Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BC JUEVES 18 D E E N E R O D E 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 23. LA CONTRIBUCIÓN SOBRE LA RENTA GENERAL Madrid. E l subsecretario de Hacienda, D José de L a r a facilitó a la Prensa, por encargo del ministro, la siguiente nota: P a r a vencer las resistencias que la realidad opone a la ejecución de toda reforma fiscal, muy fuertes en el caso de que se trata, por l a honda renovación que inicia en el sistema tributario español la contribución general sobre la renta, se ha trabajado tenazmente en la implantación de este recurso de los Presupuestos del Estado. A las dificultades inherentes a todo impuesto de carácter personal se han sumado las derivadas del poco tiempo disponible, en relación con el necesario, para ponerlo en marcha en el ejercicio económico de 1933, después de orgianizar difundir e impulsar luego en los organismos provinciales de Hacienda un sistema de gestión del nuevo tributo. Aumentaban las dificultades de la empresa l a perentoriedad de los plazos para la presentación de las declaraciones en el dicho ejercicio, que hubieron de ser ampliados, y l a escasez del personal de que se disponía para servicio tan complejo y delicado, en el que, por cierto, hay que atender, como uno de los principales cometidos, al asesoramien to del contribuyente. P o r tratarse, precisamente, de un impuesto de carácter personal, las bases imponibles 110 radican sólo en la provincia del domicilio del contribuyente, sino que en muchos casos hállanse diseminadas en varias. E l l o origina l a necesidad de acumular los rendimientos que cada uno obtenga en todo el territorio nacional. P a r a lograrlo, ha sido preciso montar ficheros en las Delegaciones de Hacienda, que, debidamente conectados entre sí, y todos ellos con el Central de Madrid, garanticen, por adición de los rendimientos dispersos, l a integración de cuotas exigibles. E l funcionamiento regular de estos instrumentos de trabajo se ha logrado, en general, así como el de otros elementos necesarios para la exacción del tributo. Presentadas con el retraso inevitable las declaraciones de los presuntos contribuyentes, se han acumulado, como no podía menos de suceder, en fin de ejercicio, los trabajos de liquidación provisional de las cuotas correspondientes a 1933. A pesar de la falta notoria de tiempo para efectuar las comprobaciones administrativas- -que la ley dispone- -de los datos contenidos en aquellas declaraciones con los que constan en los do, cumentos cobratorios de contribuciones d i rectas, no se ha querido prescindir del examen de tales documentos, a fin de captar todos los rendimientos que han de tenerse en cuenta para fijar las bases imponibles, i E l término inmediato del ejercicio acaso hubiera justificado el prescindir de las men. cionadas comprobaciones administrativas y anticipar la labor de los inspectores. E s presumible que, de haberse autorizado la actua ción inspectora inmediata a la presentación de las declaraciones, se hubieran obtenido resultados más brillantes en orden a la ele vación de cuotas; pero tal procedimiento, además de dejar en olvido preceptos de la ley, hubiera estado en desacuerdo con el propósito ministerial, que fué hecho público oportunamente, de que en la implantación de la contribución general sobre la renta se guardarían las mayores consideraciones posibles a los contribuyentes, en período de aprendizaje de sus deberes fiscales. L a aludida acumulación de liquidaciones en las postrimerías del año 1933, ocasionada por las causas ya expuestas, ha. impedido I 2 que el importe de muchas cuotas se recaudara en ese ejercicio, desluciendo la cifra total de ingresos, que ha llegado, en núme ros redondos, a diez millones de pesetas. De J esas cuotas que han dejado de ingresarse en i Caja, y que suman en total pesetas 1.133.927. i corresponden a cuotas liquidadas pendientes I de exacción pesetas 266.608, y a declarado- nes pendientes de liquidación pesetas 870.319, éstas casi exclusivamente de las provincias Vascongadas y Navarra. E s seguro que el trabajo de la Inspección, especialmente organizado para lograr su tomplefla eficacia, habrá de elevar imuchas de las cuotas liquidadas provisionalmente, y descubrir otras, aumentando así el rendimiento total de la Contribución j; erieral sobre la i e r ra correspondiente al ejercicio de 1933, año de su implantación completa lograda en un espacio de tiempo notoriamente desproporcionado, por lo insuficiente, a la complejidad de la nueva exacción. E l l o se ha logrado por el esfuerzo entusiástico y perseverante de funcionarios de la Administración central y de la provincial, sin otro gasto, casi, que el pequeñísimo que ha originado la adquisición de ficheros, equipos de fichas, libros, registros- padrones y de- más instrumentos de trabajo. N o es aventurado esperar qne en el año 