Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. DOMINGO 28 D E E N E R O D E 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA P A G 39. pensados y no los tengan resueltos. Es p o sible, incluso que no los tengan ni siquiera pensados. La urgencia de los problemas sociales, el apremio de encontrar trabajo para millones de huelguistas, les ha hecho ir pidiendo conforme los afanes y las necesidades del día. Boletín del día. A B C en Berlín. Satisfacción por e! Pacto de Po- Pero una política es tanto más grande cuanto más sea capaz de elevarse para prever el lonia. Un éxito boliviano en el Chaco. El Japón pide explicaciones futuro y sujetarlo a plan y a orden. No basta alejar los problemas. Cuando éstos son a Italia. E l nuevo Gobierno yugoeslavo. Otras noticias. reales, auténticos, aun cuando se les aleje, vuelven y vuelven siempre. Ahora, en vísmientras que él jefe del Estado era tan poca peras de promulgar una Constitución. eii los BOLETÍN D E L DÍA cosa que el primer mariscal de Polonia no días en que Alemania tiene que constituirse, estaba dispuesto a aceptar el cargo. Coloca- esfuerza que el nacionalsocialismo, concluEl pacto de no agresión germano- da entre dos grandes pótentelas temibles y yendo con toda clase de titubeos íntimos, adopte resoluciones terminantes. Los dos polaco que viven en un régimen dictatorial, Polonia Después de tantas noticias dramáticas o, se encontraba en situación peligrosa con su problemas estrictamente políticos más graen. él mejor de los casos, indiferentes, pode- Constitución archi- liberal; hubo que adap- ves, son: primero, el de la unidad; segundo, mos, dar. una noticia positivamente favorable, tarse a las circunstancias. Parece que se rea- el de la forma de Gobierno. para la paz, de Europa: la. firma de un pacto lice la profecía de Mussolini acerca de la ráCon respecto a la unidad, es evidente que de no agresión entre Berlín y Varsovia, va- pida- fascistisación del mundo. e l nacionalsocialismo tiende a centarlizar ledero por diez años. Recordaremos: que ya a crearla por todos los medios. Pero con resen- el pasado- mes de mayo, Adolfo. Hitler pecto a cuáles sean éstos- -los medios- -no ABC E N BERLÍN tomadla iniciativa de entenderse directamente, hay aún detalles exactos. Parece ser que en cm el representante de Polonia, con el fin, El día de Guillermo 1! Movi- este momento se estudian tre, s distintas prode eliminar los pleitos que existían entre tos posiciones. Una: la de. agrupar toda la pludos países- y que: tantas veces, amenazaban miento monárquico. Los dos prin- ralidad de países en cinco Estados nominamuy seriamente la tranquilidad del Conti- cipales problemas que plantea la les, de carácter histórico, y sin. ninguna o nente. Ciertamente se dirá que con el pacto con muy poca autonomía. Otra: dividir los reforma constitucional no desaparecerán los problemas. Es cierto. Estados en 2 1 provincias dependientes ¿el Sin embargo, quedan eliminados de la actua- Berlín 2 8 1 madrugada. (Crónica tele- ¡ministerio de la Gobernación. Otra, todavía: lidad palpitante, se hablará mucho menos de fónica de nuestro redactor. En tal día como conservar los grandes países históricos, resellos y los dos pueblos no vivirán- en conti- hoy, el 2 7 de enero, hace 2 5 ó 3 0 años, toda taurando incluso algunos desaparecidos hace nuo sobresalto. No es probable que Alema- Alemania era un coro de júbilo. E n los mucho tiempo, pero quitándoles los Parlamennia renuncie para siempre a. Dantzig, ni al Institutos colgábase al viento una bandera tos, las atribuciones de policía y judiciales, Pasillo, pero Hitler opina que de momento muy grande. E l Claustro de profesores, bien y colocándoles bajo la autoridad de una eshay problemas más urgentes que resolver (el enmedallado, bien togado, formaba un se- pecie de lugarteniente de Hitler, que repremás urgente. es la reconstitución intertor del micírculo. Los chicos salían cantando estrosente el Poder Central. Réich y luego viene la igualdad de derecho) fas alegres. En las iglesias protestantes, los Con respecto al otro problema auténtico, pastores glosaban el destino de Guiller- efectivo, d e la forma de Gobierno, todo in- de modo que no hay serio obstando para que Alemania, y. Polonia, se. entiendan. directa- mo II, con destinos de San Juan y- San duce a creer que el nacionalsocialismo quiemente. Con el pacto Hitler demuestra, ade- Mateo. E n el asafalto de Berlín, el trote de ra aplazar la cuestión monárquica. E n estos tenía más de su voluntad de asegurar la paz, que los huíanos de losun eco rítmico. Brillaban últimos días ha habido un gran movimienlos yelmos coraceros. Iban y venían también fuera de la Liga de Naciones se los generales, y en los tapices cortesanos, to monárquico, de. carácter legitimisía ven puede desarrollar una política pacifista. Los todas las flautas tocaban un himno a la ma- cierto