Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES ii DE E N E R O D E 1934. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 23. tituir el propio Tribunal. Con aquella disposición se llegó a una estadística muy curiosa. La actual composición del T r i bunal Supremo Lee datos, para decir que sólo existían en ií 3i, en l a carrera judicial, cinco funcionarios ajenos a la Judicatura, y hoy son 36. L a Sala de Gobierno del Supremo consta de siete magistrados, de los cuales sólo dos per tenecen a l a carrera judicial, pues los otros cinco fueron libremente nombrados por el ministro. A l a Sala de lo C i v i l del Supremo se ha llevado a un jurista notable, especializado en Derecho Hipotecario; pero el rumor, públi co dice en todas partes que está ligado a una figura republicana, primera cuota del Colegio de Abogados y jefe del Gobierno en grado de tentativa. (Protestas en los radicales y socialistas. E l Si H I D A L G O E s o es una insidia. E l Sr. V E L E Z (radical) E s a persona es dignísima. E l Sr. R O D R Í G U E Z J U R A D O Y o afirmo que las gentes que tienen sus pleitos en el Supremo lo dicen. E l S R V E L E Z Los que los pierden. E l Sr. R O D R Í G U E Z J U R A D O L a Sala de Derecho Social está presidida por un señor civilista distinguido, que pertenece a una Asociación poderosa y secreta. E l Sr. V E L E Z Falso también. E s un jurista eminente. E l Sr. R E Y M O R A N o hay que traer aquí chismes de esa clase, i E l Sr. M Á E Z T U interrumpe, i E l Sr. M E N E N D E Z Su señoría fía sido anarquista. E l Sr. M A E Z T U Falso. Nadie me lo probaría. H e pertenecido únicamente a la Unión Patriótica. E l Sr. R O D R Í G U E Z J U R A D O dice que durante dos años se han dictado decretos tras decretos, con un abuso inconcebible de ja retroactividad, hasta el punto de que nañie sabe si los actos que realiza h a b r á n de ser o no en lo futuro castigados; se ha ¿xcluído del conocimiento del Tribunal de Garantías l a gestión de los gobernantes; se ha atentado de todas maneras a la personalidad humana. (Protestas de Tos socialistas. Acusa- a los socialistas de que el pueblo baya perdido l a fe en la Justicia. E l Sr. M E N E N D E Z y otros socialistas (e interrumpen. E l S r R O D R Í G U E Z J U R A D O dice que v a a leer conceptos emitidos el 21 de diciembre, que ofenden al presidente de la República. E l Sr. M E N E N D E Z grita que se están mezclando las cuestiones. E l Sr. R O D R Í G U E Z J U R A D O termina inculpando a las izquierdas de las transgresiones legales cometidas y que han provocado l a repulsa del pueblo español. E 1 S r F E R N A N D E Z R U A N O (agrario) dice que los funcionarios judiciales que fueron separados no fueron solamente agraviados, sino expropiados de sus cargos. Y cree que los que fueron injustamente tratados no deben ser amparados con una ley de amnistía indicada para los que atrepellaron la l e y pero no como remedio a un- abuso del Poder. E l ministro de J U S T I C I A insiste en qiv se debe depositar la confianza en el Gobierno. A l Sr. Rodríguez Jurado le dice que está convencido de la honorabalidad y- del amor a la Justicia de los funcionarios que componen la Sala del. Gobierno del T r i b u nal Supremo. Aunque en los cambios de r é gimen fe pasión lleva a cometer errores, el señor Jurado reconocerá que dichos magistrados son perfectamente honorables. EN L A RAMBLA DE LAS FLORES ¿ES B E L L O? ¡N O M U J E R! ¡CÓMO VA A SER B E L L O SI ES IAZAÑA! Propone al Sr. Fernández Ruano traer el prometido, proyecto de ley, deseoso de que se reintegren a la Magistratura personas competentes, cuya cultura jurídica no se improvisa. E l Gobierno desea hacer una obra nacional y no la de un sector determinado. (Aplausos de los correligionarios. E l Sr. S E R R A N O J O V E R dice que con las disposiciones del Sr. Albornoz no se perseguía hacer una Magistratura monárquica o republicana, sino un conjunto de dóciles servidores del ministro. Declara que todas las jubilaciones tuvieron carácter nulo, porque no se fundaron en base legal ni jurídica alguna, pues la ley de 1932 vulneró la ley O r g á n i c a y la propia Constitución. L a Justicia- -añade- -no puede defender siquiera de las variaciones de la política la ley de 1932; sólo t r a t ó de convertir en funcionarios del Poder ejecutivo dependientes de éste a los representantes del Poder judicial. E l pueblo español, prosigue, tiene un instinto de justicia tal que en todo momento intenta nó ya mejorar la Justicia, sino instituirla él con sus propios actos. Y si ésta es la situación, los magistrados no pueden seguir siendo unos autómatas regidos por el Poder ejecutivo. (M u y bien. Aplausos. E l ministro de J U S T I C I A dice que la ley de 1932 ya no rige y en cambio rige una Constitución que impone el respeto a. la i n dependencia del Poder judicial, y esto es lo que promete y garantiza el Gobierno, rectificando lo mal hecho. Don Fernando de los Ríos entiende que los magistrados del Supremo deben ser nombrados libremente por e! Gobierno E l Sr. D E L O S R Í O S dice que el decreto de 1932 fué dictado por el orador en circunstancias que lo imponían. E l Tribunal Supremo no tiene una misión de justicia cualitativamente igual a la de los Tribunales ordinario. Crea derecho y sirve de orientación a la conciencia jurídica de los jueces. Y o sostuve en la C á m a r a el criterio de que la carrera judicial debe terminar en las presidencias de las Audiencias, quedando los cargos superiores a la libertad de elección del ministro, sin m á s limitación que la de no poder utilizar un nombre que no sea una figura preeminente del Derecho. Y o fui y he sido fiel a estas dos normas y me duele mucho que el nombramiento de D J e r ó n i mo González, distanciado de mí ideológicamente un mundo, sea censurado. Recuerda que le suplicó que aceptase el nombramiento. ¿Se puede traer a la C á m a r a lo que se dice en los cafés i Y o me vanaglorio de ese nombramiento y. el del Sr. A r i a s de Velasco, con el cual deseaba crear una jurisprudencia conteneioso- administrativa análoga a la que hizo el Consejo de Estado francés. Dice que se trata de una figura honra de la cátedra y del Derecho. (Aplausos de socialistas y radicales. Recoge las referencias del Sr. Tabeada sobre la designación que calificó de ilegal de tm magistrado del Supremo y cita textos legales para demostrar lo contrario. E l ministro de J U S T I C I A ¡e contesta v el P R E S I D E N T E suspende ja discusión, levantándose la, sesión, acto seguido, a las nueve menos veinte. TEATRO CERVAÜTÍS Muy pronto: AGIENTE