Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 12 D E E N E R O D E 1934. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 27, INF O RMAC 1 ONES DE MADRID M a d r i d aí día Novedad del día, con relación al tiempo, fué la lluvia. No resultó muy copiosa pero sí intempestiva, molesta y antipática; y para piropos, basta. En cambio, fué simpática y plausible ¡a ejecución de las órdenes del gobernador civil sobre recogida de niños mendigantes. Fueron recogidos diecisiete. Y amonestados, como primera providencia, los padres de algunas criaturas, con las que excitaban a la caridad a muchas almas candidas y fácilmente crédulas. Movidito el capítulo de amagos ly anuncios de huelgas. En vías de probable solución la de cigarreras y la de cantareros. En un silencio interrogante por Calderón, la de taxis, anunciada para hoy... En la Casa de la Villa, batir de papeles y rumor de decires sobre el empréstito, no tan cosa hecha como se había dicho, sino buenas palabras, ¡promesas de estudio y ruegos de los de pásese usted por aquí, mañana o pasado Esto es todo, mas no el todo de la charada. Una nota lúgubre, que hará vestir de luto a la rancia aristocracia española, fué el fallecimiento de la duquesa de Alba. De política, un Consejo de ministros en Palacio. La tarde parlamentaria, echada a actas de la provincia de Zaragoza. En los pasillos de la Cámara, comentarios sobre la indigencia del Tribunal de Garantías Constitucionales, que no encuentra dónde caerse dormido. Su presidente es un caso de divorcio con la opinión, digno de figurar con el cincuenta y uno de los recogidos por el Licenciado Vidriera en su libro invito y coleando. De la vida cultural, los cursillos de diario desde hace dos semanas. De la artística, un concierto en la Protección al Trabajo de la- Mujer. La noche, menos dura de pelar para los trasnochadores. -AEMECE. chaqueta, con l a cual logró sofocar el fuego, recibiendo, sin embargo, varias quemaduras en ambas manos, que fueron calificadas de pronóstico reservado en l a casa de socorro, donde fué asistido. L a infeliz anciana fué también trasladada a dicho establecimiento donde los médicos de guardia le apreciaron quemaduras gravísimas en diferentes partes del cuerpo, a consecuencia de las cuales falleció a las pocas horas de i n gresar. Ha sido d e t e n i d o en M a d r i d el jefe d e la p r i s i ó n d e M a n z a n a r e s Madrid. A petición del juez de Manzanares, ha sido detenido en M a d r i d el jefe de aquella prisión, el cual ha sido remitido a l a cárcel a disposición del Juzgado reclamante. A t r o p e l l a d o p o r un automóvil Madrid. E n l a glorieta de Bilbao, y por el automóvil 7.912, de Sevilla, que conducía A u r d i a n o Serra, fué ayer mañana atropellado Serafín Gutiérrez Oreja, de veintisiete años, domiciliado en l a calle de L a s Margaritas, 38. Serafín sufrió lesiones de pronóstico feservado. DE ECOS SOCIEDAD D 1 VERSOS Peces de colores Días atrás he comprado una pecera, consistente en gran esfera de cristal, que se asienta en cierto pie niquelado. Dentro de este pie hay una pequeña bombilla eléctrica. Naturalmente que, a continuación de la pecera, hube también de adquirir algo a ella necesario: una docena de peces. ¿Para qué querría yo una pecera sin peces... ¿Pero aquí viene lo bueno: n i una. sola de las personas que haya visto mi pequeño océano casero ha dejado de decirme con cierto tono de voz en el que se presentían los temblores ¿N o le da a usted miedo haber traído a su casa todos esos bichitos acuáticos y colorados... Y o por lo menos, no lo hubiera hecho nunca. E s indudable que los peces llevan con su presencia la mala suerte. Supersticiones. A mí mis peces me resultan entretenidos y encuentro, sobre todo, que constituyen un bello motivo ornamental. Cuando se enciende la luz y l a esfera donde viven se ilumina aquello adquiere caracteres de un pequeño mundo fantástico. E l color de los peces se exalta hasta hacerlos aparecer como minúsculas llamas v i vientes. L a masa líquida, entre la que van y vienen, los deforma en ocasiones, y así, agrandados por la lupa del agua, semejan diminutos monstruos. Dentro del agua misma abren su boca de comisuras caídas para injerir no sé qué alimento, e, invariablemente, muestran sus ojos redondos y estúpidos, que a mí me mueven a risa. S í mis peces constituyen, hoy por hoy, uno de mis entretenimientos, y no he tenido reparo alguno para introducirlos en casa. Llevan ya cerca de un mes, y hasta ahora, que yo sepa, no me ha ocurrido nada malo. Y si me ocurre no se lo achacaré, desde luego, a los poces. Igual que