Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Informaciones reportajes. Lorelo, Cliicole y los iímos Basta con el epígrafe que encabeza éste artículo y con las fotografías que lo acompañan, para que el lector se dé cuenta t a bal de su contenido y de su finalidad. Loreto, Chicote, los niños. N o creo que sea necesario agregar nada para que el público madrileño, y singularmente las personas que siguen con alguna atención el dinamismo de nuestros teatros, caigan en! l a cuenta de un hecho, que en m á s de una ocasión habrá contribuido a despertar sus simpatías, ¿N o recordáis muchos haber. visto ocupadas en, las funciones de tarde algunas fijas de butacas, en los teatros en donde act ú a n Loreto Prado y Enrique Chicote, por unos diminutos espectadores- -niños y niñas, -adornadas éstas con lazos blancos eri l a cabeza, y aquéllos muy peripuestos con süs trajecitos nuevos, dando muestras de, su complacencia por asistir a l a representac i ó n? Pues ésa es la labor de los dos madrileñísimos actores, que, si por tantos títulos son acreedores al cariño y a la predilección con que siempre los han distinguido los públicos, han de añadir ese m á s para que l a gratitud y l a consideración de sus conciudadanos sean imborrables. Y el caso es que ellos lo hacen porque así creen dar salida a un sentimiento ique brota de sus corazones y que se traducé en el amor a los pequeñuelos y en el deseo de hacer felices, por algunas horas, a los hijos de las familias humildes, que no están; en disposición, por sus medios económicos, de acudir al- teatro con la frecuencia que, -aqueülos otros que tuvieron l a dicha de nacer en medio de l a holgura y de l a abundancia. de Price y Latina, para volver nuevamente Hablando de esto, me decía Loreto en. al Cómico, en el que ya habían hecho también algunas estancias intermedias, en el uno dé sus arranques de generosa espontatranscurso de los referidos años, y al, que neidad -E s muy: triste que algunos niños no h a b r á n de abandonar transitoriamente dentro de unos días. puedan disfrutar lo mismo que otros, y por eso, en nuestro teatro vienen a las buPues bien; un día, hablando los dos y sin tacas y no al, anfiteatro, porque si fueran que ahora puedan recordar de quién partió ricos, sus padres le llevarían también a, las la idea, que por lo visto brotó de Ta propia butacas. conversación, uno de ellos dijo: -Tanto hablar de los niños y del amor Muchas veces había reparado yo, como a l a infancia. L o mejor es- demostrar ese seguramente h a b r á reparado el lector, en. cariño con hechos. -Vamos a enviar unas este hecho; pero lo que, con teda certeza, localidades a: las escuelas para que los maesno nos habíamos detenido a calcular, uno tros los traigan a l a función. ¿N o te pani otro, es desde, cuándo vienen realizando rece? tam filantrópica y meritoria labor los aplaudidísimos artistas, hasta que hace unas tar -Sí. Y vamos a hacerlo todos los días, des, movido al propio tiempo por el deseo- porque así, como hay muchas escuelas, tode averiguarlo y por el de tributarles este i dos podrán disfrutar. homenaje público de reconocimiento, en. Y dicho y hecho. Convenidos en ello, a nombre de los pequeños, penetré en el cuarpartir de aquel día mismo- -y repito. que ya to de Chicote para charlar con él sobre él van transcurridos treinta y tres anos- y particular. durante el tiempo que los dos actores tan M i amistad con el veterano actor, data queridos, de nuestro público actúan con su ya de treinta años, pero mi sorpresa no compañía en Madrid, todas las tardes, y tuvo límites, al saber que esta costumbre creo que, con excepción de los días festisuya y de la genial Loreto, de invitar a los vos, un grupo muy nutrido de niños o de niños de las escuelas; públicas a las funcio- niñas acude, a su teatro. nes de tarde, es m á s antigua aún, porque Pero lo m á s curioso del caso es- que. lo se inició, nada menos que en iqoo, y cuenta, mismo que no dieron importancia en el pripor lo tanto, treinta y tres años. mer momento a su iniciativa, no se la s i Trabajaban en dicha época en el teatro guen dando tampoco al hecho en sí, puesto, Cómico, pasando en años sucesivos con su; que lo. consideran como cosa corriente y compañía por otros escenarios, el de Romea, obligada ya por él transcurso del tiempo. el Moderno (que antes se había llamado de M e refiero, claro es, a lo -que el hecho tiene la Alhambra) Eslava, Gran Teatro, Circo de desprendimiento, porque en Ib c; uo se re; 1 LCO UH BUEN APARATO DE RADf POR UN BUEN PREC! P A R A O B T E N E R SATISFACCIÓN C O M P L E T A INSTALE U N P H I L C O N o se conforme con u n a p a r a t o d e radio cualquiera, cuando puede a d quirir u n Philco por el mismo precio. Cada sonido y cada nota reproducid a p o r e l m o d e r n o radio receptor P h i l c o e s u n a reproducción fiel d e l o r i g i n a l S i c i e r r a l o s ojos, tendrá l a impresión q u e e l a r t i s t a e n p e r s o n a está d e l a n t e d e u s t e d C u a l q u i e r agenté P h i l c o l e atenderá g u s t o s o y le mostrará u n s u r t i d o c o m p l e t o d e m o d e l o s p a r a t o d o s los g u s tos y todas las necesidades. Philco r e s e n t a e l m e j o r s u r t i d o d e modé s 1 9 3 4 c o n p r e c i e s desdé Ptas. 3 7 5 en adelante. flñli! IH K PUHUCITA D i s t r i b u i d o r e s g e n e r a l e s p a r a España: C O M E R C I A L R A D I O ELÉCTRICA, UrgelT 66- B a r c e l o n a Distribuidor para; el Centro: A L E J A N D R O R. D E C A S T R O Montera, 40, Madrid.
 // Cambio Nodo4-Sevilla