Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRAD O A Ñ O TRIGÉSIMO. 10 C E N T S B E L i D E JUNIO D E 1905 P O R D. T O R C U A T O FUNDADO DIARIO ILUSTRAD O A Ñ O TRIGÉSIMO. 10 C E N T S N U M E R O g. W LUCA D E TENA N U M E R O í E L VERBO PACIFISTA I Que el hombre, en sus horas de ocio, columpie su fantasía en la ilusión es, 1 0 sólo 1 admisible, sino respetable y puede que sano. L a lectura del. mentí de un gran, restaurante suscita el apetite... Es el reflejo de Paulow, que tiene su asiento en el paladar. Pero, la verdad, que los pueblos reincidan tenazmente en ilusiones que están en contradicción con la Naturaleza es para desconcertar. al más ponderado. ¿Qué desarme es ése que se está discutiendo desde hace dos años? ¿E l de las- almas o el de los parques y los arsenales? Del primero. es superfino hablar, a no ser que nos complazcamos en la más vana de las hipocresías. E l hombre es un mamífero, más. fiel a sus instintos zoológicos que dócil a la parte divina con que quiso ennoblecerle el Creador. E l tránsito. por 3 a escuela, el Instituto y la Universidad le acostumbran algunas veces a disimular aquellas tendencias, pero no a dominarlas. Eso. en lo individual. Colectivamente es más sociable, porque la Policía y la G u a r dia civil ponen límites a sus ambiciones. ¿Y en la historia? E l paso de la Humanidad por la Historia es una sucesión de ensayos morales y un encadenamiento de honores, atenuados por fugaces períodos de civilización y. de paz. ¿Por qué alucinarnos con ráfagaá de optimismo que la realidad- no tardaría en desmentir? E l pleito entre Francia y Alemania, por lo secular y envenenado, no abre muy anchas vías de conciliación. Todavía de los franceses se podía esperar una definitiva cancelación de los viejos rencores. Es un pueblo razonable, que tuvo- su desquite en circunstancias no buscadas por él. Quizá, sin embargo, esté abusando ahora un poco de su superioridad. Estadistas clarividentes lo aseguran. Tal vez si moderase sus egoísmos facilitara l a solución del pleito. Pero ese país tan razonable es al propio tiempo demasiado inteligen- te para ignorar que el pangermanismo, agudizado por la política de Hitleí; le amenaza muy de cerca. Hay que. atribuir a esa aprensión su resistencia al desarme, tal- como se lo quieren imponer Inglaterra e Italia. De todas suertes, todo hace pensar que Francia cederá a sugestiones que no podría desoír sin asumir responsabilidades muy serias. Lo grave de la razón entre dos que litigan es que el derecho no suele estar por entero de un solo lado, y Alemania argumenta con tales pruebas a su favor que ninguna, potencia se atreve a invalidarlas. 1 E s t á n en estudio varias fórmulas para llegar a l desarme. (L a Prensa inglesa. LA ÚTIL CONFORMIDAD Se encarece el pan, el azúcar, el carbón, las patatas... Suben las subsistencias. E l Socialista de ayer. HASTA EN ESTONIA Ha, entrado en vigor la nueva Constitución- presideneialista. Estonia es un pequeño país de millón y pico ele habitantes, que nació a la vida independiente en la época erí que la nueva religión democrática de Woodrow Wilson p a recía cubrir la tierra entera. Los países r i valizaban en redactar Constituciones cuál más liberales, porque en ellas veían la panacea universal para los males. Había que merecer la confianza de las grandes democracias occidentales que habían triunfado sobre las potencias absolutistas y militaristas. Hungría se erigió en República d. el pueblo (no nos referimos a la ulterior dictadura soviética de B- éla Kún) la Bavie. ra de Kurt Eisner rompió con Prusia, símbolo del. imperialismo; Estonia se dio una Constitución tan liberal, que prescindía del eargo. de presidente de la República, y el primer ministro era. al par jefe del Estado; No se diga que lo, mismo ocurre en los Estados Unidos. Allí ocurre r recisamente lo contrario; allí el presidente de la República, elegido directamente por el pueblo, goza de tantos poderes, que. es jefe de su propio Gobierno, y los ministros no son sino sus secretarios, para despachar los asuntos. Por el contrario, en Estonia el jefe del Poder ejecutivo dependía enteramente dedos parlamentarios, y cuando éstos lo derribaron (lo que ocurrió con harta frecuencia) el. Estado se quedaba transitoriamente sin caDeza. Ahora bien, este sistema ultrademocrático, esta plétora de Poder parlamentario, esta debilidad del Poder ejecutivo, han contribuido a aumentar los gastos públicos, y, por ende, J a crisis económica, y dar de los nuevos países la impresión de que no eran viables. Con la extensión de la crisis se dejó sentir imperiosamente la necesidad de un cambio. Polonia, cuya