he vivido este im- es podré v i v i r muchos. S i luego, en un día aciago, l a vida me trae una sorpresa desagradable, será culpa de la vida, que es así, y no de los peces. ¡Pececitos de colores... A y e r tarde me llamaste por teléfono, mujer. L o que p r i mero constituyó para mí una alegría inesperada terminó en disimulada riña. Porque tú, y yo, aunque con palabras de aparente cordialidad, nos peleamos siempre; hasta por teléfono. T u amistad para conmigo se reviste invariablemente de una coraza de amor propio, ante la que se embota todo mi entusiasmo. Cuando colgué el auricular me fui a contemplar mis peces. N o para echarles la culpa de mi fracaso telefónico, sino para que me distrajeran y me diesen una lección de vida con la inquietud de su i r y venir constante. T ú y yo, mujer, también vivimos en una gran esfera de cristal, que se llama mundo. E n realidad, no somos como somos, sino como nos dejamos ver, que no es lo mismo. Vamos, venimos, volvemos a i r A veces interponemos entre nosotros y aquel que nos observa un cristal, que en esta ocasión no estará formado por cortina de agua; un cristal que si tuviera nombre pudiera llamarse educación, conveniencia, orgullo y tantas cosas más. Y detrás del cristal aquel aparecemos deformados y, en ocasiones, a los ojos ajenos, representaremos también nuestro papel improvisado de pequeños monstruos. i Pececillos de colores... N o no traen consigo la mala suerte esos inofensivos peces, habitantes de una pecera que se colocó sobre un mueble de la casa. L a mala suerte llega con la vida misma, porque precisamente v i v i r es como lanzarse a la máxima velocidad del coche por una carretera agujereada por los baches de l a mala suerte. Salvarlos para seguir la vida, en cierto modo, representa ya buena suerte. Y nada más, mujer. N o te digo adiós porque me parece demasiado definitivo. T e digo hasta la vista que suena mejor y estji más dentro de l a realidad. U n día: cualquiera nos encontraremos, a l a salida de un cinematógrafo o en la casualidad de una fiesta. Tú- -las mujeres disimuláis m e j o r- -me saludarás y hasta me tenderás una mano indiferente. Y o abriré los ojos, agrandados por la sorpresa. Unos ojos bobalicones y redondos, que puede provoquen tu risa como a mí me ocurre con los ü e mis peces. -GIL DE ESCALANTE. Noticias Desde hace unos días se encuentra enfer- ma la condesa de Bustillo. Regresaron de Barcelona el arquitecto municipal D Leopoldo Carrera Diez y su her- mano el ingeniero provincial D Manuel. A su finca de Santa Teresa de O r n i a m a r i charon los marqueses de Monteflorido. E n la dehesa de Algarín pasan temporada! su propietaria, doña María Teresa Salinas, viuda de Maestre, y sus hijos. E n la hacienda E l Sardinero se hallan sus dueños, los señores de Soto Y b a r r a (D Ar- mando) ella María del Camino y Buiza. Marchó a París el distinguido diplomático cubano D Manuel Francisco Calvo y Broch, después de pasar en ésta temporada con sus próximos parientes los condes dé Tarifa. Se encuentra en Sevilla D Manuel M o riano. Regresó de San Sebastián D Francisco Villagrán y Abaurrea. E n Málaga, y en la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, han contraído matrimonio la encantadora señorita Blanca Sandoval y Martín, sobrina de los marqueses de Sandoval, con D Rafael Chacorís y Aserjsio, de distinguida familia. Se encuentra en Jerez de la Fronteía el marqués de l a Lliseda. E n l a A c a d e m i a Española Sesión ordinaria M a d r i d Anoche celebró sesión l a A c a demia Española, bajo la presidencia del jefe del Estado, y a propuesta de éste se examinaron y aprobaron los siguientes vocablos: guarda habilitado hallazgo y h a i tiano E l conde de las Navas exhumó una papeleta de Gustavo Bécquer, sobre la palabra alharaca en un sentido arquitectónico y fué aprobada. Varios sucesos A r u n a a n c i a n a se l e i n c e n d i a n las ropas y muere abrasada M a d r i d A y e r cuando se hallaba en su casa de Tetuán de las Victorias, calle de T o rrijos número 18, l a anciana María Jiménez Martínez, de sesenta y siete años, tuvo l a desgracia de que se le prendieran fuego a las ropas que vestía. Con l a anciana se hallaban dos nieticillas suyas, menores de cinco años, las cuales comenzaron a dar gritos de angustia. Acudieron entonces varios vecinos, así como el padre de las niñas, yerno de l a víctima, quien vio, horrorizado, al penetrar en la cocina el cuerpo de su madre política en el suelo y pasto de las llamas. José Ángel Iglesias, que así se llama el yerno de María. se quitó rápidamente l a
 // Cambio Nodo4-Sevilla