Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 25 D E E N E R O D E 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA P A G as. de diputados electos; pero en casi iodos elloá la sentencia no había sido dictada. Fijémonos en un caso del Parlamento español. Esi cierto qué en 19.18 se concedió l a amnistía, pero los Sres. Besteiro, Ánguianq, -etc. no entraron én el Parlamento después de promulgada la amnistía. Recoge principalmente palabras del m i nistro de Justicia. N o puede suscribir! á doctrina de que la Cámara pueda admití t al Sr. Calvo Sotelo. Porque ha retrasado la ad misión de electos, con incapacidad- menos notoria que el Sr. Calvo Sotelo. Nos obligaría esta alegre determinación de la Cámara a pedir la revisión de otros acuerdos. L o que el Sr. Calvo Sotelo ha venido a exponer aquí, por labios del Sr. Goicoechea es la nulidad de la sentencia. Y la comisión de Responsabilidades no- fué la que condenó, sino un tribunal que designó la Cámara, y de aquel tribunal formaron parte diputados ra- dicales. E l Gobierno tiene las dos obligaciones, la de dirigir las fuerzas parlamentarias y que los acuerdos de las Cortes se adoptan dentro de la ley; la posición del Gobiernodebe ser la negativa a aceptar la proposición, sin que eluda su. actitud ante la necesidad de aceptar la ley. E l ministro de. J U S T I C I A declara que a la Cámara compete resolver, pero al G o bierno le toca señalar la oportunidad. E l Sr. R O D R Í G U E Z P É R E Z Pero nos quedamos sin conocer lá opinión del G o bierno. Segunda proposición Se- lee otra proposición incidental. E l P R E S I D E N T E dice que con arreglo al Reglamento la proposición del Sr. G o i coechea debe ser votada, pero somete a la consideración de, sus autores las razones de prudencia que invitan a no hacerlo así. E l conde de V A L L E L L A N O Las mismas que deben influir en el ánimo del G o bierno. (Rumores. E l Sr. B O L Í V A R comunista, dice entre las risas de la Cámara que los dos diputados electos deben ser entregados a un tri bunal de obreros y campesinos. E l Sr. G O N Z Á L E Z de izquierda republicana, cree que las Cortés no pueden rectificar un acuerdo de un tribunal parlamentario, y no pueden, por tanto, votar la proposición del Sr. Goicoechea. La opinión de la L l i g a r e g i o n a- bada en 1931 decía que no puedan existir jurisdicciones especiales. E l Sr. Calvo Sotelo fué condenado por el delito imaginario de alta traición, -delito imaginario que no está definido en ningún Código español. Fué creado por la imaginación de los juzgadores. L a Constitución decía. que nadie podría ser. juzgado sino por. leyes anteriores al delito y por los tribunales competentes. (M u y bien, muy bien. E n todo caso hasta para el Tribunal Supremo se necesita una ley que. defina el delito y regule éste y su sanción. ¿Y dónde estaba esta ley? E n ninguna parte. Todo lo contrario. Pasemos por la descripción arbitraria del delito a la más arbitraria de la pena. ¿Cómo funcionó esa Comisión? Veamos. Lee un párrafo de un diputado que perte necio a dicha Comisión, el cual declaró q u i ésta, de un día a otro, cambiaba de parecer y sin alegación n i justificación alguna volvía sobre sus acuerdos. Y yo digo- -añade el orador- -que eso no es un. tribunal sino una caricatura de tribunal. (Rumores. H a y que salvar al fuero electoral, que merece tanto respeto ccmo el fuero parlamentario. H a y que proceder de acuerdo con el c r i terio sustentado en 1909, en su voto particular, por D Niceto Alcalá Zamora. ¿A qué o b e d e e la actitud de! G o b i e r n o? ¿Qué dificultad puede encontrar el Gobierno. Que yo sepa, nada más que un escrúpulo de dignidad o de delicadeza. P o r el L o s s o c i a l i s t a s e n t i e n d e n q u e el deseo de no aparecer ante la opinión como señor C a l v o S o t e l o n o p u e d e ser impelido u obligado por las derechas; pero diputado esto no sería razón razonable, porque no se trata de unpleito de partido. Se trata de las E l Sr. P R I E T O dice que. en 1913 no tenía necesidades de la convivencia social. N o se porqué apremiar al Gobierno Maura para puede presentar un Gobierno solo como un la aprobación de l a amnistía, p e q u e ésta arbitro imparcial que rehuye las sugestio- formó parte del programa de aquel Gobiernes de derechas e izquierdas. no nacional que también se proponía, efecEsta es una posición. paradisíaca; í ero tuar la reforma del Reglamento de l a Cáhay que adoptar otra que necesita el rango! niara. de España. S i el Sr. Goicoechea afirma que. la an- nisSe dice que hoy está planteada entre el tía fué programa electoral del Gobierno acsocialismo y las extremas izquierdis. una catual, es