, gran apóstol en España de la devoción del Sagrado Corazón dé Jesús; la vesania euzkadiana opone a su hermano el padre Cardaveraz, y, combatiendo el pro- v yecto del arzobispo de Valiadplid de convertir en: santuario nacional la iglesia de San Esteban) en cuyo recinto fué proclamada la Gran Promesa, propone la erección sen los restos del padre Cardaveraz. Sería cosa- de risa una botaratada de tal calibre, si no llevase en su seno tragedias espantosas para él, día de mañana. ¡No tendré, yó en ellas ¡responsabilidad alguna, pues mis advertencias no faltaron l Gracias: a Dios, llega a nosotros la voz denodada del. Episcopado de eSe pueblo mutilado y vencido, pero no deshonrado. A nombre de la unidad de la especié humana, los obispos austríacos condenan la locura racista del nacional- socialismo y declaran terminantemente lo que sigue: Por. encima dé todo nacionalismo está 1 a religión, que no es nacional, sino supernacionaL L a religión ennoblece las naciones, es la fuente y favorece el desarrolló de ¡la verdadera cultura de los pueblos. Por ello condenarnos todas las ideas y todas las tentativas que conduzcan a Ta creación- de una. Iglesia nacional, y que, en definitiva, llegarían a la ruptura abierta. con la Iglesia católica ¡La Religión, categoría superfiárional! Luego, si lo es, está por encima dej orden propiamente nacional y no interviene en éste sino para reprobar lo que en el. mismo hubiese de negación q de. desnaturalización de los principios religiosos. Cuando en el orden, nacional ni se niega ni se desnaturaliza lo específicamente religioso, la Religión se inhibe totalmente, Y no podía ser otra cosa. Tanto respeto tuvo Cristo ál sentimiento y a los deberes de la ciudadanía que los; dignificó, como dignificó todas las instituciones naturales ¡con. aquellas palabras, que, constituyen nuestro -honor. de ciudadanos: D a d a Dios lo que es de Dios y al. César lo que es del César de un TEMPLO NACIONAL VASCO en que repo- i MANUEL B U E N O VÍCTOR P R A D E R A 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla