Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Estas versiones se ajustan, aunque la última muy escasamente, a las declaraciones de indígenas que constan en el. informe francés. Ahora, y aparte de las confidencias que tuve en el camino de Agadir a Taroudaut, de las que ya di cuenta, he podido a lo largo- de mi viaje recabar las siguientes noticias sin m á s datos que los que aquí aporto. Algunas de las personas a que se refieren mis comunicantes tienen, como Ben- Kassen, pov ejemplo, una historia sobradamente conocida. Y o reseño única y exclusivamente el resultado de la inquisición (o encuesta si os gusta más) que hice directa y personalmente I. H e vuelto a oír hablar de la crea yo fantástica cabila del Sevillano. Sin posibilidad de concretar una determinante geográfica. Quien me habló era un indígena que encontró nada al Sur, por cierto, sino en plena ciudad de Fez, al regreso. D i j o casi textualmente que había oído hablar de la cabüá del Sevillano, un renegado que había mandado una barca y- luchado contra los franceses. II. A l Sur del Tafilete hay un desertor, conocido per muchos, que vive islamizado, según me dicen en Rizani. l í a tomado el nombre de Mohamcd y se dice ademán. III. E n K s a r- E l- M a k z e n un hebreo: que, siguiendo- la ruta de Taouz, en la disidencia, vive un europeo, italiano o español, en buena amistad con los chelkas. L o sitúa, según sus noticias, por el E r g entre E z Zekri y Tesbi. Estuvo en el Tafilete y mantuvo negocios con varios pequeños comerciantes de K s a r- E I- M a k z c n E r a moreno, alto y muy fuerte, y vivía con dos mujeres, tina de las cuales se batió junto a él contra los franceses. H a b í a tomado el nombre de Hasan. Me habla también un indígena que vive ordinariamente en Oukhénchouch, cerca de Midelt, ele este mismo Hasan, de quien me da la siguiente versión: -que es un hombre casi gigantesco, que tenía mucho prestigio con los rebeldes. Cuando se ocupó el Tafilete fué hacia el Sur, ignorando dónde se encuentre ahora. Vivía con una mujer que no era de esta zona, y que él cree argelina. Cuando l e conoció sostenía comercio con los casis del Tafilete. N o puede precisar su nacionalidad ni se refirió nunca a ella. Hablaba muy- bien el árabe. (E l informe francés habla de un Hasan- -que no debe ser éste- -que vivió en S i f í a Alcázar de Glagla. I V -U n a versión m á s sobre la ya conocida de que Ben- Kassen es un europeo. Quien me habla es un berebere que dice haberle conocido. Cuándo los franceses destruyeron la casa donde Ben- Kassen se había hecho fuerte y éste desapareció del T a filete, se encontró, según dicen, un retrato pequeño, que conservó mucho tiempo un- soldado indígena sin entregarlo a los france- ses. E n ese retrato- el famoso caudillo estaba vestido de europeo y tenía bigote. También se me insistió en la misma leyenda conocida de que Ben- Kassen en su vida europea estuvo enamorado de la hija de un general. Sin fortuna en aquel amor y. sin nada que le atrajera a una existencia sin alicientes, se pasó al enemigo, tomando el nombre de Ben- Kassen. Esta es, en dos palabras, la leyenda del caudillo que ha ba- tido en mil ocasiones a los franceses sin haber sido capturado j a m á s E n Mequínez encontré una fotografía de la casa del caudillo insurgente después de ser destruida por las tropas de Francia. V Mohamed- Ben- Hamed, sin recatar su nombre, me dice que ha vivido en E r f o u y que no conoce sino a un desertor, francés que vivía con una mujer indígena en la- sauia de Tanebrut. H e oído hablar de un español que trabajaba como a l b a ñ i l e n el valle del Rej. (Puede ser el mismo que menciono en el número I. se j nrto. o á r r s ío. y he oí- do hablar también ce una inglesa que acaudilla por l ¡r zona insurgente 1 del Draa a unos cien disidentes. Dice que es joven y que se pasó al enemigo cuando mataron a su marido. N o da más detalles sobre esta inglesa- -nueva Reina Calafia marrueca- sobre la qué yo he leído verdaderos folletines. n. ste es el resuhado- -casi íntegro- -de mi inquisición por Marruecos, y aquí quedan agrupados todos los difuntos Matías Pascal de los que he encontrado noticia, sin acudir a nada de lo escrito por etros. U n fondo de verdad vive y tiembla en el fondo de tanta fantasía. Posiblemunti nos encontramos ante una verdad evidente desfigurada de boca en boca, añadida y mermada en cada nueva versión. ¿Pueden estas gentes renegadas ser la base sobre la que se construyera el argumento de l a noche mil y dos de los cautivos españoles? ¿H a n sido ellos mismos cautivos que después han cambiado el cautiverio forzado por un cautiverio voluntario producido por la costumbre, por el amor y la falta de estímulos para reintegrarse a una vida que no era mucho más que una existencia mediocre o una existencia desgraciada? L a vida nos trae y nos lleva a playas y climas de pasión y aventura que nunca po- d r á n comprender- quienes viven sin tormento en el alma y sin imaginación para el l a berinto. De tedas las obras de L u i g i P i r a n dello hay una que sirve para plantear- -en cierto modo nada m á s- -el problema del desaparecido que no quiere volver a aparecer en un. mundo feo y en un orden de cosas, donde su corazón s e s e n t í a morir de tedio y de pequeñas miserias cotidianas. E s El difunto Pascal, cuyo argumento y cuyo título me sugestionan al regreso de mi v i a je por tierras de moros. Porque vengo pensando en esas gentes, que un día dieron el salto de todo un ámbito social y entraron de lleno, con el corazón l i gero y las manos vacías, de cara a un nuevo sol ardiente, bajo el que habían de mudar hasta la piel, con todas las huellas de ¡una vida ingloria y sin fortuna, o con una fortuna y una gloría que les venían ya estrechas a sus ansias de andar. -Que andando, andando, como el difunto Matías Pascal, acaso un día se encuentren con su tumba y una sonrisa, antigua como las tentaciones del hombre, florezca en esas bocas que hoy se acercan, en donde nadie sabe, al borde dulce de los vasos de t é con hierbabuena, entre músicas monótonas y blandas... CESAR G- ONZALEZ- RUANO Por los viejos caminos de Marruecos, Gonsáles- Ruano iba recogiendo confidencias y noticias sobre los posibles prisioneros españoles,
 // Cambio Nodo4-Sevilla