Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Ha escrito diferentes volúmbties, Ha dado conferencias, ha hecho campañas pertóúísticas sobré los problemas. más! vitales: de nuestro Protectorado. j Poesías completas tercera edición, de Antonio Machado, por Especializado en las cuestiones marroquíes J. López Prudencio. Les crisis economiques de Mauricio van la. másque afectan. a España, sabe exponer patriótica doctrina conj fina dialéctica Vollenhoven Otros libros. Este libro Del Protectorado, español; en. Marruecos estudia los defectos. que se no lacencia reposada en el contenido, en el tetan en los diferentes organismos y termina soro cuantioso de inspirada maestría, para proponiendo las base s de una ¡nueva orga encerrar en la breve copa de unas estrofas, nización que perfeccionaría tddos los serde una alusión, de una figura, viva pompa vicios, desarrollando la riqueza de nuestra retórica, sin énfasis to nante, una múltiple zona. variedad de sugerencias emotivas que jamás se lograron en las exuberancias antiguas de. L E S CRISES ECONOMIQUES, por Mauricio los líricos elocuentes. van Vollenhoven. -Los lectores de ABC: En la constelación brillante de poetas que encuentran todos los domingos un artículo, aparecían en torno del gran Rubén, por firmado por el Sr. Van Vollenhoven, en los aquellos, tiempos en que la irrupción mo- que el diplomático y economista holandés dernista produjo la gran conflagración del demuestra sus grandes conocimientos econó ¡viejo tinglado, que se fosilizaba en móclu- micos y financieros y su talento de exponer los, incapaces ya de contener el alma nueva, los temas de una manera clara y amena. L o! Antonio Machado fulguró, con luz propia: y mismo podemos decir en elogio de. su libro, distinta de todos. En. su alta inspiración ha- que contiene todo cuanto es menester saber bía más profunda raíz vidente y pensadora acerca de la crisis, que dura via desde hace que en ninguno de sus colegas. Y cuando más de cuatro años y cuyas causas y efectos hay en una obra esta rica cantera, su perduestán expuestos de un modo perfecto. Desración es fácil de pronosticar. Las modas graciadamente, las causas son, tan comple- literarias, como todas, están condenadas a jas, y hasta contradictorias, qué no hay eco- caer marchitas al empujón de vientos nue- nomista en este mundo que pueda indicar vos. Pero la roca viva y fuerte de. la pene- la verdadera causa. Lo mismo pedemos atritración pensadora que cala hasta el corazón buirla al supercapitalismo que a las tendende las cosas, toca en los cimientos eternos de cias socializantes. a la falta desconfianza, la belleza, y ahí no llegan las eficiencias dé- que a la inflación de créditos: lal protecciomoledoras de las modas subsiguientes. nismo excesivo, que a los últimos vestigios Es verdad, y en la obra del gran poeta se del librecambio; etc. Tampoco es posib e. revela, que hasta a. la profundidad sagrada predecir cómo ni cuándo va á terminar la ele estas excelsas dotes de penetración pen- crisis. Van Vollenhoven presenta diversos sadora pueden llegar las sugestiones efíme- documentos que hacen dudar seriamente de Don Antonio Machado. ras del ambiente dominante. Y ello puede, la sabiduría de los sesudos peritos; seis quedar en la obra, como marchitos rebor- días antes de la repuse de los negoH a aparecido la tercera edición de las des, cuando el tiempo agosta esa hojarasca. cios (1921) afirmaron que la crisis durat. a Poesías completas, de Antonio Machado. La obra de este ingente lírico no se libró en por, lo menos diez años más; por otra parE l suceso revela que este gran poeta es de absoluto de esta sugestión. Es lo único que te, pocas semanas antes de la crisis que. si los pocos que el público no abandona, es un gue agobiándonos hablaron en tonos síntoma significativamente halagador, res- ha. padecido con el pasar del tiempo. Es dis- timismo bucólico del progreso infinitóde ope inculpable. E l aparató de santonismo deslumpecto de la sensibilidad del lector español. brador con que a la juventud de aquel tiempo interrumpido: de la prosperidad que ya no No nos hagamos, sin embargo, ilusiones. se