modo con formas de oposición al naeternos, pesimistas objetarán que el pacto yor gloria del emperador y del Imperio. cionalsocialismo. Los grandes jefes del. pargermana- polaco sólo habla de una paz de tido, ni han atacado, ni han autorizado, este Luego, tras la derrota, en el 2 7 de enero, movimiento. Otros jefes menos importantes diez anas, mientras que el pacto Kellog la prevé para siempre. Sí; -pero mientras que el aire de Alemania era un coro de injurias. hicieron, a- los monárquicos objeto de. gran el pacto Kellog es algo vago e indeciso, el Puntualmente, la memoria del ¡Kaiser sufría hostilidad. Pero de todos modos, es forzoso nuevo pacto establece algo concreto entre los más violentos y unánimes ultrajes que que en. la carta constitucional se instaure- tina dos pauses; regidos además por Gobiernos haya sufrido nunca ser alguno. Todo el coh- forma de Gobierno. E l rumor que. corre n censo nacional coincidía él este momento por Berlín, es el de. que la que dúrifni- y, uya: -yfiriHa cpm ¡promete a la las responsabilidades deen cargar sobreE l la catástrofe. nación entera. Dos. lustros pasan rápidamundo no le perdonaba que hubiese decla- Constitucional autorizará al furher; para- que mente diráse también. Pero a esta objecióií rado la guerra y Alemania no le perdonaba éste elija en vida su sucesor. A- m i juicio, se puede contestar qr. c no se debe ser dema- que no hubiese sj. bido evitar la derrota. Con- constituiría esto un error gravísimo. Muchas, siado exigente. Acaso no sea posible creer tra está tesis se alzaban siempre los nacio- veces en la historia se ha intentado algo; -seen la paz eterna; pero si la paz de nuestro nalsocialistas. Yo mismo le oí a Goebbels, mejante, y siempre suscitó una- turbamulta e Continente queda asegurada hasta Ip 44, ya hace dos. meses, impugnarla con argumen- intrigas, cuya última consecuencia fueronjas podemos damos por satisfechos. Saludemos, tos indestructibles. revoluciones. No valía la pena de destruir pues, como lo merece el pacto de no agreEste 2 7 de enero de 1934 no ha sido ni los partidos políticos para resucitarlos, v en sión firmado por dos Gobiernos dictatoria- coros de. júbilo, ni coros dé ultrajes. Sobre la. peor de sus. formas: en la forma de la les, lo que indica que la política pacifista no Berlín hiacaído hoy una nieve blanca y si- intriga cortesana de los lugartenientes que es privilegio de las. democracias parlamen- lenciosa: Como obedeciendo a una consigna, se pelean pr la sucesión. Pero todo es solatarias. los periódicos nacionalsocialistas han eludi- mente un rumor, muy dudoso, por otra par. do el recuerdo; sólo- los periódicos mo- te: Esperemos a que algo se despeje el misnárquicos han publicado artículos obje- terio y secreto político del nacionalsociaLa nueva Constitución polaca tivos y sin referencia alguna a la po- lismo, en la inauguración del nuevo Reichstag, que se prevé, para- dentro de tres días, -El mariscal Pilsudski hubiera tenido mu- lítica actual. Pero hay veces en que E U G E N I O M O N T E S chas ocasiones para otorgar una nueva Cons- el silencio encubre grandes problemas. Este titución, pero quiso que, todo pasara del mo- silencio de hoy me ha parecido, además de ALEMANIA do más legítimo y con paciencia digna de sospechoso, muy problemático. Efay un oradmiración ha esperado varios años. Ayer den de, problemas, en los cuales el nacional- mismo decimos: Polonia, cutya Constitu- socialismo ha acusado desde el prime r mo- Satisfacción por el pacto de Poción era una de las más liberales (como la mento una doctrina segura, un sistema acalonia preciso: son. los problemas del sigla x v m que facilitó su reparto) tie- bado y trabajo. En este punto, todassociales, los del las iniBerlín 2 7 6 tarde. L a Prensa, al cone desde hace cerca de ocho años un Gobier- ciativas de Hitler parecen obedecer a un no autoritario, y la reforma de la Constitu- plano previamente calculado, hasta en los mentar con satisfacción el nuevo Convenio ción en el sentido presidencialista es cues- menores detalles. Pero hay otro orden de germanopolaco, pone de relieve que se debe tión de poco tiempo. Se trata, en efecto, problemas: los, estrictamente políticos, en los a la- iniciativa de Hitler, que ha prestado así un servicio inestimable a la causa de 2 a del reforzamiento considerable de los Po- cuales el nacionalsocialismo no ha dicho deres del presidente de la República, a ex- todavía la última palabra. Es posible que paz. Los periódicos hacen también resaltar que, al prever una solución por pensas del Parlamento, que antes del golpelos tengan resueltos, pero en secreto. Es negociaciones directas para todos media- de de Estado del mariscal Pilsudsm lo era todo. posibla x más fácil aún, que los tengan tipnes políticas p ndjentes entre loslas cues dos paí v 3 NFORMACIONES Y N O T! C Í A S D E L EXTRANJERO
 // Cambio Nodo4-Sevilla