Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
recen florecer bajo el hechizo de su voz. ¿Cuándo cantará la Supervía en España? ¡Depende de muchas cosas, y por ahora no lo permiten compromisos ya contraídos; ha de cantar en breve en Montecarlo, después en París, y más tarde, durante la gran temporada de primavera, en Londres otra vez. Pero entonces cantará ópera en el teatro Real de Covent Garden: Carinen y Cenerentola, las dos obras escogítías por ella, con los conjuntos de la Scala de Milán, especialmente contratados para acompañarla en estas grandes solemnidaüdes. ¿Cuándo cantará en España? Conchi- ta Supervía se llama hoy místress Ben Rubinstein, y reside habitualrriente en Inglaterra, dedicada, como su esposo, al cultivo ele flores y frutos, su afición favorita después de la música. Va a España con frecuencia, y hace poco recorrió los huertos y jardines de Valencia y Murcia. E n la excursión recibió una impresión magnífica de la riqueza de esas regiones y de los adelantos técnicos logrados en las granjas de experimentación, gracias a la bien probab a competencia de los ingenieros agrónoiHios- que dirigen los trabajos. Conchita SuIpervía es una española que vive lejos de ¡ÍEspaña, pero que tiene fe en su Patria, seigura de que, en cuanto reinen el orden y la cooperación, el país demostará lo que realimente es. Entre tanto, los españoles que vii ¡vimos en Londres podemos felicitarnos de ¡tener ocasión de oír su voz maravillosa, que tan magistralmente evoca el arte y el sen. tirniento de nuestra tierra. Luis ANTONIO BOLÍN corno protesta de ser gobernados- por Ta esquerra, y también por no mezclarse con ciertas seudoseñoras que antes del 14 de abril llevaban la comida de sus maridos a la obra, al taller o a una parada de taxis, y que la República ha convertido en personajes, bien que nada versallescos, tiene la obligación el teatro, impuesta por la Generalidad, de redactar sus carteles en catalán y de poner en escena obras de autores catalanes. Hasta ahora va cumpliendo estrictamente lo mandado por quien paga. E l idioma castellano ha desaparecido totalmente del Liceo y van puestas dos óperas de otros tantos autores catalanes: Maña del Carmen, de Granados, y Enda d Usiach, de Amadeo Vives. Pues bien; en las pocas audiciones de estas óperas, cantadas en catalán, el público ha brillado por su ausencia. Y ¡visca Catalunya! EL TEATRO EN B A R C E L O N A A l fin se ha logrado meter gente en el Teatre Cátala. Para, esto ha sido suficiente echar del tablado a la compañía dramática catalana que en él actuaba y llenar el vacío con una castellana; retirar una comedia ¿el insigne poeta José María de Sagarra y ¡estrenar El divino impaciente, del ilustre SD. José María Pemán. ¿Era mala la coni ¡jpañia catalana? N o buena, y muy buena, era. La comedia de Sagarra, ¿no era viajjble? Según la crítica, se trata de una obra dramática muy bien construida y de gran ¡belleza. A pesar de esto, el Teatre Cátala tuvo que cerrar por falta de público apenas empezada la temporada. ¿Dónde está, pues, el patriotismo catalanista? ¿Dónde el amor al idioma catalán? ¿Qué hacen esos Casáis separatistas, fundados por el gran español Sr. Maciá; esa Lliga Catalana, esos almogávares de Nosaltres Sois, los miles de escamots que habían de atravesar el Ebro, la esquerra, Grops, Palestra y sardanistas, que ¡han dejado morir de inanición y en medio de la indiferencia úniversar al glorioso teatro catalán? ¿A qué tanto empeño en tener una Universidad catalana, en poner los rótulos de tiendas y oficinas públicas en idioma catalán, si las contadas manifestaciones espirituales de la Raza (tratándose de la catalana, se ha de escribir con mayúscula) se ¡ven menospreciadas por quienes más debic ¡fran protegerlas con su dinero y honrarlas con su presencia? ¿Cómo poner tanto interés jen que sólo se enseñe en catalán y los rótulos se escriban en este, idioma y tenga que cerrar el único teatro catalán de Barcelona? ¡Sencillamente porque el teatro está al mareen j política, en tanto que en la Unilíversidad se educa a la juventud de espaldas a España, y los rótulos en catalán clan al ¡forastero y al propio indígena la sensación de que, hallándose en Cataluña, se encuentran fuera de España. Sin salirnos del teatro, ¿se quiere otra ¡prueba, y bien reciente, de que el nacionalismo se desentiende del catalán cuando de ilél no puede hacer un arma política? La tenemos en el Liceo. Este magnífico teatro, subvencionado por la Generalidad a causa del boicot que le declarara el antiguo abono c e a Sin viscas de ninguna clase, El divino impaciente ha logrado llenar el Teatre Cátala durante muchos días. Debemos señalar que la obra del. poeta José María Pemán la interpretan muy bien dignísimos actores, sobresaliendo los señores Luis Peña, en su papel de Francisco Javier, y José Rivero, en el de Ignacio de Loyoía. Ha terminado su actuación en el Barcelona la compañía dramática de Rivera de Rosas. Ha hecho una brillante campaña, económica y artísticamente. Matilde Rivera, tan simpática y buena actriz, como siempre, y de Rosas, hecho un actorazo, lo mismo en lo dramático que en lo cómico. Es un actor completo, y no digo más de él porque no es hora