Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 10 D E E N E R O DE 1934. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 17. D. Jorge L o r i n g Martínez, por cuyo motivo fueron precintados, por orden dé la autori- dad, los cinco aparatos que allí había. L a orden prohibitiva cesó- en 7 del presente mes, pero por la- Dirección General de Seguridad, en atención a que los hechos realizados pudieran ser constitutivos de delito, se ha oficiado a l Juzgado de. guardia a los efectos oportunos. E l oficio ah sido trasladado al juez de Getafe, a quien coresponde incoar el sumario. Imposición de la gran cruz de vuelve menosprecio y despreocupación por parte de quien la pronuncia. De nuevo, y públicamente, con toda serenidad, pedimos al gobernador conceda la franca marcha de esta organización dentro de la ley. EL CONSEJO DE MINISTROS D E A Y E R Manifestaciones r o s L a dimisión de los consejeRico del señor L e o p o l d o d e B é l g i c a al s u b s e c r e tario de O b r a s Públicas A y e r se celebró en la Embajada de Bélgica l a ceremonia de la imposición por el señor embajador de la gran cruz de l a Orden de Leopoldo I I a D Manuel Becerra, subsecretario de Obras Públicas. L a distinción ha sido otorgada al Sr. B e cerra a propuesta del ministro de Negocios Extranjeros del. Gobierno belga, por su labor como miembro español en la Comisión Internacional Permanente de los Congresos de Navegación. Homenaje a un diputado de A c ción P o p u l a r Córdoba 9, 11 noche. Los obreros de una sociedad de construcción han rendido hoy un homenaje a su fundador y protector, el diputado a Cortes de Acción Popular por Córdoba, D Miguel Cabrera Castro. Se colocó en el local social un retrato del homenajeado, a quien le entregaron una placa y un pergamino firmado por todos los obreros. E l Sr. Cabrera pronunció sentidas palabras de agradecimiento. Una nota de Falange Española E L T R A S L A D O D E LOS PRESOS MILITARES FOR LOS SUCESOS D E AGOSTO Llegada Baños del coronel Martínez Santa Caal c a s t i l l o d e talina Cádiz 9, 11 noche. Á las ocho y media de la noche, en el tren correo, llegó, custo- diado por dos policías, procedente de la Cárcel Modelo, de Madrid, donde ha per- manecido tres días, después de llegar del ¡penal de Burgos, el coronel de Infantería D. Gerardo Martínez. Baños, quien ingresó inmediatamente en el castillo de Santa. Catalina. Llegada del Cánovas del Casti- llo a Cádiz Cádiz 10, ¿madrugada. A esta hora haentrado en este puerto el cañonero Cánovasdel Castillo, en el que hace su viaje el ilustre marqués del Rif. A Jas t r e s d e la m a d r u g a d a d e s- e m b a r c a en C á d i z el g e n e r a l S a n jurjo, dispensándosele u n cariñoso recibimiento Cádiz 10, 4 madrugada. A las tres menos cuarto atracó. al muelle número r de la escala de la Comandancia el remolcador del práctico, al frente de los cuales iba el señor Genovés; en el muelle, escasísimo público, formado exclusivamente por policías y periodistas. E l general, que se cubría con abri- go de cuero, bufanda y ise tocaba con boina, sonreía animoso a los que, descubiertos, le aguardaban. Apenas puso pie en el muelle fué abrazado por algunos amigos, estrechan, do la mano a todos. E l general, al que encontramos muy delgado, viene animadísimo. M a n i f e s t a c i o n e s del general A preguntas de los que esperaban, manifestó, que se encontraba bien y que había tenido un viaje magnífico. Durante el recorrido del Cánovas d? l Castillo al muelle vino conversando animadamente con los pocos amigos que le acompañaban en el remolcador, recordando episodios de, su vida m i l i tar y expresando su contento de que le hayan trasladado a Cádiz, donde tiene varios amigos. T r a s l a d o al c a s t i l l o d e S a n t a C a talina Mientras los que se encontraban en el muelle le despedían, el general, acompañado por el inspector de Policía madrileña Sr. Resorelas y otros agentes locales, entró en el auto que, minutos después, le dejaba en el castillo de Santa Catalina. E l equipaje del general, eran dos maletas, un portamantas y un paquete. E l hijo del general se retiró al hotel antes de la llegada, del barco para evitar la emoción del momento. L a despedida de la oficialidad de a bordo al abandonar el general; el buque fué muy. cordial. Avello M a d r i d 9, 6 tarde. A las diez y media dé la mañana se reunió en la Presidencia el; Consejo de ministros. L