1334, sin agobios de tiempo, normalmente aplicados la ley y sus preceptos complementarios, y las compenetrados los contribuyentes y los agentes de la Administración, la Contribución general sobre la renta obtenga pleno desenvolvimiento como fuente de ingresos para el Tesoro público. EN PODER D E L A BRIHAN AUTORES DE GADA CAÍDO SOCIAL LOS DEL ATRACO A U N ESTABLECÍ MI E N T O LA C A L L E LICTORES AGASAJO DE PRENSA AUN E F E DE TALLERES ESPAÑOLA Madrid. E n un restaurante céntrico se celebró el domingo último un agasajo en honor de D Alfredo González del Río, uno de los jefes de nuestros talleres, con motivo del X X V aniversario de su ingreso al servicio de la Empresa. U n numeroso grupo de operarios y empleados de esta casa quiso así testimoniar al Sr. González del Río su afecto y su simpatía, forjados a lo largo de tantos años de convivencia en la labor cotidiana. Tras unas breves palabras de ofrecimiento del homenaje, pronunciadas por el señor Barduena, administrador industrial, habló D Fernando L u c a de Tena, vicepresidente del Consejo de Administración de Prensa Española y director de Blanco y Negro, que en sentidas y elocuentes frases acertó a d i bujar la silueta moral del agasajado, ensalzando los méritos y las condiciones de laboriosidad y adhesión leal que en él concurren y que le han granjeado el cariño y el aprecio, no sólo de sus compañeros, sino de todos los elementos directivos, que saben estimarlos en su justo vólor. E l Sr. González del Río, hondamente emocionado, expresó, por mediación de su hermano D Domingo, allí presente, su agradecimiento a todos por esta demostración de afecto que se le tributaba, y terminó dedicando un recuerdo de cariño y respeto a la memoria de nuestro fundador, D. Torcuato Luca de Tena. Durante el acto, que resultó altamente simpático, reinó la ma 3 or cordialidad entre todos los concurrentes. lea Vd. BLANCO Y NEGRO es la mejor de las revistas Desde que se cometieron los atracos a mano armada en los establecimientos de comestibles de la plaza de la Alfalfa y de calle Lictores, 23, la Brigada Social, compuesta por los agentes Sres. Sandino, Llanos y F e r nández, a las órdenes del comisario general, ha trabajado sin descanso hasta ver su labor coronada por el éxito. E n el día de ayer, los mencionados agentes detuvieron a cuatro individuos, a los cuales, el dependiente de calle Lictores y dueño dej establecimiento, reconocieron sin titubeos. Como dijimos en nuestra información del sábado, al mostrársele al atracado el álbum de maleantes, éste señaló como uno de los autores al que más tarde fué detenido y se llama Enrique Niebla Caballero. Pero se trataba de un caso de gran parecido y N i e bla quedó descartado del hecho. Sin embargo, esta detención orientó a la Policía por otros rumbos, que han dado romo resultado el esclarecimiento del suceso. Los detenidos se llaman José Muñoz L ó pez, de diecinueve años, de oficio metalúrgico; Enrique Vela Jiménez, también metalúrgico, de dieciocho años; Fernando Sánchez González, de veintiuno, de oficio alhamí, y José M i s a Almanza, de veintiuno, que trabaja en la madera. Según parece, los cuatro detenidos celebraron el pasado viernes una reunión en el Centro social a que pertenecen, donde acordaron dar el golpe al día siguiente, a saber: el sábado. Dicho día se reunieron en el prado de Santa Justa, provistos cada uno de un arma y salieron para poner en práctica sus planas. José Muñoz López, primero de los detenidos, que lo fué en su domicilio de calle Guadalupe número 8, parece que ha declarado que el asalto fué pensado por Enrique Vela, que fué el que les dirigió. Los restantes obedecieron sus órdenes. Agrega que estuvieron largo rato merodeando por aquellos alrededores, sin perder de vista la tienda de Martínez García, pues a la puerta se hallaba parado un camión, y cuando éste se marchó iniciaron el atraco. Dice que con facilidad, una vez en el establecimiento e intimidado el industrial, se apoderaron del metálico y de una cartera con billetes. Cometido el robo abandonaron la tienda y se dieron a la fuga por la puerta de Carmona, muro de los Navarros, calle Santiago a buscar calle Gerona, retirándose cada uno a su domicilio. A l día siguiente, domingo, volvieron a reunirse en la puerta de Osario, donde se repartieron el botín, correspondiendo a cada uno unas 250 pesetas. Todos los detenidos, en las declaraciones prestadas ante el juez de guardia que se constituyó en la Comisaría general, según tenemos entendido, parece que coinciden en que la cantidad sustraída no ascendía a la que el denunciante manifestó en el acto de hacer la denuncia. Los detenidos acusan a otro compañera el cual no tardará en caer en poder de ¡a Policía. E s creencia, aunque los detenidos lo niegan, que tambiúi sean éstos los autores del atraco cometido dias antes en el establecimiento de 2 a Alfalfa.
 // Cambio Nodo4-Sevilla