Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 28 D E E N E R O D E 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 27. HA DIMITIDO E L G O B I E R N O FRANCÉS Y E L P R E S I D E N T E D E L A R E P Ú B L I C A INICIA ABC LAS CONSULTAS en París E l pueblo parisiense ha derribad o la mayoría parlamentaria París 28, 2 madrugada. (Crónica telefónica de nuestro redactor. Contra el M i n i s terio Chautemps y contra el Parlamento ha! podido el hombre de la calle. S i n Sindicatos, ¡sin huelgas, sin armas, sin complicidades, n i ¡mendicidades en los cuarteles; sin milicias, sin plantes, sin siquiera amenazas de revolución; pero, sobre todo, sin clandestinidad, el hombre de la calle ha derribado dos mayor í a s parlamentarias, l a del Senado y l a de l a Cámara, y al Gobierno que, con uñas y íílientes, sostenían. Solamente el pueblo parisiense podía ser capaz, entre todos los pueblos, del mundo, de escribir tal página. D e vez en cuando, a lo largo de la H i s t o r i a Universal, justamente cuando hace falta, y no antes n i después, París recaba y obtiene, ¡mediante acciones parecidas, una hegemonía, ¡sin emulación posible, n i rivalidad. L a Prefectura había comunicado anoche ¡a lá Presidencia del Consejo que sería imposible contener, si no se apelaba a medidas desproporcionadas, a la enorme desenvoltura tíelos manifestantes, la acción creciente del ¡hombre de la calle. Cómo disparar contra tan ciudadano que sonríe, n i cómo sacar el ¡sable ante un adolescente que, por toda i n curia, nos. lanza al semblante un estribillo de canción? Gávj. oche, con cuello almidonado o con jersey de lana, tejida en L y o n hizo enmudecer a las Logias. T a n insistente y regocijado fué el asedio, que gendarmes y jovenzuelos terminaron por fraternizar. Y tiuanto, que, a pesar de haber trascendido desde las cinco y media de la tarde l a dimisión del Gobierno, los camelots d %i? ot, acuífieron desde las seis, fieles a la convocatoria! que encabezaba el número matinal de L Actign Francaise, a la plaza de la Opera. E s claro, que sin ía asistencia benévola de los transeúntes, la Policía, desplegada y apostada desde, buena hora con todo su aparato tractor y caballar, y los cascos de acero bíuñtd ps por Jas farolas del alumbrado, hubiesen podido desalojar el campo. Pero ¿qué hacer contra el voto unánime de las gentes? N u n ca como esta noche, desde las seis hasta la. una de la madrugada, fueron los camelots dueño de París. E n vano los autocars de l a Prefectura iban y venían cargados de detenidos en vano se redoblaron los efectivos callejeros de la fuerza pública. L o s manifestantes, entre carreras, gritos, mueras, silbidos, canciones, coparon todas las calles céntricas. E n Paramount y alguno que otro evite del boulevard, quedó parcialmente inter. rumpiaa la venta de billetes. Muchos establecimientos echaron los cierres. E n la rué d e R o y a l un supuesto contribuyente, despojándose del cuello y de la americana, se quedó... en mangas de camisa y ¡arrodillándose en medio del asfalto ante los guardias, estupefactos exclamó: V e d cómo me ha dejado el fisco D e vez en vez los grupos tienüen a ¡mojicones a algún guardia aislado, o, verbigracia, los guardias escabechan a este o aqttél. adolescente intrépido. Y no pasó más. No corre l a sangre, n i suenan los adminícu los. repartidos y derramados en España durante el bienio negro. Seamos, sin ímbargOí exacto con irreprochable exactitud en la referencia. Frente a los cafés de L a P a i x y de Madrid, los ermjellones fueron más duros. r L a s gestes de las terrazas, dóciles al requerimiento de una muchacha realista, arrojaron los sillones de mimbre contra los gendarmes. ¡La crisis! N o es nada: Todo lo más, un episodio, la caída del Gabinete Chautemps, y otra anécdota o episodio el posible advenimiento de un Gobierno Herriot o un Gobierno Daladier, bien que el segundo esté conParís 27, 12 noche. E l presidente de l a ceptuado, a m i entender, justamente como República dio comienzo a las consultas, reel carácter más enterizo del partido radicalcibiendo a los presidentes del Senado y de socialista, bien que acaso fuera el único con ía Cámara y jefes de grupo. ímpetu y sensibilidad bastante para proce Mañana continuará el desfile de personader contra sus propios correligionarios. D a jes por el Elíseo. ladier no podría realizar la milésima parte siquiera de sus designios gobernando en un sistema de Parlamento y de partidos, prisioPrimero dimitió el ministro de nero de una mayoría, que no se avendrá al Justicia suicidio, que supone vaciar y cauterizar el tumor de Stavisky. París 27, 3 tarde. E l ministro de Justicia, Sr. Reynaldy, ha presentado la dimi ¡L o s nombres, los nombres de los cien sión al jefe del Gobierno, Sr. Chautemps, y pico de diputados a favor de los cuales