presentaba la trasnochada novedad filo- acabaría: nunca. E l autor comprende, pues, Está bien ser prudentes en este punto. Las sófica de un demoledor y antinacional ag- que ante semejantes experiencias no se pueediciones de libros en España no suelen nosticismo, ofuscó a muchos espíritus. E l de ser ni demasiado optimista ni demasiado ser muy numerosas. Pocas son- -sobre todo ropaje era limpio, no puede negarse. Y con- pesimista; la crisis actual, terminará, como en este género de obras- -las que rebasan trastaba con la. ordinariez circundante. No terminaron todas las crisis, tan frecuentes, de los dos millares. Contadísimas las que se es raro que atrajese y que. el dulzor de la aunque el restablecimiento de lá normalidad atreven a llegar a los tres. No es mucho, incultura indujera a deglutir la pócima sin será mucho más lento v difícil, a causa del en verdad, lograr la consunción de dos ediadvertir su. veneno. Es lo único que está carácter complicado de nuestra crisis. Se ciones en pocos años. Pero, teniendo en marchito ya en esta obra del gran lírico. trata, como se ve, de una obra digna de. ser cuenta lo que en España se lee de gorra, Pero donde él, con, su vigor de inspiración, conocida por todos cuantos se interesen por como dijo no sé quién, este suceso, si no y es para cantar victoria respecto a las ape- libre de esa influencia ambiente, ha penetra- los asuntos económicos, Unto particularmente atihelamos. do en la raíz estética de la vida y en el alma por la crisis cuyo final tencias estéticas del público español, conde las cosas, ha logrado la firmeza perduravengamos en qué no deja de dar motivos ble del arte que reviste a todas las andanzas para poner un poco de freno á los exagerados pesimismos. Tengamos en cuenta la es- de la vida sin perder un quilate- -lo repetifera, en que se mueve este escogido poeta. mos- -de viva eficacia, sugeridora de viva y honda emoción. Esfera de altura, de exquisitez, de profundidad a la que el vulgo no alcanza. CRITICA. Y N O T I C I A S D E LIBROS 1 1 1 t Piemos releído la obra de este gran: poeta con golosa delectación, como siempre que cae en. nuestras manos. Tiene la virtud, co- De la Editorial Juventud, artísticamente mo la tienen todas las excelsas producciones editado con profusión de dibujos, de Artur. de arte, de ofrecer deleites nuevos en cada ¡Rackham, hemos recibido los Cuentos de nueva contemplación. No nos bañamos dos Andersén. yeees en un mismo río dijo con razón HeEste volumen, muy a propósito en. la feráclito de Efeso. Algo parecido canta nues- cha de Pascuas, en que ha salido, será et tro poeta en algunas de estas maravillosas encanto de los niños y de los mayores. ¡estrofas: pero ¿cuándo ha de volver- -lo que acaba de pasar? -Hoy. dista mucho de D E L PROTECTORADO ESBAÑ. ÓL E N MAKKTJEayer, ¡Ayer es Nunca jamás! Es una cós. -Don Federico Pita Ezpclosín, notahonda, desconsoladora verdad. Es profun- ble abogado, y militar, ha publicado un l i damente diverso el c que hoy nos pro- bro en el que recoge datos y juicios de unos ducen estas estrofas, del que nor producían cuantos meses de observación en la capital cuando por la primera quincena, del siglo de la zona española de Marruecos, las paladeábamos, gozosos de su aparición, Pero. Federico es él viajero como aurora nueva y deseada en los hori- eventual que va porPita no o por intereses turismo zontes del arte. No. han perdido un quilate de eficiencia estética en cuantía de. suge- a pasar una temporada en el Norte de Áfrirencia emotiva. Pero ha variado- -profunda, ca y siente el prurito de escribir un libro radicalmente- -su calidad esta emoción. A sobre sus impresiones. Pita, en su profesión la fruición alborotada de la novedad, ya militar, lia permanecido en el país muchos desvanecida por el implacable andar de los años, haciendo vida de guarnición y de 5 as, ha sucedido, ganando terreno, la com- campamento, viajando por la zona, en constante relación con los elementos indígenas 5 J. LÓPEZ PRUDENCIO Dhn Matmeio txm Vollenhoven, i! tu i r i f- -n r n r n w i r n n r- i r t n 1 i w m i H i n i rr r n m m i i i n i
 // Cambio Nodo4-Sevilla