Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC- EN BERLÍN Orden de amor y artesanía P a r i r á s con dolor. G a n a r á s el pan con el sudor de tu rostro. Toda la Historia U n i versal está en esto: en borrar, poco a poco, el pecado de origen. Antes, en el amanecer del Génesis, el mundo era cadencia y número. P o r el aire a ú n intacto, sin arrugas, iba un vuelo de arcángeles. E l batir de sus alas tenía rumor de música. I e cose tutte quante, ann orcline ira loro. Es que el S e ñ o r les había dato cuerda. Pero viene la culpa, la caída. Y con ella, el desorden, la confusión y el caos. E l verso se hace prosa, aquella melodía en la cual cada objeto era contada sílaba, se convierte en un ruido de todos los demonios. E l ritmo del puro ser, el sosiego del éxtasis, cuyo eco a ú n resuena, débil ya y ya, apagado, en alguna que otra frase de los diálogos platónicos, emigra a las alturas. Sólo ahí, des- ferrada en, el cielo, vive la ancha e ideal plenitud de las esencias. Y sólo quien se mete, como nuestros santos de A v i l a país de santos y cantos, en l a profunda caverna del sentido en la noche obscura del alma, logra oír el místico mensaje. Pero ésta es otra Historia. E s Historia Sagrada, y yo quería hablar de H i s t o r i a profana y secular, civil, aunque sepa muy bien que sin ciudad de Dios no hay vida política. Decía, pues, que no hay m á s civilidad, no hay más ciudadanía que la de i r borrando, poco a poco, el pecado de origen. H a y civilización en tanto hay un orden de labor y un ordo- amoris. E n la medida en que se dignifica el comercio del hombre con las cosas, y la relación directa, sentimental, de ser a ser. Ambas categorías van juntas. C a tegorías eternas. L o eterno femenino se llama amor. L o eterno masculino, la nobleza v i r i l se llama trabajo. S i en la tribu prehistórica la mujer es promiscuidad y el pan se gana con el hurto y el crimen, en la vida del Estado se purifica la sexualidad y la fatiga se hace arte. E l m á s grande estadista del mundo clásico- -Platón- -es aquel que exalta el amor puro y ordena las clases sociales en sindicato y gremio. Como San Agustín, en lucha ardiente con Pelagio, el Juan Jacobo Rousseau de aquellos tiempos. A través de Agustín llega el ordo amoris a la Edad Media. Edad Media. A m o r platónico y corporación sindicalista. Musa de Avignon, paladines y artesanos. Nunca el mundo vivió mas en la entraña de lo esencial, en un orden profundo, riguroso y meta- Los cadáveres de hs vkUttias del trimútór Emmüdr i áttks ée ta ceremonia en el ron expuestos eñ la Éstuetá Multa En la foto se reproducem aspecto de ta capitta ardiente instalada en dicho Centro. G ttMirf Potáis, estuvie- Él WúsUdó de los féretros desde la Escuela Militar al GtúMd Potáis para la ceremonia fúnebre. (Potos Vidal.
 // Cambio Nodo4-Sevilla