Constitución era una. de las más liberales (como la del siglo x v m que facilitó su reparto) tiene desde hace cerca de ocho años un Gobierno autoritario, y la reforma de la Constitución en el sentido presideneialista es cuestión de poco tiempo. Portugal, está al punto de transformarse en Estado corporativo como Italia. En Austria, los heimwehren acaban con los partidos y el parlamentarismo. En Inglaterra, el diario de mayor circulación, el Daily Mail, se ha puesto al servicio de las camisas negras. En Estonia, un plebiscito popular se ha pronunciado en contra de la excesiva l i bertad y en pro de las cadenas En adelante, el Parlamento será poca cosa. compa- rado con el Poder presidencial, que conferirá el pueblo en elecciones directas. -Colocada entre la Rusia bolchevique y la propaganda nacional- socialista, Estoma sólo espera vivir mediante el reforzamiento del Poder central. Los pueblos se cansan de todo, hasta de la libertad, y después de haber comprendido los inconvenientes de su soberanía aceptan gustosos- el lema que es el del fascismo: Todo para el pueblo; pero, si es necesario, sin el pueblo, o hasta en contra de los deseos injustificados del pueblo ANDRÉS REVÉS Z Es un grito de alarma muy justificado, y eso que se ha dejado en el tintero la amenaza del encarecimiento de la carne, precisamente la noticia del día. Para que la gente lo oiga bien, lo da en primera plana, en un entrefilete con las letras muy gordas. Lástima que no añada un comentario. Porque lo interesante en estos casos no es la noticia, sino la explicación, la razón del porqué. Que la vida de algún tiempo a esta parte se está dificultando de una manera pavorosa, lo sabemos todos, desgraciadamente; lo que hace falta conocer son las causas eficientes y determinantes de este encarecimiento, porque sólo conociendo las causas se podrán aplicar los remedios. Entre tanto, no queda más. que uno: resignarse, que es, en definitiva, ío que venimos haciendo todos los españoles. ¿Se sube la carne, como acaban de amenazar 1 QS: tablajeros? Pues co- meremos menos carne; la reemplazaremos con otros substitutivos de coste más barato. ¿Se encarecen también los demás alimentos? Pues restringiremos la alimentación. Así como así, los biólogos nos están demostrando que la mayoría de los españoles comemos demasiado, ¿que para la materialidad de vivir hace falfeimuy poco. No es tan difícil renunciar a ciertos hábitos como a primera vista parece. Ahí está el conflicto de. los ¡camareros. Si hurgamos un poco en la entraña del problema veremos que todo se reduce a que el público no quiere ir al café, porque le han encarecido el precio de las consumiciones. Ahí está la crisis de los sastres. Antes de la guerra Madrid era una de las ciudades del mundo en donde los hombres se ataviaban más elegantemente. Hoy vamos hechos todos unos birrias Me decía Ía: otr a tarde un amigo en uno. de los establecimientos más concurridos y más céntricos Le pago a usted el café si vemos entrar a un hombre bien vestido N i uno. ¿Es que se ha perdido el sentido; dé la elegancia r N o es que no tenemos dinero, y como no lo tenemos nos resignamos pacientemente a trajes de bazar, de cuarenta pesetas con dos pantalones. Ahí está la. pavorosa situación de los médicos. Cada día que transcurre les disminuye más la clientela. Los. infelices están, y con razón, desesperados. Hasta hace poco la profesión de médico en Madrid, era una de las más lucrativas. Hoy no los llama nadie más que Pero el problema de fondo no reside en en caso de apremiante urgencia. Después dé la disnrinución de los ntosiJi ai en la todo, lo mismo se- mucre uno con médico reducción de las áote KJgp b espiri- que sin médico. ¿Se pone el médico caro? Pues no llamamos al médico. ¿Nos suben el nas su libro sobre Las i HBspHk ¡o de café? No vamos al café. ¿No podemos cosla obra de Novicow, y la gWSe o Sp e entear trajes a la; medida? Los usamos hechos. teró de las sagaces observaciones ge aque ¿Nos encarecen la carne? No comeremos llos pensadores sobre -biología? aniníál: o las carne Y; así, poco a poco iremos llegando ha olvidado. N i dentro ni fuera del mundo a un idea! de sobriedad, de sencillez y de puede haber paz perpetua. Se ha dicho de ¡modestia es decir, a un estado de perfecla salud que es. un, estado precario que no- ción muy beneficioso. Lo que perdamos en anuncia nada bueno. Algo análogo podría en el orden material lo alcanzaremos en el decirse de la paz; es una tregua entre dos espiritual. Y eso iremos ganando. combates. Conviene tenerlo presente para no fiar demasiado en la bondad humana. s MANUEL B U E N O PEDKO MATA í
 // Cambio Nodo4-Sevilla