Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 25 D E E N E R O D E 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G ai. no; es materia jurisdiccional del P a i l a mentó. E l presidente del Consejo dice que la amnistía no es cosa de su bando, estinando qus es de la izquierda o de la derecha; pero ¿es que la amnistía interesa solamente a... las derechas? ¿Pero no ha sido la amnistía el programa electoral con que el partido radical se ha; presentado a las elecciones? L a amnistía formó parte del p r o g r a m a electoral de los radicales. E l caso del señor L e r r o u x en 1909 L a amnistía era una parte del programa de las derechas. E n el del partido radical lo es todo y representa la paz de los espíritus. E n un cartel de propaganda electoral se decía: E l partido radical es la amnistía (L a Cámara se ha ocupado totalmente. Recuerda que en 1909 fué elegido e señor Lerroux diputado por Barcelona; estaba procesado por un artículo publicado que, justo es decirlo, era la traducción exacta de otro publicado en Portugal por Guerra Junqueiro. Entonces Maura anticipó que el Sr. L e rroux sería inmediatamente indultado y que si no regresaba a España era por su voluntad. Esto no lo dice ahora el jefe de! G o bierno. Y o me apresuro a declarar que i a situación no es la misma hoy que en 1909, Pero yo digo que D Alejandro L e r r o u x que ocupa el Poder con toda dignidad no lo ejerce con mayor de la que ponía en sus actos el jefe del Gobierno de 1909. Pero hoy el indulto está regúlala v hace difícil la utilización de este camino. E l i n dulto compete hoy proponerle al Tribunal sentenciador y éste en el caso presente fué la Cámara extinguida. Poincaré, en 1904, se apresuró a poner en libertad al comunista Doriot, apenas fué elegido diputad E n 193. a fué la misma Cámara francesa la que exigió del Gobierno la libertad de otro comunista elegido diputado. Estima que el camino leal, franco y expedito es la libre voluntad de la Cámara, la cual debe declarar que un ciudadano, desde el momento que obtiene el acta da sus electores, queda, purgado de todos s s delitos políticos anteriores. Hace un estudio de lo que son Cámaras de Constituciones rígidas y de Constituciones flexibles. L a Constitución de España es del carácter rígido, porque debe regularse por la vía de la Constitución, salvándose las dudas con los hechos nacidos da la costumbre. E n 1909, el Sr. Alcalá Zamora, hoy presidente de la República, decía en un voto particular que la Cámara, al aprobar a u a diputado hace, en relación con sü capacidad, lo que en su desenvolvimiento formal hace al conceder o negar los suplicatorios. E n éstos, cuando se trata de un delito tomúr, se conceden y se deniegan cuando se trata de delitos políticos. (M u y bien. L a política es pasión y parcialidad v loa Tribunales todo lo contrario. Así que esto de los tribunales políticos hay que meditarlo. Existen en todos los países como el nuestro de Garantías Constitucionales; pero nu e ¿éste el caso; el tribunal político que iuz? ó al Sr. Calvo Sotelo adolecía de tres v i c i o s era inconstitucional, se movía en terreno extralegal y no ofrecía garantías ¡Je justicia y ecuanimidad. 1 L A P R O P O S I C I Ó N D E L SR. G O I C O E C H E A EN FAVOR D E LA URGENCIA D E RESOLV E R E L CASO C A L V O S O T E L O E S D E S E C H A D A POR L A CÁMARA E N U N A V O T A CIÓN, E N L A O U E S E A B S T U V I E R O N E L SEÑOR G I L R O B L E S Y S U MINORÍA U n magistral discurso del señor G o i c o e c h e a R e c u e r d o de la amnistía de 1918 y del indulto del señor L e r r o u x N u l i d a d de Ja sentencia de la comisión de Responsabilidades e inconstitucionalidad de ésta. E l G o b i e r n o conforme c o n la proposición y el discurso del señor G o i c o e c h e a no lo está c o n la urgencia solicitada. L o s socialistas frente a la capacidad del señor C a l v o S o t e l o L a Lliga regionalista conforme con la proposición, pero sin fijación de urgencia. L a actitud del señor G i l R o b l e s coincide con la del G o b i e r n o y en contra de Ja urgencia de tratar del