Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A C. D O M I N G O S 7 D E E N E R O D E 1934, E D I C I Ó N j i D EANDALUCÍA. P Á G ¿S. de Cuba, de Filipinas, han seguido l a ruta marcada por el dólar. L a corona estoniana patrón pro; tantas otras M J C A S Y f 1 N A N C 1 E R A S ha abandonado el, ya, han bajado todavía divisas, atacadas más con el peso argentino, el yen y tantas L o artificial no dura nunca mucho tiemotras. Nos preguntamos con inquietud lo po dijo Pedro el Grande, y todavía en que nos traerá, bajo el punto de vista monuestra época- estas palabras son tan verdaderas como entonces. U n o de los artificios netario, el año que acaba de empezar. ¿Bajará el dólar todavía más, obligando a I n sobre los: cuales reposa l a sociedad moderna glaterra a dar un golpe a l a libra? Algunos es el crédito. Cuando creemos poseer una pretenden que asistimos al final del capita ¡cosa, vemos que en el fondo pertenece a lismo en l a forma actual. Pero no pueden otro. E l dinero que usted l i a ingresado en decirnos en qué forma resurgirá. Lucieri su cuenta corriente en u n Banco, es sacado momentos más tarde por otra persona, que Romier, en su nueva obra, dice sobre el particular N o hay capitalismo en el sentido l o gasta en el juego; el que usted buscará de doctrina, hay procedimientos universaa l a mañana siguiente en este mismo Banco, y que será adeudado en su cuenta, no es el les, de los cuales nos servimos para dessuyo, sino que acaba de ser depositado por arrollar los cambios, por media de la ciri H i agricultor, que a su vez gastará un día culación de capitales; pero cada hombre, cada pueblo emplea procedimientos según más tarde el que pertenece a un hotelero, etc. L o s rascacielos que usted contempla, y que su filosofía de la vida y su temperamento. Antes, el individuo que dirigía mal sus neestán inscritos a nombre de una Sociedad, no pertenecen por entero n i a ella n i a sus gocios no amenazaba sino a- sí mismo, puesto que l a solidaridad económica era algo accionistas, sino en parte a un Banco hipotecario, que h a adelantado el dinero que ha débil y dispersa. Hoy, l a locura y l a codicia de algunos precipita a millones de persopedido prestado, gracias a una emisión de nas en l a miseria. Piaría falta vigilar un cédulas. L o s magníficos automóviles donde pasean, personas con aire de. millonarios, han poco l a moral del responsable; pero de l a sido comprados a crédito, y son l a propiedad responsabilidad de las personas, que nadie de otro. L o s grandes edificios públicos, los se ocupa, lo que se pretende dirigir es l a puentes, los ferrocarriles, que son l a gloria materia misma: l a economía; como si i a de tur país, han sido edificados gracias a los materia y la economía pudieran ser prudenempréstitos que no han sido pagados, y son. propiedad del público que no censa en ello. No es, pues, extraño que si el más pequeño grano de arena obstruyese este mecanismo, a ¡Q U E B I E N B l E K M E E ú Q U E N O JX SE, veces complicado, la. crisis estalle y repercuta un poco en todos sitios. Entonces es cuando se aplican, nuevas medidas artificiales, cuyas consecuencias se desconocen, jpara poner todo en marcha. E s el momento, en que todos los expertos o que se creen expertos piensan haber encontrado l a mejor manera de arreglar la máquina. C U E S T 1 O N E S- ECD. NO- tes, -previsoras e inquietas per- la- responsabilidad. E n efecto, l a civilización- -horrible invento del hombre que desea siempre más lujo y más confort- -no lia tenido en cuenta el porvenir. E l perfeccionamiento de las máquinas, fuente de la que brota el triste cortejo de los sin trabajo, y la producción cada vez más grande de l a tierra, no han sido dirigidos a tiempo. E n lugar de tomar medidas para absorber el excedente de hombres y productos, no se ha tenido en cuenta más que una cosa: ganar l a mayor cantidad de dinero posible en el mínimun de tiempo y con el menor esfuerzo. Ahora l a Naturaleza se venga. Desde el s i glo x v i Europa. derrama su superabundancia de hombres en Jos países- de Ultramar, y estos pueblos nuevos han creado un nuevo sistema capitalista, de una estructura diferente del viejo capitalismo de Europa, el cual estaba basado principalmente sobre el ahorro y se apoyaba sobre l a especulación, desde luego fácil, a causa de los- nuevos campos de acción que se abrían sin cesáronte sus ojos. Pero no se fijaron a tiempo en que una producción, siempre en aumento, exigía una progresión regular. de los medios de compra de l a masa de: consumidores. Exigía también que l a calidad de los productos se renovase para seguir las necesidades cambiantes de l a masa. Mas. el. poder de compra de los consumidores ha disminuído. Pírimero, por los beneficies excesivos, reemplcados en l a construcción de nuevas fábricas, a menudo supe rfluas y de nuevos terrenos de- cultivo. Segundo, por el exceso de gastos de distribución de los productos, a los cuales se han añadido impuestos insoportables para contentar las exigencias sociales de los electores. 