Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
K B C. MIÉRCOLES 17 D E E N E R O D E 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G i6. L o s señores G i l Robles, Goicoechea y conHe de V a l k l l a n o tan pronto como supieron que el presidente del Consejo había llegado a l a Cámara en l a tarde de ayer, tuvieron un. breve cambio de impresiones en el despacho de vicepresidentes, que está cercano al. despacho del jefe del Gobierno. Allí acordaron que el Sr. G i l Robles entrara a visitar a D Alejandro L e r r o u x y le preguntara si el dictamen relativo al. acta del Sr, Calvo ¡Sotelo iba en efecto a discutirse en la sesión de hoy. L a conferencia de los señores L e r r o u x y ¡Gil Robles se prolongó, una media hora. T a n pronto como salieron del despacho de ¡vicepresidentes los señores G i l Robles, Goicoechea y conde de Vallellano, los periodistas quisieron saber el motivo de la conferencia, pero no lo lograron. L o s representantes de las fuerzas de derechas se negaron terminantemente a decir el motivo de la conversación. Tampoco fueron muy afortunados los i n iormadores cuando interrogaron al Sr. L e rroux. Este les dijo que había cambiado con el Sr. G i l Robles muy pocas palabras Sobre un asunto del orden del día; y como pus interlocutores le preguntaran concretamente si l a conversación se había referido a las actas de los señores Calvo Sotelo. y ¡March, contestó que le era imposible decir na palabra sobre el tema de la conferencia. E n vista de l a negativa del jefe del Gobierno, los informadores, pidieron al S r G i l Robles que les aclarase el motivo de su conferencia con el Sr. Lerroux. -N a d a señores; un cambio de impresiones sobre el trabajo parlamentario de la gemana. -1 Pero no se ha tratado del acta del sepor Calvo Sotelo? -H e m o s hablado de varias cosas y entre fellas de esta. -P e r o después de esa entrevista con el Ijefe del Gobierno ha celebrado usted otra con los Sres. Goicoechea y Vallellano. -E x a c t o También he hablado con ellos del trabajo parlamentario de la. semana y les he dicho además que podría suceder que el presidente de las Cortes aplazara la discusión del acta del Sr. Calvo Sotelo. ¿Y qué impresión les ha producido la noticia? -S e han dado por notificados, lo mismo que yo. -D e amnistía, ¿ha tratado usted algo con 1 Sr. Lerroux? 1- -N o E s o sigue sus pasos. ¿Y qué motivos alega el presidente del Consejo para aplazar el examen del dictamen sobre el acta del Sr. Calvo Sotelo? -E l acumulamiento de cosas y la necesidad de buscar un momento adecuado- -terminó diciendo el Sr. G i l Robles. Poco después era del dominio público en la Cámara que el Gobierno se negaba terminantemente a l a discusión del dictamen de capacidad del Sr. Calvo Sotelo mientras no se cumpliesen determinados requisitos. L a noticia causó entre las derechas un deplorable efecto. 1 ñor Lerroux, podría capacitarle para el ejercicio del cargo de diputado. Alegó el presidente del Consejo que no. había precedente alguno en la historia parlamentaria que abonara la aprobación de un dictamen de capacidad como el del S r Calvo Sotelo. E n el caso de los dirigentes de la huelga revolucionaria del año 17, que se alega, poniéndolo en parangón con el del Sr. Calvo Sotelo, la situación era distinta, a juicio del Sr. L e rroux. Entonces los dirigentes socialistas fueron objeto de una amnistía otorgada por el Gobierno de D Antonio Maura, y sólo después de promulgar esa ley ocuparon sus escaños en el Congreso. Pero si esto no es bastante- -parece ser que agregó el Sr. L e r r o u x- mí mismo caso puede servir de ejemplo. Y o fui condenado, y me encontraba en rebeldía cuando fui elegido diputado a Cortes; y el presidente del Consejo de ministros, a la sazón que era D Antonio Maura, se opuso a que yo ejerciera mi cargo. A juicio, pues, del Sr. L e r r o u x no era posible aprobar el dictamen de capacidad del acta del Sr. Calvo Sotelo, sin que previamente sea indultado o se. dicte una amnistía general. E l Sr. G i l Robles, a pesar de los razonamientos en contra que adujo, no pudo convencer al Sr. Lerroux, y notificó a los señores Goicoechea y Vallellano el resultado de la entrevista. r norias, la de Renovación Española y lá Tradicionalista, para adoptar las determinaciones que estimen oportunas. L a comisión de Incompatibilidades dio ayer dictamen favorable en el acta del señor March. Este dictamen será discutido en la tarde de hoy. Quedan en el orden del día, pero aplazados por orden del Gobierno, los dictámenes relativos a D. Rafael Benjumea, conde de Guadalhoree, que es de compatibilidad, y el del Sr. Calvo Sotelo, que, como se sabe, es de capacidad para ejercer el cargo de diputado. A y e r quedó elegida Ja comisión de R e s p o n s a b i l i d a d e s que h o y se constituirá L a Cámara eligió ayer la comisión de Responsabilidades, que quedó- formada por los siguientes señores: Sánchez Miranda, Casanueva, P. üjo! Bosch, Marín y Salmón, de la minoría popular agraria; Rey Mora, Pascual, Cordero, Vélez, Sans Blanco y Blanco Torres, r a dicales; Jiménez Asúa, Manso, Menéndcz y Ramos Acosta, socialistas; Lazcano y R o mero, radicales agrarios; conde de Vallellano, de Renovación Española; Lamamié de Clairac, tradicionalista; Paiet, de Esquerra Republicana; Sola Cañizares, de la L l i g a Regionalista; Muñoz de Diego, de izquierdas, y H o r n vasco. Fué preguntado por los periodistas el señor M t u r a acercar del diputado de s minaría qué habría de ser designado para formar parte de esta Comisión, y el jefe de l a- m i noría republicana conservadora contestó: -Y o no mando a ninguno de los míos para que forme parte de una: Comisión anticonstitucional. L a Comisión se reunirá hoy, a las tres y media de la tarde, para constituirse. Seguramente se planteará en el acto el problema de si la Comisión debe enviar i n mediatamente a los Tribunales de Justicia todos los asuntos y papeles que provienen de la comisión de Responsabilidades de las Cortes Constituyentes. E l asunto lo planteará el Sr. Casanueva, de la minoría popular agraria. ¿Qué había sucedido en la entrevista de os Sres. L e r r o u x y G i l Robles? D e los comentarios que se hicieron en la Cámara por los amigos de les Sres. Goicoechea y conde de Rodezno se puede colegir el sentido de la conversación mantenida entre el presidente del Consejo y el jefe de la minoría popular agraria. Parece ser que el Sr. Lerroux hizo constar que el Gobierno había tomado el acuerdo de oponerse a la discusión del dictamen tíe capacidad del Sr. Calvo Sotelo, por entender que ese señor está condenado por la comisión de Responsabilidades de las Cortes constituyentes, y además está en rebeldía. Sólo un indulto o una amnistía, según el se- Reflejamos exactamente la impresión que l a noticia produjo en los diputados tradicionalistas y de Renovación Española y aun en otros de las restantes minorías de derechas, y decimos que fué desastrosa. Entendían que. el diputado elegido en España con mayor número de votos no podía ejercer su cargo, porque aún actuaba sobre este Gobierno y parte de las Cortes actuales el fantasma de l a comisión de Responsabilidades de las Cortes Constituyentes. Añadían que no vaiia la pena de que la opinión pública en las pasadas elecciones hubiera manifestado su repulsa definitiva contra la política de las Cortes anteriores, si n i siquiera se podía establecer en este Parlamento ün principio de justicia, desconocido y negado con el sectarismo político. Hablamos con el jefe de Renovación E s- pañola, Sr. Goicoechea. Nos dijo que a su entender, el Sr. L e r r o u x había olvidado lo que ocurrió durante el Gobierno del Sr. M a u ra con su acta de diputado. E l Sr. M a u r a no se negó entonces a que el Sr. Lerroux, que estaba condenado y en rebeldía, ejerciera el Cargo de diputado. L o que dijo fué que era trámite previo qué el Sr. L e r r o u x se presentara en España y entonces sería indultado y ¡podría ocupar su escaño del Congreso, cosa a la que el Sr. L e r r o u x se había referido ea su conversación con el Sr. G i l Robles. S i el Sr. L e r r o u x invoca su caso como presidente, debe mantenerlo con todas sus consecuencias. Y su caso fué ese; que nadie se opuso a que ejerciera su cargo de d i putado siempre que cumpliera el requisito de venir a España para que desapareciera el estado de rebeldía en que se encontraba. Mientras hablábamos con el Sr. Goicoechea acudieron algunos diputados de derechas para pedirle que planteara hoy mismo el asunto en el salón de sesiones. -N o contestó. Y o mañana visitaré al señor Lerroux, acompañado del jefe tradicionalista, conde de Rodezno. L e expondremos nuestros razonamientos y veremos qué contestación nos da. De ella ha de depender nuestra actuación en el salón de sesiones, porque yo creo además que en un debate se pudiera llegar a una solución de concordia. Según nuestras impresiones, después de la visita que hoy han de hacer al Sr. L e rroux en la Cámara los señores Goicoechea y conde de Rodezno, se reunirán ambas mi- E l resultado de las elecciones en Cataluña aconseja una política de conciliación, en opinión del señor Ventosa Ayer tarde fué saludado el Sr. Ventosa por los periodistas. Estos preguntaron al d i putado de la L l i g a su impi- esión acerca del resultado de las elecciones municipales de Cataluña. E l Sr. Ventosa contestó: -Haciendo caso omiso de las coacciones, abusos y desmanes e ectceales que habrán podido influir en unos centenares más o menos de votos, mi impresión personal sobre el resultado de estas elecciones es el de que se han puesto de manifiesto en Cataluña no dos partidos políticos, porque entonces tendría más importancia el nuestro, sino dos tendencias: una, izquierdista, y otra, derechista. Como el número de votos de una y otra tendencia puede equipararse, puesto que hay muy escasa diferencia entre los de una y otra ideología, cualquier persona di buen sentido sacará la impresión de que se hace precisa una política de concordia, de conciliación. Pues lo que no puede darse es que el partido que sacó unos cuantos votos más trate de imponer su política a todos! os demás H a y pues, que hacer una política totalitaria, una política para todos que es precisamente lo que nosotros venimos defendiendo desde hace tiempo. JJn periodista preguntó cuál sería la actl r
 // Cambio Nodo4-Sevilla