a éste al que compete confirmarlo o rrera de velocidades. negarlo. E l Gobierno tiene, la obligación de dirigir A n t e esto, ¿el Gobierno. se propone galas fuerzas parlamentarias y la de respetar nar una carrera de lentitud? las leyes. H e expuesto las razones que me han caP o r eso creemos que el Gobierno debe exrecido fundamentales y me entrego a la imparcialidad del Gobierno y de la Cámara. presar cuál ha de ser su voto. (Aplausos de la minoría monárquica. L a minoría socialista estima peligroso ue un fallo parlamentario sea revisado por el Tribunal Supremo. (Rumores. H a b l a el m i n i s t r o d e J u s t i c i a Esto no puede ser. E l fiscal de la RepúE l ministro de J U S T I C I A r e o g e las pablica no puede promover la gestión de ests labras del. Sr. Goicoechea, al que anticipa indulto ante el Tribunal Supremo y estimaque el Gobierno no puede someterse a esa mos peligroso que l a Cámara, ¿ueltas las gran premura para, la que se le reclama. amarras de estas o aquellas frac- iones ligaN o obstante, está de acuerdo con todo lo das al Gobierno, resuelva en este caso. V e n manifestado por el Sr. Goicoechea, con ex ga un proyecto de ley de amnistía y lo discepción del carácter de la comisióa de Rescutiremos. ponsabilidades, que fué perfectamente consE l Sr. Goicoechea ha citado casos del P a r titucional, -pues se- basaba en una de las dislamento español y extranjeros de admisión posiciones transitorias de 3 a Constitución. Respecto a la forma en que actuó el T r i bunal, ratificación del delito y pena impues Fajas cauchodama ¡entalla- MIETf fí ta, si bien es cierto que la figura del auxilio das! Casa Barca. Francos, 48. B JC ¡Í 7 ffl. al delito de alta traición no. está definida ea texto de la sentencia, está claro justificada la sanción. L a Comisión se atuvo a preceptos del Código Penal, al disponer la pena que está expresada en los artículos de este S i bien es cierto que el Supremo puede SÁBADO 27 DEBUT indultar en el caso de sentencia de un tribunal parlamentario, hay que interpretar el indulto como una revisión sui generis de la sentencia. L a amnistía entra en los pro x sitos del Gobierno. Así lo ha manifestado éste; pero el momento no ha. llegado; pudiera estar muy próximo, quizá encaminado a una amnistía j r e i a i 1 E s innegable, que la Cámara pttede adoptar un acuerdo por su inciativa ¿declarando la capacidad del Sr. Calvo Sotelo; oero esto entiende el. Gobierno que no es oportuno. (Rumores. Y esto es cuanto puedo manifestar al Sr. Goicoechea. E l Sr. G O I C O E C H E A insiste en Ique ningún precepto de la Constitución autoriza a la comisión de Responsabilidades para procesar y. condenar, porque determinaba que ésta, una vez terminados sus trabajos, entregaría éstos al tribunal correspondiente. E l Sr. G O N Z Á L E Z L Ó P E Z N o fué la Comisión la que designó el tribunal, sino la Cámara, a propuesta del Sr. Baeta Medina. E l Sr. G O I C O E C H E A Entonces fué la Cámara la que adoptó un acuerdo inconstitucional, y esto es todo. (M u y bien. Pero lo más grave es la definición. de un delito nuevo, aunque se aplique sanción que tiene su estado en el Código. E s lo mismo que si yo aplico una prisión- corre x i o n a l de treinta años. L a prisión correccioml está en él Código, perd la peña de treinta años cambia por completo su fisonomía. Pero la cuestión no es más que ésta. Discutimos una cuestión de fuero parlamentario, y si esto se reconoce así nadie puede negar el apremio. (M u y bien. E l Gobierno, si está de acuerdo con mi propuesta, debe dejar en libertad a la Cá mará para que manifieste su criterio. (Aprobación. lista E l Sr. R A H Q L A de la L l i g a catalanista, dice que en el fondo de la cuestión todos estamos conformes. (Denegaciones. de los socialistas) H a y un conflicto entre un precepto legal que incapacita a. un diputado electo y hay una ¡rotunda expresión popular que ío elige y pide su asiento en la Cámara. E s t e es el planteamiento del problema. (A l debate asiste el Sr. Cambó. L a s limitaciones qUe establece la ley El. ec; toral sobre capacidad del diputado no. son arbitrarias n i inútiles y tienden a defender la. dignidad del Parlamento. ¿Pero el caso del Sr. Calvo Sotelo afecta a esta dignidad? N o N o existe delito común. Se trata de un supuesto delito polític o P o r consiguiente, nc es posible considerar en la condena una incapacidad para que el Sr. Calvo Sotelo se siente en estos bancos. Nadie creerá en nuestra solidaridad con el Sr. Calvo Sotelo, muy dignó de todas las consideraciones personales, pero, nada afecto a nuestra política. A h o r a bien, ¿podemos considerar inexis- Loiita Astolfi
 // Cambio Nodo4-Sevilla