Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El grupo parlamentario aragonés. veo. que todo era literatura, -por ¿feer tttie qü ¡en sé erhocipriaba h lo pagano íiítre ias columnas dé E! Partenók, no podía conmoverse a lo cristiano entre los xip eses de piedra de una iglesia gótica. Yo é que todo es compatible, y, como te iba diciendo, mi cuerpo no es. mi alma, y te tonfiesO que ahora, que voy á desprenderme de mi cuerpo le he perdido odo el amor que le tenía, y en. el caso. de que en mi cuerpo quedase algo de la divinidad de m f alma, y digo divinidad en su recto sentido de eternidad, no será la: tierra la que lo consagre, sino mi cuerpo á ella por haber, muerto en el seno de la Iglesia. Que lleven donde quieran mis despojos, que, si reposan en un cementerio laico, serán en tcdo caso los otros muertos los que, dejen sus tumbas i n dignados de mi intromisión en Una tierra que mis huesos hicieron sagrada y bajo la cual otros huesos laicos no querrán descansar. Confieso que me asustó la exaltación de mi amigo, que. ya levantaba la voz, y no advertí que con ella le volvía la salud. ¡Calla, calla, que tendré- que llamar al tura otra vez y reconciliarte! Pero él repuso con más calma: -N o no creas que estoy loco. Estoy alegre, no- sé por q u é me siento revivir; pero no estoy loco, Deja que eso lo piensen y lo; digan Jos otros, mis amigos laicos, a quienes no odio, que, a fuer- de compasivos, por no manchar mi memoria, argumenta arios diputados. de las tres provincias aragonesas se reunieron en comida íntima, y, r á n con la falta de mi razón obscurecida ntre otras cuestiones tratadas, acordaron constituir un grupo aragonés para) la defensa la agonía. S i lo dijeran. tú no les llepor y fomento de tíos intereses generales y de cuanto afecte at progreso de Aragón. ves la contraria. A lo mejor... M i enemi (Foto Zcgrí. ga fué siempre la r a z ó n una razón práctica, utilitaria, materialista y orgu. llosa; acaso convenga perder esa r a z ó n p a r a que el corazón tenga todas sus razones que la raritual, vjngo a r o j a r a l S r errouk que el propósito de aparecer todo lo humilde zón no entiende. devuelva eL culto, a los asilos de ancianitos que. conviene a mis palabras sin autoridad. Dicho esto calló un punto, y. luego maincurables pr a m o r á la libertad de concien- Se moría mi pobre amigo, hombre honnifestó que tenía ganas de comer. Total, ciá, promulgada en h Constitución y que rado y sin religión, que toda su vida habíaque tm amigo está, ya bueno. Esta m a ñ a no respeta el fanatismo ateo. me dicho que no creía en Dios, oor más que na, último día del a ñ o hemos ido a misa, obrase como, si creyera, y me pidió de pronjuntos. Y no está loco. N o es un pensador, to un cura que le administrase los últimos SOFÍA C A S A N O V A n un teóloo- o. ni un filósofo, ni un artista, sacramentos. Debió de ser muy grande mi ni u n político; es un buen hombre, nada expresión de asombro- -en el fondo, alegría más. Y cuerdo, absolutamente cuerdo, ¡mi de verle convertido- -cuando- él. temeroso de palabra- de honor! quei- le replicara, me selló los labios con gesto y a d e m á n FELIPE S A S S O N E- -N o no me digas nada... Se moría, un buen amigo- -Pero si yo... U n momento: pobre de pensamiento- -na- -Calla, te lo ruego; no me digas nada, da digo dé ideas, pues ya mucho repetí que y, sobre todo, no por afearme mi mala conno las tengo- -de nii entrar en algunas ca- ducta anterior, me afees la buena de ahora, sas, cié mis. fugaces estancias eñ la tertulia y te burles de mi contrición, que mal puede del café y de mi andar por esas calles, sueparecerte tardía cuando a Dios no se lo palo llevarme al retiro de mi morada el rerece, achacándola a un miedo que a mí no Hace días, hojeando una revista ilustracuerdo de ajenas reflexiones que luego, a me iavergüenz a, porque es santo temor de da norteamericana, mi vista se detuvo ante solas, mezclo y edulcoro en el mortero