caso. L a minoría de Acción que es rechazada p o r 186 votos contra A las cuatro y media se abre la sesión, bajo la presidencia de D Santiago Alba. Las tribunas aparecen abarrotadas. E n los escaños, bastante animación. Popular se retira del salón al írse a votar la proposición del señor G o i c o e c h e a 56. E l caso Calvo Sotelo Se da lectura a la proposición incidental del Sr. Goicoechea, referente al caso del señor Calvo Sotelo. D i s c u r s o de d o n A n t o n i o G o i coechea E l Sr. G O I C O E C H E A empieza diciendo que su proposición tiende a l a finalidad i n mediata, que es la de que el Sr. Calvo Sctelo ocupe el escaño que le corresponde, y otra mediata, para que el Gobierno resuelva los obstáculos que se oponen a ello. N o se trata de un pleito de carácter personal; l a medula de la cuestión se cifra en que exista o no el derecho que invocamos. S i éste no existiera, sería inútil invocar prestigios personales. S i el derecno existe, aunque se tratara de una persona anónima sería respetable. Hubiéramos preferido- -dice- -que la proposición no fuera iniciativa nuestra. Se trata de reivindicar un fuero parlamentario. Recuerda el caso de 1918, que planteó la admisión de ios cuatro diputados socialistas que fueron objeto de la amnistía. E n aquella ocasión fué el orador ponente de la Comisión que dictaminó y llevó el peso de la discusión. E s un problema de fuero electora! al qua aquí se plantea. Se opondrán estos o aquellos preceptos de la ley; pero lo que es axioma inconcuso es que debe prevalecer la voluntad nacional. U n r e c u e r d o de l o o c u r r i d o en 1918 con los cuatro diputados socialistas Cuando en 1918 se planteó la cuestión de l a capacidad de los cuatro diputados socialistas, uno de los ministros de entonces decía que los cuatro diputados habían sido votados por los electores y que no podía la Cámara sino respetar la voluntad popular y para ello hay que dejar a un lado las minucias. Aquel ministro ocupa hoy el sitial más alto en esta Cámara. (Rumores. L a voluntad de los electores debe prevalecer. Y ¿puede expresarse más concretamente en el caso del Sr. Calvo Sotelo? Este pudo sentarse en las Cortes constituyentes y en las actuales viene al Parlamento con votaciones superiores a las qae obtuvo el inolvidable Pí y Margall. ¿Y sería iusto que tan alta autoridad hubiera sido incapacitada por cualquier interpretación de la ley para ocupar su escaño en el Pagamento? H a y tres caminos para solucionar el con flicto: mediante la amnistía, el indulti o la facultad soberana del Parlamento, para resolver, la cual jamás ha sido discutida. E l camino más franco y directo es la amnistía, que tiene su precedente en 1918, el cual se invoca con error cuand. se dice que los cuatro diputados socialistas necesitaron l a promulgación de la amnistía para sentarse en los escaños. E n marzo fueron elegiaosl en abril se leía el proyecto de amnistía y en mayo se constituían las Cámaras. E l día 10 de dicho mes estaban ya en M a d r i d ¡os cuatro diputados, que pronunciaban su primer discurso revolucionario en la Casa del Pueblo. Recuerda que el Sr. Prieto, desde el 8 de abril hasta el 10 de mayo, en que se- oncedió la libertad, no tuvo que intervenir ni una sola vez para apresurar el regreso a las Cortes. ¿P o r qué? Porque el Gobierno de entonces, que disponía de la mayoría máxima, se lo dio todo hecho. ¿Cuál es el caso de ahora? E l Gobierno adopta la posición de que la amnistía es una cuestión de Gobierno y que a éste toca la oportunidad de concederla. Recuerda el artículo 102 de la Constitución, el cual no dice que la amnistía tenga que ser objeto de una ley. Dice que no puede ser acordada sino por el Parlamento Así, pues, la. concesión de una amnistía no necesita de una ley presentada por el Gobier- TEATRO LLORENS E l domingo u n estreno delicioso: MELODÍA EN AZUL el T r i b u n a l ni la sentencia eran l e gales Para, demostrar que no era constitucional, basta recordar qUe el Sr. Cal o Sotelj fué juzgado en 1931 y. la Constitución apro- Ni 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla