Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 17 D E E N E R O D E 1934. NUMERO S U E L T O 10 C E N T S REDACCIÓN: P R A D O J E S A N S E B A S T I A N S U S C R I P C I O N E S I DIARIO ILUSTRADO. AÑO TRIGÉSIMO. NUMERO 9.572 A N U N C I O S M U S O Z O L J V E C E R C A N A A TETÜAN, SEVILLA LAS D E R E C H A S Y E L GOBIERNO 1 EL CASO C A L V O TELO SO- Publicamos a continuación con mucho gusN o descubrimos ningún secreto n i cometo la carta abierta que el diputado a Cortes temos ninguna indiscreción al recoger y coD. Honorio Maura dirige a los jefes de las mentar las impresiones de los Círculos polícuatro minorías de derechas del Parlamento, ticos acerca de la extraña actitud de las dey queremos ponerle na apostilla que, por rechas y de las. derivaciones que puede tehoy, lia de concretarse al tema palpitante ner en la situación parlamentaria y política. del día, de entre varios que plantea el señor Se está preguntando qué hacen y para qué Maura; a saber, al caso de Calvo Sotelo. sirven, a qué han venido, cómo responden al lenguaje brioso con que las envió el suEs, en verdad, escandalosa la reiterada- difragio, y por qué se resignan a borrarse en lación que se viene dando por. parte del Gouna táctica de pasividad y en la abdicación. bierno al planteamiento y resolución de. lo H a y malestar, falta de satisfacción interior que, en lenguaje parlamentario, se. llama entre los diputados de estas minorías; v el capacidad del Sr. Calvo Sotelo, para ser descontenta es más agudo fuera de las Corproclamado diputado a Cortes. El respeto tes, en el ámbito de la opinión derechista. al sufragio y el acatamiento a sus designios residían reiteradamente burlados a. cada nueNadie les ha pedido una gestión belicosa. va demora que el arbitrio ministerial va inP o r el contrario, se les aprueba y se les geniando para retrasar el instante de un reaplaude la política de sostén a que se han conocimento pleno y solemne de la. voluncomprometido, con generosa espontaneidad, tad popular, con respecto al Sr. Calvo Soy por supuesto, con toda justificación para telo. Fué éste, en efecto, elegido por abruel programa de un Gobierno que, además de madoras y clamorosas mayorías en cuantas no tener otra razón de existir que el proocasiones se presentó su candidatura en cualgrama, tampoco tiene otros medios de vida quier comido. Después de haber sido electo que. el apoyo de las derechas. N o se olvide, diputado por Orense, en las Constituyentes, porque es- antecedente capital del tema, -que mucho ¡antes de que existieran el Gobierno sin que aquellas Cortes del odio y del sectarismo le admitieran en su seno, fué impuesta, la actual y l a actual formación parlamentaria condena consabida por el consabido Tribude las derechas, el Sr. L e r r o u x y su partido nal político, emanado de. la comisión, de Respromovieron l a campaña de oposición y obsponsabilidades. Y las repetidas elecciones trucción a l a demagogia y la política de del ilustre ex ministro para el Tribunal de pacificación y de reparaciones. Garantías Constitucionales y para la, diQue luego ha venido a ser un mandato putación a Cortes por Coruña y por Orense de la voluntad nacional, y que por esta r a han venido caracterizadas, dijérase que inzón, por ser un decreto que viene de las flamadas por la protesta, contra la condena urnas, no reza sólo con el Gobierno, por misma, aparte de las lógicas sugestiones de sus compromisos muy anteriores; n i sólo adhesión, que en los millares y millares de con las derechas, por laTlealtad que deben votantes despertaban los méritos bien proal acatamiento, o siquiera la tolerancia de bados del. gran político y gobernante. Sólo l ú e deberían ser suyas y que no son un así, acumulando incentivos de positivo ferempeño caprichoso n i una improvisación de for y de protesta negativa, puede repetirse los partidos en que se apoya. Plaquea, dócil el caso, repetido por tres veces en Calvo Soa la ipresión humillante de los que siguen telo, de esas mayorías, sin precedentes. En hostilizándolo, y se entretiene en dilaciones las elecciones del IO de noviembre el ex y evasivas, a costa de las derechas, con ministro de Hacienda ha logra- do cerca de abuso de l a blandura que les ha notado y medio millón de sufragios. ¿Dónde está en sometiéndolas en alguna ocasión a cesiones el Parlamento actual, ni en ninguno de los muy