que se la ha aceptado. extendió sus cheques Stavisky! clama H e n r y Berau. Cuarenta millones de franInmediatamente el jefe deí Gobierno sostuvo na larga conferencia con el presidenceses no podremos Certificar nuestra decente de la República, Sr. Lebrun. -United cia en tanto no se sepa públicamente quiéPress. nes son ese centenar largo de parlamentarios que cobraron del estafador. ¿Supondrá alguien que la mayoría, sea cuál sea el nueE l G o b i e r n o acordó esta tarde vo jefe del Gobierno, se abrirá el vientre, se presentar Ja dimisión acusará a sí misma? E n entredicho y obligado a dimitir Reynaldy, én entredicho y París 27, 4 tarde. E l Gobierno se reunió obligado también a dimitir Jorge Bonnet, y esta tarde a primera hora y el Consejo de ministros permaneció deliberando durante con éstos suman tres: Dalamier, Reynaldy, una hora. Acordó, en vista de la situación Bonnet. Niega éste nuevamente que Guiboud Ribaud figurara en su secretaría; pero co- política creada últimamente por la dimisión mo el compinche de Stavisky insista en lo del ministro de Justicia, presentar la dimision al jefe del Estado. contrario, el abogado de Tissier pide al juez en Bayona: Llame V S. a los dos, y caSeguidamente el Sr. Chautemps se dirigió réelos al Elíseo y entregó al presidente de l a República, Sr. Lebrun, la dimisión del GabiApenas anunciada la caída de Chautemps, nete. -United Press. el sumario se ha desentumecido. E l diputado Bonaure llega a Bayona, procedente de P a rís, reclamado por el juez, y Camilo A i m a r Mañana empezarán Jas consultas. procesado sólo por un contrato de publicidad, Precauciones policíacas importante 50.000 francos, concertado con París 27, 4 tarde. Se estima en los CírcuStavisky, ha sido puesto en libertad provisional por l a Audiencia de Pau. Sobre A i m a r los políticos que el nuevo presidente será o el Sr. Daladier o el Sr. Herriot. gravitaron todos los rigores: mientras a E l presidente de la República iniciará maBonnaure, abogado, consejero, agente de negocios y beneficiario de Stavisky, aun des- ñana las consultas con los leoders políticos. Las autoridades policíacas han adoptado pués de descubierta la estafa, se le dejaba en libertad, encartado e inculpado ya, a Ca- precauciones en los bulevares y en los alrededores del Congreso ante el anuncio de cemilo A i m a r se le zambullía, convicto de una leve retrospectiva, en l a cárcel, y esposado lebración de manifestaciones por distintos sectores de la oposición. -United Press. como un presidiario fué trasladado a Pau. Claro es que el primero era diputado radicalsocialista y el segundo había dirigido un G r a v e s motines callejeros en P a periódico de derechas. rís. V a r i o s centenares de deteni ¡A h si todo este escándalo se hubiera revelado bajo la égida de una mayoría de d o s N u m e r o s o s alborotadores derechas! L o menos que las izquierdas huresultan heridos bieran exigido contra ministros y parlamentarios es que un pelotón de ejecución los París 28, 1 madrugada. A última hora pasara por las armas. de la noche comenzaron los motines calleSe engañarían, sin embargo, quienes sujeros, adquiriendo importancia. Las calles pusieran que, con la dimisión del Gabinete ofrecían un aspecto revolucionario, dedicánse inicia el desenlace o el epílogo del asunto dose los monárquicos a arrancar los árboStavisky. Apenas Reanudada la actividad les y destrozar los quioscos de periódicos, parlamentaria, las oposiciones reclamarán encendiendo hogueras en los boulevares e que tina comisión de Responsabilidades l i interrumpiendo el tráfico. L a Guardia R e bre, pública y soberana, esclarezca los sópublicana y la Policía tuvieron que dar numerosas cargas, pero los manifestantes continuaron en su actitud, mezclándose con los espectadores que salían de los teatros. N u Lea usted todos los domingos merosos alborotadores han resultado heridos, siendo varios cientos los detenidos. A media noche unos 4.000 individuos, entre P o licía y: Guardia Republicana, patrullan por el centro de la ciudad, -Unüed Press 3 taños políticos de la instrucción judicial. L a mayoría singularmente y el partido radical- socialista, contagiado hasta la raíz- Echo de París afirma que Bonaure era el agente de enlace entre la caja de la organización y Stavisky- comprometido de hoz y coz, derivará hacia la ponencia, ya redactada de un jurado investigador, pero se engañarían bien quienes imaginaran que una inmediata disolución de la Cámara y una presunta mayoría de derechas desinfectaría la tierra y el ¡clima donde el caso Stavisky fué posible; no, la terapéutica tiene que ser mas honda y más compleja. L a estafa de Bayona abre ¡una etapa decisiva y culminante en el progresa de u a régimen de costumbres y de i n s t i t u c i o n e s -D A R A N A S
 // Cambio Nodo4-Sevilla