a deliberación terminó poco después de la una de la tarde. Cuando salió el presidente del Consejo, los periodistas le preguntaron si se había separado ya del Gobierno el ministro de l a Gobernación. -N a d a N o hay nada de eso- -contestó el Sr. Lerroux. -Pues el Sr. Rico Avello dice. -intentó objetar un periodista. -E l Sr. Rico Avello dirá ¡o que quiera- -interrumpió el presidente- pero, lo que yo sé es, que un hombre disciplinado, y, además, una buena persona. Se marchará cuando el Gobierno lo estime oportuno. ¿H a n acordado ustedes levantar el esta- do de prevención? -le preguntó uno de los informadores. -No; el Gobierno no se ha ocupado de nada de eso. L a ley nos da todavía un margen, y a él nos atenemos. E l ministro de Trabajo les dará ahora l a nota oficiosa, en la que hay cosas importantes. U n periodista preguntó al ministro de la Gobernación la fecha en que pensaba abandonar el Gobierno. -L a dimisión- -dijo el ministro- -la tengo ya- presentada, como es notorio; pero el momento de abandonar el Gobierno lo señalará el presidente del Consejo, de acuerdo ocn las circunstancias del momento. 1 en S e v i l l a S é nos ruega publicidad para la noticia que a continuación insertamos, porque esti tnamos justa la protesta que en ella se formula, y no obstante tratarse de organización cuyo ideario ningún contacto tiene con el que siempre hemos mantenido en estas páginas. Firmes en nuestra imparcialidad bien demostrada, idéntica acogida prestaríamos a cualesquiera otra entidad o partido, por muy izquierdista que fuese, que alegase fundamento parecido al qué nuestros comunicantesexponen, para quejarse de un retraso en la tramitación de. una autorización legal, que debe concederse o negarse, pero de ninguna manera prolongarse, apelando a pretextos que a nadie pueden convenver: A fin de evitar confusiones a los numerosos simpatizantes que deseen afiliarse a F a lange Española, publicamos esta nota para decirles que después de haber sido presentados los Estatutos a la autoridad competente, con fecha del 24 de noviembre, y habernos citado á comparecer, de nuevo dentro de los cuatro días siguientes, para dar lugar en este tiempo á que dicha autoridad se informase en M a d r i d debidamente para tomar una resolución, y después de haber dejado pasar más de un mes, a fin de evitar todo entorpecimiento y distración a la dicha autoridad durante el período de prevención y alarma, y existir en Madrid y otras provincias organismos hermanos, ya constituidos tenemos que protestar de que después de lo ocur r i d o y al i r en. el día de ayer a recoger la autorización para la apertura legal de nues tro Centro, nos ha sido contestado por el secretario particular de la primera autoridad c i v i l después de previa conferencia con el gobernador, actualmente en Madrid, que d i cho señor dice que ya contestará Esta respuesta la estimamos inadmisible ¡en una autoridad, y tenemos que protestar enérgicamente tfe Ja referida frase, que en; El señor Pita R o m e r o dice que n o le p u e d e n e c h a r d é d o n d e n o está E l Sr. P i t a Romero facilitó a los periodistas la siguiente nota: E l ministro de Estado, refiriéndose a la noticia que anoche dieron algunos periódicos de haber sido separado del partido de l a O r ga por acuerdo de su Comité, aseguró a los periodistas que tal noticia era en absoluto inexacta, ya que el Sr, P i t a Romero dejó de pertenecer a aquel partido desde la crisis última, según hubo de comunicarlo entonces al Sr. Casares, al cual no ocultó el Sf. P i t a Romero, antes de esa circunstancia, el propósito de recabar su independencia dentro de la política republicana. P o r estas razones no podía menos de reputar por completo i n cierta la especie antes mencionada. Puesto al habla con L a Coruña, pudo afirmar- anoche mismo la inexactitud de tal noticia. -Porque a mí no se me puede echar- -dijo el Sr. P i t a Romero- -de un sitio donde no estoy. (La El Gran Cruz el d e la señor Legión en de la Honor para Lerroux. embajador de Francia, Presidencia E l presidente del Consejo de ministros, mientras se celebraba el Consejo, recibió la visita del embajador de Francia en España, quien acudió a comunicar al Sr. Lerroux. que el Gobierno ele su país le había concedido la Gran Cruz de la Legión de Honor. A l conocer la noticia, todos los ministros felicitaron complacidísimos a presidente del Consejo.
 // Cambio Nodo4-Sevilla