enojosas, como si, sobre el apoyo con precedentes en España, quien pueda comque voluntariamente le asisten, le debieran parar la autenticidad de su representación también una disciplina de hierro. con la que señala el exponente de semejante A l Gobierno le obligan tanto como a las cifra? derechas los móviles de prudencia y patrioPues a toda, esa legítima y avasalladora tismo a que obedece la política de sostén. fuerza democrática con que Calvo Sotelo N o han de ser las derechas las que lo ponviene impulsado hasta el Parlamento, el Gogan todo en el acuerdo, n i pueden ya perbierno opone, ¿qué? argucias leguleyos, es- sistir sin anularse en una situación tan descrúpulos insinceros y argumentos especiosos, airada. cuya falacia moral está rebatida por la sig ¿Qué puede pasar, después de todo, si nificación misma del sufragio, que ha dado ¡reaccionan contra el descrédito? Vuela por dos actas a Calvo Sotelo precisamente- -coahí la increíble amenaza de un golpe de mo antes decimos- -para subrayar la protesta Estado, que eso sería la disolución de las contra la causa que ahora se alega como imCortes, con las repercusiones consiguientes pedimento de su proclamación como diputado. en el interior y con la más dolorosa resoEl caso Calvo Sotelo se vuelve así contra nancia en el exterior. Pues, aun así, no es quien, coino el Gobierno actual, lo convierte cosa de que las derechas se dejen destrozar, en una cuestión política, al poner semejante por el gusto de ahorrarle al régimen violenempeño en que el ilustre ex ministro ocupe cias y abusos de Poder. su escaño. Y se vuelve contra el Parlamento de un régimen que blasona de democrático, y que hace tan poca estimación de lo que han votado cerca de medio millón de ciudadanos. Antonio Goicoechea y D Tomás Pomínguez Arévalo. M u y señores míos y queridos compañeros L o que viene ocurriendo en el P a r l a mento con motivo de la amnistía, de la discusión del acta de los señores Calvo Sotelo y Benjumea, entre otros asuntos que interesan a la derecha española, en general, sin distinción de matices, no tiene nombre. Somos muchos los diputados, personalmente insignificantes, pero con una representación nacional, tan respetable como cualquier otra, que hemos procurado tener paciencia y hemos hecho verdaderos esfuerzos por creer; en la buena fe y en la sinceridad de las promesas del Gobierno respecto a estos asuntos. L o s días pasan, y no sólo no se resuelve nada, sino que todo se demora y se complica. Las promesas resultan sarcásticas a fuerza de no cumplirse. Hablando en castellano, estamos haciendo el ridículo, no sólo ante el país, sino, lo que es más grave, artte nuestras conciencias. Los motivos de índole política que aconsejaban calma y prudencia, han sido atendidos con innegable calma y se ha derrochado la prudencia. Pero todo tiene un límite. Y o el más modesto de todos los diputados de derecha, les ruego a todos ustedes que deliberen sobre este asunto con toda urgencia y piensen en la responsabilidad enorme que contraen ante el país y ante la opinión, que nos eligió, si no abandonan ya de una vez para siempre los caminos pacíficos y conciliadores, para actuar con toda energía dentro de la legalidad, a menos que el Gobierno empiece a cumplir sus promesas de una manera loable y decidida. Ocurra lo que ocurra, porque por malo que sea lo que venga, no podrá ser peor que este envilecimiento lento, pero seguro, de una masa de diputados que. fué unas semanas las ilusiones de media España. Y perdonen todos ustedes esta iniciativa, que sale del corazón de su afectísimo y seguro servidor, Honorio Maura. LA Y SI T U A C 1 O N POLÍTICA PARLAMENTARIA dicta- E l G o b i e r n o acuerda aplaz a r Ja d i s c u s i ó n d e l tre ex ministro Sotelo La decisión causa lamentable efecto entre las derechas m e n d e c a p a c i d a d d e l lusSr. Calvo Carta abierta Madrid- 17. Señores, D José María G i l Robles, D José Martínez de Yelascp, don Madrid. Como se sabe, figuraba en el orden del día desde hace algún tiempo ei dictamen de la comisión de Actas, aprobatorio de la del Sr. Calvo Sotelo. L a discusión de este dictamen ha sufrido aplazamientos continuos, hasta el punto de que terminado el examen de las actas hace más de una semana, todavía quedaba pendiente. A l fin, se. dio la. fecha del miércoles para su estadio en el salón de sesiones.
 // Cambio Nodo4-Sevilla