Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Afortunadamente para Vattana, el único goalgwe Vallana tuvo que anidar por off- side lo hicieron los catalanes. El Barcelona merece otro equipo. El Madrid mereció el domingo otro adversario. Cuando un público está satisfecho, porque su equipo tiene ya la victoria en el bolsillo, se ríe por cualquier cosa. Se ríe hasta porgue un balón caiga en la tribuna. Cuando sucede lo contrario, no se ríe ni aunque se caiga el arbitro. Después de un detenido y concienzudo estudio del juego de Eugenio, se llega a la consecuencia de que es juego manchukuo. Todo el mundo sabe que los jugadores manchukuos o meten goal o se arrancan las orejas. tf De ves en cuando las tijeras del peluquero abandonan el crág ¿p del cliente para tijeretear en el aire un cabello invisible. Algo parecido hace Samitier cuando avan sa con ti cráneo de balón. Dribla sobre cuero y sobre aire... Vantolrá logra a veces dar la impresión de que el Barcelona tiene una línea delantera. Lo que ya no puede hacer Vantolrá, ni nadie, es que las entelequias tengan shot. Otro gqlpecito a Quesada, para llamarle Fénix Quesada, Porque uno sabe un poco de Mitología. Si es verdad que D. Pedro Rico llega siempre con retraso a los banquetes, Hilario Marrero es el mejor D. Pedro Rico en los banquetes de red. -J. M Español, i A t h l e t i c 4 Barcelona 29. Iba a ganar el Español. N o les habían dejado jugar, n i rematar. E s to sobre todo tenía gran importancia. Ellos disparan de cualquier modo y desde cualquier sitio, mientras los. otros llevan y traen l a pelota, y enredándose en la madeja de las combinaciones, nadie se desplaza y se interna, para apretar el gatillo. Para ellos la j u gada 110- es otra cosa que llegar cuanto antes al marco y tirarle. Estorbarles este momento culminante y anularle es cosa difícil de conseguir, pero la defensiva del Español, entendiéndose bien medios y defensas, lo consiguió. Los athlétiecs, además, sentían el prurito de querer disparar sobre seguro, y entreteniéndose daban tiempo a la vivacidad de ios españolistas, para entrarles u oponerles el pié en el momento de levantar. ellos el suyo. Rebotando de esta forma sonoramente el balón terminaron la mayor parte de los ataques del Athletic. hasta los últimos instantes del primer tiempo, excepto en dos remates de cabeza de Bata, a centros de los extremos, muy peligrosos. Además de que se había defendido muy bien, el Español atacó mucho, sin abusar del juego de salón, procurando hacerlo lo más práctico posible, pero así como en la de lantera athlética son cinco hombres a j u gar y diez a rematar, en el Español no había nadie capaz de conservar fondo, después de correr una combinación para hacer un sprint final y aplicar un shot con mediana energía. A los veinte minutos logró Iriondo el goal españolista, en un momento peligroso para el Athletic y para el partido, pues P i chi había hecho una zancadilla a Bosch, y Cilaurren, con su exuberancia física, había arrollado a Edelmiro I I Gritaba el público y hallábase el citado interior tendido en el suelo, cuando Iriondo, recogiendo un despeje de Arater, que le había preparado Solé y, Edelaiiro I, tiró cruzado, dando la pe- lota en el palo, y como chutada por éste, se coló en el marco. N o jugaba el Athletic en conjunto, porque los medios tenían que estar muy atentos a ios ataques del Español, que resultaban muy rápidos por los extremos con el peligro siempre si no del centro, por falta de rematadores, de la internada, tendencia más acusada en Bosch. Y sin apoyo de los medios, la delantera athlética actuaba por su cuenta, sin acabar de entenderse, porque en cuanto se desviaba y bajaba una pelota, retrasándose, se malograba el ataque. Luego, Lafuente rio estaba bien y Bata tampoco, jugando un poco mejor, pero muy discreto, C h i r r i A l juego, muy sereno y sobrio de los medios, a la defensiva y a la actuación notable de Cilaurren debió el Español la pérdida de la ventaja que había adquirdio a los veinte minutos, en el preciso momento en que faltaba uno para el descanso. Jugada athlética pura. Dominando el Español, escapó Iraragorri, regateando a varios adversarios, hasta colocarse en el lugar de Lafuente, cerca de kick. Desde allí centró como Prat, que ya es centrar bien, y Bata volando le puso la frente al cuero para lograr un tanto, modelo de limpieza y de precisión. U n empate al empezar l a segunda parte ante el Athletic, significa empezar a perder el partido. Y pasar los primaros treinta minutos del segundo tiempo sin marcar goals, significa haberlo perdido irremisiblemente. E l último cuarto de hora de esos muchachos es irresistible. Para los adversarios se acaba el aire y se ensancha el campo hasta lo infinito. E l compañero está a tres metros y lo ven a sesenta. A l público también lo ven muy lejos, y suponen que se agita, chillando... Entonces no ven el balón, no ven más que