1 A h o r a es el profesor. Colé, de Nueva Y o r k que declara que para poner fin a l a crisis hay que manipular l a moneda, de acuerdo eon l a teoría cuantitativa del dinero. Aunque este sabio confiese que él no sabe a ciencia cierta ¡cómo hay que obrar, pretende que es mejor hacer algo que no hacer nada. E s mejor aprender a nadar, corriendo el riesgo de ahogarse, que ahogarse sin aprender a nadar E l economistaalemánPablo Schroeder nos indica otro camino hacia l a prosperidad en su libro. Die Uberwindug Der Wietschaftskris e (E l vencimiento de la crisis económica) Según él, no se han cometido hasta el presente sino errores sobre errores. E n l u g a r del capitalismo actual que fija los precios autoritarios, él preconiza un lanbapitalismus según el cual l a demanda y la oferta se equilibrarían de una parte, gracias a las estadísticas detalladas, y de otra por medidas que, dictaría el Estado. Ademas desea reunir todas las industrias del mismo ramo en una sola organización de venta única, en l a cual l a producción y los precios se dejarían libres. Keynes también nos da consejos para 1934. Estima que hay que hacer grandes trabajos, como la construcción de casas baratas y dé grandes transatlánticos, con dinero tomado a préstamo. Aconseja además l a emisión de bonos oro, que deberían circular en el mundo a l lado de las monedas existentes, porque está probado que los países que poseen oro no quieren deshacerse de él. -En fin, existe también el proyecto de S. V a n Oss, que quieren llegar rápidamente a l a ain- rtización de las deudas mundiales, que estima en 8.750 francos por familia y por año, antes de que las generaciones futuras las anulen. Entre tanto, el caos más completo reina en el mundo. E l número de divisas errantes ha aumentado notablemente en 1933. Las divisas de Honduras, de Guatemala, de Panamá, S o l e A B B B jF aasS, medicación compteta ai Laeto creosota soluble, calma la tos, desinfecta, cicatriza, vitaíisa y reconstituye Jas íTUicosas y i o s bronquios. dop ado. po; l s Ejfódfioes- Hospitales- del Mma 2 no ío e n E cDcrti- s í üfiárosag V tawá (o t 3 muíjeA J 1 U poro caima lo tos y ayudar lo Esia P e r d í a s de Arogón Z A R A son riquísimas y estupendo digestión. l C s í á n hechas d e! mejor extracto d e regaliz p o r es! o soba usted í o q u e t o m a y p a g a lo qwo veten. Favorecen lo solvd, ot p o t a d o r y el boSsiílo. Cc ¡fc Píos. 075. Fabrico de Rogoíiz, Aportado Z 47 ZARAGOZA E n América, el Congreso acaba de abrir sus puertas. E l presidente Roosevelt, cu el último momento, ha empezado un nuevo experimento, el del malíhüsianismo agrícola Es decir, que el. Gobierno comprará cincuenta millones de acres de bueña tierra para dejarlas sin cultivo durante los años venideros, con objeto de hacer subir los precios de los productos de la tierra. A l mismo tiempo se ha prometido un nuevo Código a los Bancos, por el c u a l e l- Presidente- desea atraerse el apoyo de l a alta finanza. E l discurso de inauguración del Presidente h a sido muy vago, y no nos dice nada en l o que concierne el porvenir- del dólar. E n Inglaterra el Tesoro ha publicado datos según los cuales se desprende. que la s i tuación financiera continúa mejorando. E n Alemania, según l a revista de l a Deutsche Bank, se constata que l a mejoría cuantitativa de l a producción y de las cifras de ne- g- ocios- se mantiene hasta en presencia de las influencis estacionarias adversas. Conviene señalar antes de nada l a mejor disposición del mercado de l a mano de obra, que no podría explicarse más que por el. progreso real del volumen de. trabajo. Mientras que en 1932, el mes de noviembre acusaba un aumento de parados de tres- cientos milhombres, ahora se constata una disminución de treinta mil hombres en el mismo mes de 1933. L a producción de ha aumentado en un ocho por ciento en 1934. E n Francia el porvenir no está claro. T o do dependerá de la actitud de l a Cámara, agitada, que no hace más que sacrificar los i n tereses del país sobre. el altar parlamentario. Sin embargo, una fuerte reacción se manifiesta en el país, y la historia nos suministra pruebas en abundancia- de que cuando la catástrofe parece inevitable el pueblo francés entero se levanta para evitarla. L e bonheur le plus grand, le plus, digne d envie est celui d etre utile et cher a su patrie. (Boissy) -MAURICIO V A N VOLLENHOVEN. mrnSrr imiTr
 // Cambio Nodo4-Sevilla