de descubrirlo. Está prodigioso en los Hermanos Karamasoff. Trae abundantes estrenos, todos de consideración. Entre ellos recuerdo el citado Hermanos Karamasoff, El hombre que volvió a la vida, El rapto de Elena, Sombras chinescas y Don Inmenso, de nuestro compatriota Bartolomé Soler. Don Inmenso ha obtenido un gran éxito. FELIPE L L U C H G A R I N La crítica, unánimemente, tuvo para esta comedia los mayores elogios, que hago míos sin reservas, mentales, a pesar de alguna falsedad lobitos Cinco del segundo acto. Don InmenSe engendró esta comedia de los Cinco lobitos so está escrito en límpido cas en feliz maridaje de humorismo y ternura... tellano. Son cinco muchachuelas que, haciendo de hombrecitos, ADOLFO M A R S I L L A C H afrontan los rigores de la existencia dura. que sé han engarzado dos escenas: la oración de Doña Ana ante la estatua de su padre, barroca y calderoniana escena de El convidado de piedra, de Zamora; y la escena de la tapada, versión libérrima y versificada de la escena de Doña Elvira del Don Juan, de Moliere, que es, al parecer, el más claro an- tecedente de la bella figura de Doña Inés. A l mismo tiempo se han alterado, con profundo respeto y amorosa reverencia, aquellas escenas que, por su arcaísmo en las costumbres o en el lenguaje, son punto menos que ininteligibles para el espectador moderno, y se ha procurado aprovechar trozos de bellísima versificación en una nueva escena, no realizada por Tirso, y que, sin embargo, aspira a interpretar su pensamiento; es el penúltimo cuadro de la obra, en el cual las cuatro mujeres burladas por Don Juan piden venganza al cielo. Y todo ello va subrayado con la música exquisita del Don Juan, de Mozart, que avalora y enriquece la de los versos del fraile mercedario y da unidad y tono al espec táculo. Sirve de prólogo un romance primitivo, en el que aparecen los rasgos característicos del Don Juan, y de epílogo un fragmento de Hombre y superhombre, de Bernard Shaw, en el cual se recogen los más agudos y paradójicos conceptos del satírico irlandés, que, con despiadada ironía, critica y deshace la leyenda de Don Juan. Por último. En la presentación y dirección escénica se ha atendido, más que a su vigor histórico y geográfico de reconstrucción y costumbrismo, a la creación de la atmósfera y el ambiente propicio a la leyenda. Y ante todo y sobre todo, a la eficacia y brillantez del espectáculo, al ritmo y a la emoción, llenando los vacíos y dulcificando los saltos de la acción para que el espectador viva unas, horas las andanzas y aventuras del inmortal burlador. 1 AUTOCRÍTICAS La Leyenda de Don Juan Refundición l i b r e de textos anónimos y de Tirso de Molina, Zamora, Moliere y Bernard Shaw, adaptada de Mozart, que se estrena el lunes, 15, en el teatro de María Guerrero, por la- compañía del Teatro Escuela de Arte, formada casi exclusivamente por alumn os y ex alumnos del Conser- con música de escena, vatorio. Este espectáculo moderno pretende resumir el nacimiento, desarrollo y crítica del mito español por excelencia a través de los distintos autores teatrales. Quedan fuera de esta breve antología Z o r r i 1 a y Lerior 1 mand; el primero, porque su obra tiene tal unidad y vigor en la conciencia popular, que no puede ser desarticulada; el segundo, por su visión excesivamente personal y desorientadora. Base de este resumen es El burlador de Sevilla, la famosa y olvidada comedia de Tirso de Molina, a la que han podado los episodios ajenos a la figura de Don Juan, en la ¡Idénticos derechos e idénticos- deberes que el varón -fué su grito después de la gran guerra, en que temieron juntos ancianos y mujeres que no quedase un hombre sobre el haz de la tierra, Y ahuyentando la turba de los viejos prejuicios, iniciaron, valientes, la atrevida cruzada, y estudiaron carreras y aprendieron oficios, el pendón contra el aire y en la mano la espaaa. Y clínicas y escuelas, talleres y oficinas, sintieron de las hembras el gallardo aleteo, invadidos de faldas y de manos divinas, a la música alegre de un gentil taconeo. Y hasta el rancio escribiente de la cara biliosa, de la pluma de ave y el gorro y los manguitos, lo quitó del pupitre una chica preciosa, con los ojos muy grandes y los pies muy chiquitos. Triunfadoras y firmes, con el alma engreída, que dominaban solas creyeron un segundo, y olvidaron acaso su misión en la vida, y al amor imperioso, que es el eje del mundo. Oh, hechiceros lobitos de leyenda o de cuento! ¡Meditad un instante que siempre vuestra queja, más que aullido del lobo codicioso y hambriento, será para los hombres balido de la oveja! ¡Y que toda muchacha que está entre abril y mayq quiere ser golondrina, quiere ser mariposa; ir al sol por 4 a escala luminosa de un rayo ser la novia que aguarda o ser la amante esposa! Pues con estos sentires y con estos pensares que en pugna irresoluble batallan en el día, animamos, gozosos, nuestros viejos telares con hebras que entrelazan verdad y fantasía. Y ambicionando darles vida teatral y hechura a ideas multiformes y a temas infinitos, en feliz- maridaje de humorismo y ternura se engendró esta comedia de los Cinco lobitos S, v J A L V A R E Z Q U I N T E R O
 // Cambio Nodo4-Sevilla