de mi alma que antes de escapárseme por la una plana de anuncios dedicada a nuestro mi sensibilidad para servirlas en el plato boca, como, psique, la mariposa de los griepaís. E n ella había una serie de admirables de mis crónicas, como de propias invención gos ha visto en la claridad del cielo su cafotografías, hechas con arte y buen gusto, y confección. Ñ o me duelen prendas y así mino de Damasco. Serías un mal cristiano de diversos paisajes, monumentos y- ciudame place confesar cómo pienso de lo que si tal hicieses. Para ti mi conversión es des españolas, Y todo ello bajo eljflamanleo y oigo- -también cuando pienso lo concomo una victoria, y sólo puedes regocijarte te encabezamiento: ¡V i s i t a d E s p a ñ a! ¡N o trario de lo que, por. herirme. el gusto, susde ella, sin que. pudiera justificar tu mofa, dejéis de conocer la tierra del Sol v cié la citó mi rebeldía mental- -y mucho m á s me ni aun el pensar que con escarnecer mi i n- alegría; inspiradora de rom- ínticas evocaconviene declararlo ahora cuando no. quiconsecuencia, contribuías a. que. otros se ciones l siera que al. recoger las confidencias de; un arrépentiesen en plena vida como yo ahoBien por la Oficina Internacional del amigo moribundo, cuyo nombre callo, viese ra en trance de muerte. Turismo, pensé. Pero desgraciadamente la nadie alusiones personales con referencia Callé, y, cuando ya satisfice los deseos amarga realidad se complace a menudo, en a determinado acaecimiento triste y actual. de mi amigo, a ú n hube de indicarle cómo desvanecer leyendas y en disipar los entue- Cuanto riii amigo me dijo- -y yo sólo me l i le convenía firmar un volante de los que ños tentadores de nuestra imaginación. Y mité a escucharle- -podrá tener cierta actuadaban en l a parroquia en, que constase su la tierra del S o l aquéllos (lías, parecía lidad por él ambiente en que vamos viviendeseo de tener sepultura eclesiástica; pero una sucursal del Polo Norte donde solo pudo, que es ir muriendo también, porque v i al hombre le pareció superflua mi adverdieran vivir a gusto los esquimales y los vir es consumir la vida, pero no glosa ni tencia y suficiente haber confesado y coosos blancos. Mas. por si fuera poco este comenta suceso alguno y a mí ha de sermulgado para que, con el. testimonio del contratiempo; la Prensa nacional v extranvirme de norma futura- -actual sólo e n m i cura, se supiera y respetase su voluntad. jera venía a contrarrestar tan halagüeña actualidad- -y acaso a los lectores que sienInsistí yo en mis temores: porfió él, y así propaganda con sus emocionantes noticias tan como yo v a ú n a los que piensen todo hubo de reolicarrne al final: y relatos... ¡L a huelga general revolucionalo contrario. N i unos ni otros han de juzria en toda E s p a ñ a! E l anarcosindicalismo- -S i no basta el hecho de haber recibigar torcidamente la ligereza del tono con libertario amenazando alzarse sobre las do los santos sacramentos en uso de mi voque me expreso, fruto de mi afán de escriruinas de esta absurda sociedad capitalisluntad y razón, tampoco servirá mi firma. bir igual que, hablo, que me parece lo más ta y burguesa, que aún se resiste a dejar Pero en resumidas cuentas a mí no me inhonesto v natural y, por. natural v honesto, paso al progreso. Y todo ello amenizado con quieta pensar lo que hayan de hacer con trias difícil, y ntijnca piensen que tomo a mis restos. -y no quieras descubrir en esto, bombas, explosiones, muertos, heridos, desbroma el terna, sino más bien que me burlo carrilamientos, incendios y otros diversos ni en algo q e pudiera decir a pesar mío, de mí mismo, y al huir de una seriedad rezago alguno ví- lunfar o de mi laicirmn- o. números del trágico programa de variedagrave, encopetada y engolada, lo hago con des proyectado de antemano. mejor, de mi ateísmo de ayer. Ahora bien, 1 IU N BUEN HOMBRE! ¿ATRACCIÓN DEL TURISMO? 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla