Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES i b DE ENERO D E 1934. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAG, a i A c o t a c i o n e s- d e un o y e n t e H a y nueve ministros en el banco azul. Son las cinco de la tarde. Se discuten las actas, de Valencia. A las seis de l a tarde hay los mismos nueve señores en el banco azul. L a manecilla del horario apunta las siete. S i guen los nueve ministros en el banco azul. Casi todos son gordos. Tienen las manos cruzadas sobre los vientres. Están como aletargados por tantos discursos. Se adivina que desfilan por su espíritu esas vagas ideas lenr tas que son como l a vanguardia del sueño. A s í íos hemos visto en l a última sesión. Y así les veremos en l a de mañana. Y en las de todo el mes. Y en las de todo el año. E s difícil reprimir él impulso de sobresaltarles con una voz para decirles: ¡E h! ¿Qué hacéis ahí, aletargados como marmotas? ¿Es que y a no hay nada que estudiar, nada que resolver en España? E l ministro de l a Gobernación no podría excusar, su presencia en el Congreso durante tal debate. Pero ¿hay alguien que sepa qué hacía allí horas y horas, por ejemplo, el señor C i d ministro de no recuerdo qué ramo? ¿A qué hora trabaja un ministro en nuestro país? P o r las mañanas, recibe visitas. P o r Jas tardes asiste a las sesiones de Cortes. ¿En qué momento medita acerca de su función? E s e friso de caballeros moles, desmayados sobre el terciopelo azul, viñeta para un libro que se titulase La Pereza, nos dará una explicación de nuestro atraso con l a misma luz que los relieves caldeos, arrojaron sobre l a prehistoria. ¿P o r qué l a República no ha modificado esa estúpida costumbre que retiene a los ministros en el salón de sesiones en una exhibición inútil, incomprensible y dañosa? j Qué gran pena la de comprobar el amor con que se ha conservado, hasta en sus menores detalles, todo lo que antes nos i r r i taba o afligía! Queríamos que el hombre apto sustituyese en los puestos del Gobierno al favorito de ios jefes, al político profesional, siempre con él buche lleno de tópicos inservibles, y no se ha logrado aún. Los hombres siguen siendo los mismos y sus comentaristas también les defienden ahora con las mismas frases que antes se utilizaban, apenas vueltas a l revés. Y aquí viene a cuento lo que los Sres Busquets afirman en su periódico, El Liberal. Los Sres. Busquets comentan en un entrefilete el párrafo de mis últimas Acotaciones, en el que aseguraba que un buen ministro de. Hacienda es más útil al régimen que todos los vivas a l a República que sea capaz de lanzar un ministro de capacidad deficiente. Y esta perogrullada aparece a los ojos de los Sres Busquets como un claro s i n toma de reaccionarismo. Puen bien; hay que hacer una distinción. Estos gritos, estas sesiones que se desflecan en vivas y mueras, son exactamente las de antaño. También antes se apelaba a los vivas y a las sesiones patrióticas cuando no se sabía salir de un atolladero. Pero ahora, somos muchos más los ciudadanos españoles que no nos dejamos engañar y que pedimos obras mejor que g r i tos. Creo que los Sres. Busquets tienen pendiente de su prosperidad comercial l a benevolencia de los Gobiernos. S i es así, se comprende que para los Sres. Busquets un m i nistro bueno será aquel que respete sus negocios, y ya que no pueden elogiar sus ideas han de elogiar sus gritos. Pero a mí- -y a tantos y tantos otros ciudadanos- -un ministro no nos hace más favor que el de tener aptitudes y talento y aplicarlos bien a su cometido, y ya puede pasarse ía existencia dando vivas a l a República, que como no sirva para otra cosa, cuantw más se estime el régimen más vituperios merecerá el que no es capaz de servirlo de otra manera. Cuando se haga una verdadera revolución en los usos y costumbres de nuestra política habrá dos tipos tradicionales en ella que y a 110 podremos sus- tituir: el de ministro sin explicación y el del negociante que obtenga de los Gobiernos nada que no sea estrictamente justo. Otra cosa sí que es reaccionaria, antipatriótica, intolerable. -W. F E R N A N D E Z F L O R E Z Fuera d e Ja sesión E l reingreso de los funcionarios de Ja carrerra diplomática Firmada por los jefes de l a Unión de Derechas y otros diputados de igual filiación política, ha sido presentada a las Cortes l a siguiente proposición de l e y A las Cortes: Los dipivtadois que suscriben, era vista del estado creado a numerosos funcionarios del ministerio de Estado por las separaciones y jubilaciones forzosas ocurridas en las carreras dependientes del mismo, que suponen graves perjuicios a d i chos funcionarios, además de evidente trastorno para los servicios diplomáticos y consulares, mientras no se apruebe una. ley definitiva y fundamental para las carreras mencionadas, de acuerdo con las exigencias del actual momento, tienen el honor de someter a l a deliberación y aprobación de l a Cámara la sig- uiente proposición de ley: Artículo primero. Que se decrete l a vuelta automática de todos los funcionarios diplomáticos y consulares, separados o j u bilados forzosos por el Sr. Zulueta, sin previa formación de expedientes, a l a misma situación que tenían en sus carreras de o r i gen el día en que fueron injustamente separados o jubilados. Artículo segundo. Que el tiempo que han estado separados o jubilados forzosos se les cuente como si hubieran permanecido en l a situación que tenían cuando fueron separados, o jubilados, abonándoseles las diferencias de sueldo que les correspondan percibir. Artículo tercero. Que a los que en el día en que fueron separados o jubilados estuvieran en situación de disponibles o de cesantes se les conceda, si normalmente les hubiera correspondido durante el tiempo de su separación o jubilación forzosa, l a vuelta a l a situación activa. Artículo cuarto. Que se anulen todos los ascensos verificados por el turno de elección desde el día en que quedaron en suspenso los remanentes y leyes básicas de las carreras dependientes del ministerio de Estado por el decreto del Sr. L e r r p u x de abril de 193 Artículo quinto. Que se declare l a injusticia administrativa de esas separaciones y jubilaciones forzosas para permitir a los perjudicados el ejercicio de las acciones legales, tanto penales. como civiles, contra el firmante de las órdenes de separación o jubilación forzosa. Artículo sexto. Que mientras las Cortes no aprueben una ley fundamental para las carreras diplomática y consular, se vuelva, para todos los funcionarios ingresados antes del año 1928, a la ley votada en Cortes en E M P R E S A D E AUTOMÓVILES Servicio diario ele viajeros Desde Sevilla a Arahal, Mar. chena, Puebla de Cazalla, Osuna, Aguadulce, Estepa, Herrera, Puente Genil, Lucena y Cabra, con salida de Sevilla a las 7,30 de la m a ñ a n a Desde Sevilla a Arahal. Marchena, Puebla de Cazalla y Osuna, con salida de Sevilla a las dos de la tarde. Desde Sevilla a Arahal, Puebla de Cazalla, Osuna, Aguadulce y Estepa, con salida de Sevilla a las cinco de la tarde. Desde Sevilla a Arahal, Paradas, Marchena y Puebla de Cazalla, con salida de Sevilla a las 5,30 de la tarde. Oficina y parada en SeviEa, Avenida de la Libertad, 70 (Puerta de Jerez) teléfono 25389, 1900, y para los ingresados con posterieridad al año 1928 siga en vigor la ley de dicho año. Artículo séptimo. Que mientras no sé apruebe la mencionada ley fundamenetal s é suspendan en absoluto los nombramientos para los más altos puestos diplomáticos a favor de gentes extrañas a l a carrera diplomática o se fijen para estos ¡nombramientos condiciones taxativas, sin las cuales no pue- i den efectuarse. -Palacio de las Cortes 9 dé enero de 1934. L o s mandos militares E l S r. Rodríguez de V i g u r i ha solicitado de la Mesa de las Cortes que transmita a l ministro de la Guerra el siguiente ruego: A la Mesa de las Cortes: E l diputado qué suscribe tiene el honor de rogar a l a- Mesa! de l a Cámara se sirva transmitir al señor; ministro de l a Guerra el deseo del mismo de explanar una interpelación sobre l a política; militar seguida a partir de 1931, en cuanto; a l a provisión de los mandos de Cuerpo y; ascensos en el generalato. Y a fin de documentar en lo posible la. interpelación de r e ferencia, sobre todo al haberse presentado! por dicho señor ministro un proyecto de ley; estableciendo una especie de curso de consa lación para los coroneles no declarados aptos en el curso de 1932 a 1933, se hace pre- ciso remitir a la Cámara previamente l a í cartas en. que consta l a concepíuación obtenida por todos los coroneles que han seguid do el curso de aptitud durante dicho año, o r ganizado por el Centro, de Estudios S u p e r i o res Militares, así como el resultado obtenido? en l a clasificación hecha en el curso de 1931; a 1932, elemento de juicio indispensable paraf poder juzgar el acierto o error con que sé ha procedido al conferir los mandos y otor- í gar los ascensos, y discernir l a responsabili dad en que hayan podido incurrir los m i nistros de la Guerra que han incumplido e l terminante precepto del artículo 16 de la ley; de 12 de septiembre de 1932, que prohibe ejercer mando a quienes han sido declarados no aptos por el Centro de Estudios, lo que viene produciendo l a consecuencia perjudi- l cial para l a disciplina de que. dé ejemplo, de desacatar la propia ley que d i o l a Repú- blica, manteniendo en mando a quienes no; pueden tener l a satisfacción interior nece- l saria, n i gozar ante sus subordinados de la! indispensable, autoridad moral. A l rogar alT excelentísimo señor ministro de la Guerra la remisión urgente de los datos pedidos y la ¡aceptación de l a interpelación anunciada, solicita que una vez en poder d e l a Cámara di- chos documentos se señale día para explanar la interpelación, de acuerdo con el articula 40 de Reglamento. Palacio del Congreso 5 ¡de enero de 1934. -Luis Rodríguez de Vi guri. L o s haberes del M a g i s t e r i o p o r los servicios de adultos E l diputado D Basilio Alvarez íormulS ayer un ruego al ministro de Instrucción! Pública, pidiendo que presente a la Cámara, inmediatamente, el correspondiente proyecto de ley, concediendo un crédito extraordinario para satisfacer sus gratificaciones a los maestros nacionales por los servicios especiales por las clases de adultos, cantidades! que hace tiempo se les adeuda, por no exis tir consignación en el presupuesto y que tampoco ha sido incluida en el presupuesto trimestral prorrogado. Apoya su petición el Sr. Alvarez en que si bien ha mejorado bastante la situación económica del Magisterio español, no llega ésta a permitirle, siri penoso e injusto sacrificio, el ser acreedores! del Estado y esperar meses y meses para el ¡cobro de lo que tan legítimamente han; sa- ¡aado.