camisetas barradas, hinchadas, que llevan dentro a unos hombres que tienen cuatro piernas, y uno, a quien llaman C h i r r i hace el segundo goal con un tiro raso, a los treinta y tres minutos, y otro, que venía chutado muy mal, mientras estaba fresco, a los treinta y ocho, y a los cuarenta y tres minutos, disparando primero a media altura y raso después, logra dos t i n tos más. Y el quinto tanto, en otro disparo de Bata en el último minuto, lo salva Pérez milagrosamente. L o s muchachos del Español dejan caer las manos e inclinan l a cabeza, abatidos. E n otras derrotas les s i l bam Ahora, no. Todo el mundo ha compreridido. H a comprendido que el Athletic, si no está tan bien de juego como en las temporadas anteriores, sigue siendo el mejor equipo de España, por la precisión y sobriedad de su juego, y sobre todo, por su resistencia. E n este partido sus mejores elementos han sido Iraragorri, internacional indiscutible, que ha obtenido un éxito de público, y Cilaurren, defensa activo, enérgico e inteligente. S i se lo propone, puede valer tanto como jugando Üe medio. Puede quizá valer más y ser también internacional. Francamente no ha hecho un disparate el Athletic contando como cuenta con un buen medio como P i c h i Arbitró el Sr. Steimbort, y formaron los equipos: Español: Martorelí; Arater, Pérez; M a r tí, Solé, Cristíá; Prat, Edeltniro I, Iriondo, Edelmiro I I Bosch. Athletic: Blasco; Cilaurren, Castellanos; Pichi, Muguerza, Roberto; Lafuente, Iraragorri, Bata, C h i r r i y Goroztiza. -O R S O v i e d o 4; Betis, 3 Oviedo Se alinearon ios equipos $l as órdenes de Iturralde: Betis: U r q u i a g a A r e z o y A e d o Peral, Soladrero y L a r r i n o a Saro, Adolfo, Pa quirri, Lecue y Enrique. Oviedo: Florenza; Calichi y Jesusín; Mu- garra, Sirio y Chus; Casacu, Gallar, Lángara, Herrerita y Emilín. L a impresión que dejó el Betis en Buenavista la tarde del domingo, fué excelente. Se trata de un equipo perfectamente entrenado, que tiene todas sus líneas articuladísimas y compenetradas, con una asistencia de las unas a las otras que causa asombro; especialmente la línea de medios y defensas se entienden maravillosamente. Así se explica el resultado de la jornada en Buecayista. Sus bocks son seguros, rápidos y fuertes, y, cuidan de Urquiaga paternalmente. Este sabe colocarse y está en el juego tanto, que persiste por donde le amenaza el peligro. Las mismas características que los defensas tienen los medios del Betis, pero con la) particularidad de que, gobernados por el gran Soladrero, defienden, atacan o ponen en juego la línea de ataque. Los delanteros son rapidísimo amena zando con peligro toda la tarde. Destacando individualidades, nos gustaron todos, pero señalaremts por. turno de méritos Urquiaga, Aedo y luego Arezo, Soladrero, Peral, Larrinoa, Saro, Paquirri, E n rique, Adolfo y Lecue. La. sensación de peligro la dio Saro más que- nadie, si bien durante la primera tanda y gran parte de la ¡segunda estuvo desmarcado E l Betis tiene jugadores y debe tener re servas tan buenos como los del primer equipo, a juzgar por los- que ayer jugaron, con lo que vale tanto decir que no tiene reservas, sino veintidós jugadores. Lleva la temperada con gran sue- te en cuanto a lesionados, y si bien en Buenavista sufrieron ayer encontronazos Adolfo y A r e zo, de tal suerte que el primero no jugó l a mitad de la primera parte, y el segundo l a mitad de la segunda, los hemos saludado después del encuentro y no tienen cosa mayor, puesto que Adolfo salió en la segunda; parte del encuentro. Del Oviedo salvaremos a Lángara y a Casueo con Herrerita. A los demás de lá línea de ataque también les echaremos un capotillo, porque salen de convalecer y no han pisado el campo con tiempo suficiente a ponerse en forma. E l Oviedo viene muy castigado toda la temporada y tiene a sus jugadores en malas condiciones. Casueo hizo maravillas, a pesar de haber estado un mes en cama. Se acoplaron los delanteros en la- p r i mera parte especialmente por la izquierda; Lángara no pudo estar todo lo eficaz que se propuso, por lo marcadísimo que estuvo, mucho más al final del encuentro, cuando nadie quedaba firme en la línea del ataque más que él. D e los medios hoy no salvamos a nadie. Se ahogaron todos, y aun M u g a rra ha llevado un golpe que le va a alejar del campo por una temporada. M u y desarticulados, como la defensa, que también anduvo por donde quiso, y aunque Jesusín logró aplausos en jugadas individuales, no sabe jugar antes de que llegue a él l a pelota; es decir, no sabe colocarse. Será un gran defensa, pero hay que educarle. T a l decimos de Florenza, donde hay madera, agilidad, valentía; pero, aunque inspirado a las veces, abandona la casa con mucha frecuencia. A los veinte segundos de comenzar el partido hizo una estirada que se ovacionó durante mucho tiempo, por- lo difícil gue fué salvar 1 1!
 // Cambio Nodo4-Sevilla