Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 10 D E E N E R O D E 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 19 didatos, se abstuvo de intervenir, obetíecien do órdenes superiores. Manifiesta que el gobernador está amparado por minorías que, olvidando partidismos, sólo tienen puestos los ojos en los intereses de l a Patria, y de esta suerte dichas minorías no tienen interés en l a anulación de las elecciones de Valencia para obtener algunos puestos m á s sino para lograr l a reivindicación de l a Justicia. OLÍEDO A P R O B A D O EN LA C Á M A R A E L D I C T A M E N SOBRE LAS ACTAS D E V A L E N CIA (CAPITAL) Por ocho votos de mayoría fué desechada Ja propuesta de los populares agrarios sobre Ja incapacidad del alcalde de Sagunto, diputado radical electo. Los diputados de la derecha regional exponen las grandes violencias cometidas durante la elección. Tres muertos y cincuenta urnas rotas. Ruegos y preguntas. Los robos de aceitunas, las Comisiones Gestoras y los jornales de los obreros del campo de Jaén. Lo que dice el ministro de Ja Go- bernación E ministro de l a G O B E R N A C I Ó N desea no sólo defender al gobernador de Valencia, sino restablecer l a verdad de los hechos. Afirma que dicha autoridad tenía las mismas instrucciones que los restantes gobernar dores civiles de España. Manifiesta que la Derecha Regional ha querido imponerse en- Valencia, merced a l a- desunión) de los re- publícanos. La: Derecha, procedió con tanta violencia cómo los radicales, y éstos, corno: la Derecha. J a m á s estuvieron. tan desatadas las pasiones en V a l e n c i a como en l a ocasión; reciente; ni siquiera en los tiempos de las, luchas entre los sorianistas y los blasquistas. E l Sr. B O S C H Todas las víctimas l o fueron de la Derecha Regional. -E l ministro de l a G O B E R N A C I Ó N lo niega, y dice que esa pasión ha llevado át propio Sr. García Guijarro a atacar violentamente a personas tan honorables como el Sr. Aguilera y Arjona. Ignora l a existencia del telegrama leído por el Sr. García Guijarro. Termina diciendo que el Gobierne no es quién para decidir este pleito, que corresponde a la soberanía de las Cortes. 1 La sesión de ayer tarde A las cinco menos veinticinco abre l a sesión el Sr. Alba, con mucho público en las tribunas. E n el banco azul toman asiento los ministros de l a Gobernación, y M a r i n a Prometen el cargo varios diputados. Se aprueba u n dictamen de l a comisión de Incompatibilidades, proclamando al s eñor S u á r e z Iriarte. ticular, en el cual pide l a nulidad de las elecciones. (E n el banco azul sq hallan los ministros de Justicia, Guerra, Marina, Gobernación, Trabajo, Comunicaciones, Agricultura e Industria. Censuras al gobernador de V a lencia E I S r G A R C Í A G U I J A R R O censura, en los términos m á s duros, l a conducta política del gobernador civil de Valencia, que fué designado por el Gobierno para ponerse decididamente al lado de una bandera política. Lee un telegrama de dicho gobernador, dirigido al ministro, negando las razones de las protestas de l a Derecha Regional, y en el que a dos bombas que habían estallado, derribando verjas y muros, las denominaba peiardiJlos electorales. E l resto del telegrama es verdaderamente pintoresco, y está redactado en términos humorísticos, lo que provoca l a protesta del orador. Vuelve a dirigir censuras indignadas contra el Sr. Aguilera y Arjona, de quien dice que ha procedido rastreramente. Protesta contra l a ausencia total de l a Guardia civil, la cual, requerida por los can- Actas de Valencia. La Derecha Regional ganó las elecciones luchando con las mayores violencias E l Sr. C A S A N U E V A presidente de l a comisión de Actas, dice que la situación se halla en el mismo estado en que quedó l a discusión al aplazarse en l a anterior semana. E l Sr. B O S C H de l a Derecha Regional Valenciana, manifiesta que cuantas censuras se dirigen a esta organización política no le h a r á n variar en su posición ni en sus convencimientos. Afirma que hace años no se podía luchar con libertad en Valencia. E r a una provincia tildada de cunera. E l ataque brutal de que fué víctima l a D e recha Regional, con ocasión de la convocatoria de las Cortes Constituyentes, les impidió i r a l a lucha en aquella ocasión. Posteriormente, en otras elecciones, volvió a imper a r l a violencia, y se produjo l a muerte de un correligionario. E n l a última lucha electoral hubo tres muertos y diez heridos. Rinde homenaje a l a memoria del conde de Salvatierra, que fué un gobernador de cuerpo entero. Actualmente advirtió una completa falta de autoridad, a pesar de lo cual l a Derecha Regional obtuvo todos loa puestos de mayoría. Manifiesta que el gobernador faltó abiertamente al artículo sesenta y siete de la ley Electoral, al decir públicamente que la s turbas invadían las calles, con l a consiguiente coacción ejercida sobre el Cuerpo electoral. Teme, desde el momento en que la Comisión ha prejuzgado el asunto, que l a Derecha Regional quede en minoría al votarse el dictamen. Manifiesta que las masas que sigue a la Derecha Regional tienen fe en la democracia, pero si las- obligan a apartarse de ese camino, l a responsabilidad no será suya. Defiende al notario, correligionario del Sr. Valentín, o sea de matiz radical, que fué a Álgemesí a cumplir con su deber, y esto constituyó un verdadero acto de heroísmo, pues todo el pueblo estaba tomado por pistoleros. Solicita la nulidad de la elección. (Aplausos de la C. E D A E l Sr. L A M A M I É D E C L A I R A C rectifica los conceptos vertidos contra su discurso, pronunciado en defensa- de su voto par: Otras intervenciones E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L radical, d i ce que defendió en l a Comisión un criterio, que desea, exponer ante l a Cámara. Afirma que l a opinión sigue desorientada acerca de lo ocurrido en l a lucha electoral de Valencia. Entiende que hay que atenerse a los documentos que constan en el expediente electoral, pues las pasiones que t r a í a n a la C á m a r a los señores Bosch y García Guijarro debier ron quedarse em Valencia. Califica de jaquetón al S r García y G u i jarro, y contesta también a l S r L a m a m i é tó Clairac. Manifiesta que sólo hubo catorce actas notariales, de ellas una sola de valor eficaz, y que no altera el resultado de l a elección. E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A recuerda qué, en l a última sesión dedicada a este asunto pidió que se retirase el dictamen para ser estudiado de nuevo, y dice que planteado, el problema en el terreno político, no necesita- ba, a pesar d e todo, leer el dictamen, pero por un dictado de su conciencia lo ha estudiado detenidamente. Deja a un lado las censuras que le ha d i r i gido la Prensa de Valencia, porque como hombre liberal es partidario de l a Prensa, que alaba y que censura. C o n tal motivo, se declara enemigo de todas las dictaduras. Después de estudiar el dictamen, tiene, que votar en contra del voto particular del señor, Lamamié de Clairac, porque las faltas halladas no son m á s graves que las que lal Comisión ha pasado en otros dictámenes. A h o r a bien! votará el voto del S r Serrano Suñer. E l S r G A R C Í A G U I J A R R O después de una advertencia del presidente sobre l a necesaria brevedad de sil itnervención, por ser diputado electo, dice que no es un falsario ni un hombre, audaz. Pide que se traigan a l a C á m a r a telegramas oficiales, cuyos n ú meros y fechas cita. (Protesta de los radicales, que preguntan, quiénes se los han facilitado. (EN E S P A Ñ O L)