Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A t h l e t i c 6; O v i e d o 2 Bilbao 22. Más público que de costumbre, sin duda alguna atraído por la novedad de ver a Cilaurren de back. E l Athletic alinea a Blasco; Cilaurren, Castellano; P i c h i Muguerza, Roberto; L a fuente, Iraragorri, Bata, C h i r r i y Gorostiza. E l Oviedo a Flcrenzaj Caliche, Jesusín; Mugarra, Sirio, Chusle; Inciarte, Peto, Lángara, Herrerita y Lexo. E l Athletic tiene un comienzo impresionante, y a los dos minutos, en un centro de Gorositiza, marca Iraragorri el primer goal. Domina mucho el Athletic, que desarrolla un juego vistosísimo. E n el Oviedo hay gran movilidad, y Lángara amenaza de vez en cuando. Pero Cilaurren le quita el balón en dos ocasiones, de sumo cuidado. Se siguen con gran curiosidad todos los movimientos de Cilaurren, que cumple discretamente. L a delantera aíhlétka hace mucho juego y bombardea constantemente el goal asturiano; pero- Florenza, con más o menos estübj realiza grandes paradas. E l segundo goal del Athletic se produce á los 23 minutos en un cambio de juego de Iraragorri a Gorostiza, rematando éste de un modo fulminante. U n shot de Lafueníc da en el larguero y se produce, una r. ielée, en la que los artilleros bilbaínos se hinchan de disparar, sin resultado positivo. A los siete minutos del. segundo tiempo, en un comer contra el Athletic, Lángara obtiene el primer goal del Oviedo. Esto hace que el Athletic despierte un poco y desarrolla una labor en el ataque, que no hay modo de mejorarla. C h i r r i e Iraragorri realizan verdaderas maravillas. Es una locura de juego. U n tiro de C h i r r i pega en el poste. A los quince minutos, un shot de C h i r r i desde fuera del área, vale el tercer goal. Continúa el dominio athlético. C h i r r i Iraragorri, L a fuente, Gorostiza y Pichi recuerdan las grandes tardes del Athletic y doblan completamente al Oviedo, entre el entusiasmo delirante del pueblo soberano. S i n embargo, a veces, se rompe esa obra de maravilla, porque Bata, desafortunado en extremo, es una verdadera, nulidad, malogrando situaciones comprometidas para el Oviedo. Varios goals se perdieron por la labor del delantero centro, que en estos últimos partidos viene acusando un gran descenso de forma. H a y unas jugadas individuales de C h i r r i e Iraragorri, que hacen parecer San Mames una casa de locos. E l cuarto goal lo marca chirri en una de sus. jugadas maestras, en combinación con Gorostiza. V a n veinte m i nutos. Dqs minutos después, un comer contra el Athletic, aprovecha el Oviedo para hacer su segundo goal; remata Lángara, y Herrerita, junto a la misma línea, manda el balón a la red. E l quinto lo marca Lafuente a los treinta minutos. Y el sexto, en va comer tirado por Lafuente, remata de cabeza Roberto, pegando en el poste. Iraragorri recoge el balón y obtiene el goal. H a sido un gran partido, en el que el Athletic tuvo momentos felicísimos, y el Oviedo, sin desmayar un s Jo instante, supo también dejar una grata impresión. P i c h i Iraragorri, Chir r i y Lafuente destacaron en el Athletic; Blasco y Bata, en muy baja forma. Qué diremos hoy de la defensa Cilaurren? ¿Back? ¿Medio? ¿Y qué hacemos entonces de P i chi? E n el Oviedo, muy trabajadores los medios, destacando Mugarra. Los delanteros athléticos no dieron momento de reposo. E n el ataque, Lángara e Inciarte. Flcrenza defendió el marco heroicamente. U n a verdadera pena que el Oviedo no haya podido alinear su equipo completo. E l arbitro Casterlena muy discreti, to. SEGUNDA DIVISIÓN V I C T O R I A S O B R E E L 1 RUN E L ATHLETIC DE MADRID CONQUISTA E L P R I M E R L U G A R D E L A CLASIFICACIÓN E l S e v i l l a sufrió una segunda derrota en e ¡campo de Ja C o n d o m m a y el Alavés, en su campo, fué batido p o r el Osasuns Resultados de la segunda división Athletic M. -Irún Sporting Gijón- Celta Coruña- Sabadell Alavés- Osasuna Murcia- Sevilla Clasificación Athletic Sevilla Sporting Murcia Osasuna Celta Irún Goruña Sabadell Alavés 12 12 12 12 12 12. 12 12 11 11 8 6 6 6 6 5 3 4 2 1 3- 1 2- 0 2- 0 0- 2 2- 1 desentonar de los dos vkjos. Sobre todo e l ataque. N o cabe duda que eran cinco los de- lanteros del Irún, pero a nosotros nos parecieron muchos menos. U n poco el extremo derecho, pero todos sin idea de lo que es tirar a goal. E l primer tanto lo hicieron Elícegui, B u i ría y Mancisidor, con remate de éste en su propia meta. E l segundo fue de é. ie que al descender entró no se sabe por dónde. E l tanto del Irán quiso evitarlo Olaso; Pacheco también lo intentó, pero el balón 110 entró. E l tercero del Athletic fut decline, lo remató muy bien el rata. Apresurémonos a decir que como téimino cariñoso nada más. Precisamente él y Marín fueron los mejores. E s ya el Athletic muy probable campeón del grupo. Quisiéramos que lo fuera, porque en realidad se lo merece. Sus últimas actuaciones en Vallecas fueron flojas, pero no se las tomemos en cuenta. Pesaron más en la balanza todavía los rotundos éxito; de Sevilla y Coruña. -N. S. Athletic: Pacheco; Corral, Olaso; L o s a da, Ordóñez, R e y Marín, Buiría, Elícegui, Arocha- y Amunárriz. Irún: E m e r y A r z a Mancisidor; Lecuona, Gamborena, Peña; Castillo, Echerreta, Oyander, Sánchez Pascual y Sánchez Arana, Arana. J G B P. F C. P. 3 2 35 19 18 4 2 38 23 16 2 4 25 27 14 1 5 23 24 13 o 6 33 25 12 2 5 22 20 12 2 3 23 30 12 2 6 22 20 10 3 6 19 30 6 2 8 16 38 4 A t h l e t i c 3; Irún, 1 Madrid 22. Ayer volvió el Athletic a repetir su actuación deplorable contra el M u r c i a jugó en conjunto un mal partido, sin cohesión en sus líneas, sin orden, sin juego. Y volvió Elícegui a ser ese jugador torpe y ciego, con el cual nada puede ligar t n a vanguardia. Los medios también volvieron a ser como contra el Murcia, jugadores que no saben entregar un balón. Los bat. ks cumplieron sin grandes alardes ante unos atacantes ingenuos que no tenían de! tiro n i idea. Pacheco se Jieló tora la tarde. N i tuvo que intervenir apenas, pero le hallamos débil. Creemos que Guillermo en la actualidad llena mejor el puesto a poco que sé deje de excursiones. E n resumen, los athléticos hicieron una repetición casi con todo. Porque este partido se ganó; el otro, el del Murcia, se empató, y gracia. E n Irún, mientras ese pequeño gian medio centro vista la camiseta, habrá fútbol. E l viejo Gamborena, más chaval que nunca, dio en Vallecas todo un buen curso de lo que es jugar en e- e puesto. Los habrá más impetuosos, más enérgicos, pero quien sepa colocarse mejor, quien domine más en el terreno, quien temple y entregue balones al ataque, jio lo hay. E l fué todo el Irún, y puede decirse, estirando un poco el elogio, que él sólo jugó contra elAthletic. Pero no olvidemos a otio viejo que el domingo parecía una revelación: ¿Es ese Emery o su chico? N o es el chico, n o es Emery, que tuvo una tarde tan llena de aciertos que realmente nos dejó perplejos. Por arriba, por abajo, de un lado y de otro, Emery estuvo espléndido. Creíamos que no estaba ya para jugarse t i físico y que eso de sacar un balón de los pies de un contrario no entraba en sus buenos cálculos. Nos equivocábamos, cosa que queremos proclamar satisfechos por Emery y por su equipo. E l resto de los irunesej nada hizo por no M u r c i a 2; S e v i l l a 1 M u r c i a 22, 10 mañana. Este encuentro resultó emocionante y fué jugado durísimaínente. Los sevillanos emplearon toda clase de violencias, mostrándose Melcón débil con el juego brutal de Euskalduna y Deva. E l encuentro se llevó a un tren enorme, mostrándose el M u r c i a mucho más peligroso. L a primera parte terminó con empate a un goal, y la segunda fué de presión local constante, defendiéndose los sevillanos echando balones fuera. E l lleno a la hora de empezar era enorme, superando a todas las entradas de l a temporada. Los equipos se alinearon así Sevilla: E i z a g u i r r e Euskalduna, D e v a Alcázar, Segura, Fede; Tejada, Tache, Campana! Cortón y Caro. M u r c i a E l z o Garcerán, Calparsoro; M u ñoz, Palahi, G r i e r a Julio, Fere, Garreta, R o i g y Sornichero. E l Sevilla jugó con viento a favor en el primer tiempo, presionando al comienzo. Después reaccionó el grupo local, estando a punto de marcar después de una jugada emocionante, en la que Eizaguirre hizo una defensa desesperada. A los veinte minutos, el M u r c i a marcó su primer goal. Sornichero escapó, driblando a varios contrarios. Cuando, ceFca del marco, parecía que iba centrar, Eizaguirre se colocó en el centro de la meta, esperando el remate; pero fué el mismo Sornichero quien disparó un tiro cruzadísimo, entrando el balón segado al poste, MALA, t e a Y. BLANCO Y W m
 // Cambio Nodo4-Sevilla