Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 31 DE ENERO D E 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PAG. 19. social. Medidas de actividad que garanticen el orden público y el. respeto a las contrataciones bastarán, en opinión de nuestro i n terlocutor, a estimular la ejecución de gran número de obras que la aludida inquietud tiene hoy en suspenso y en las cuales hallarían, el sustento numerosos obreros de los diversos, oficios con el de la construcción necesariamente ligados. Claro es que entre las previsiones que se adoptaran no habría, de faltar la encaminada a impedir el fraude en los accidentes del trabajo, tan generalizado hoy, que en ello radica uno de los más fundados motivos de la actual paralización. E n orden al mismo problema, el Sr. Bonet fija también su atención en el Puerto, necesitado de una reorganización qUe, librando su excesiva carestía, le atraiga de, nuevo el tráfko hoy a otros lugares desplazado. Así, se facilitaría la exportación, de que tantas actividades dependen. -Creo asimismo- -nos dice- -que debemos poner toda nuestra voluntad en conseguir que de nuevo vuelvan a celebrarse con esplendor nuestras fiestas. Con ello se conseguiría, en lo moral, afirmar ante los de fuera la consolidación de la paz social en Sevilla; y en el orden material recuperaríamos, en provecho de nuestros obreros, la copiosa fuente de riqueza que aquéllas significaban. Muéstrase contrario el Sr. Bonet a la i m plantación de los turnos de trabajo, en que algunos ven un paliativo del problema del paró. A su juicio, los turnos agravan la s i tuación, aumentan de un modo sensible los accidentes y hacen imposible el mantenimiento de l a industria en que se los implanta. Finalmente, el ex presidente de la Federación Económica de Andalucía espera que la institución- -salvando su apoliticismo, reiteradamente probado- -concurra a las próximas elecciones municipales, presentando candidatos que acierten a defender, con mejor acierto que el. conseguido. hasta aquí, los intereses de la economía de la ciudad, singularmente representados en su Industria y su Comercio. E l diálogo termina. E l Sr. Bonet evoca sin alarde las amarguras padecidas, y recordando con emoción a los compañeros caídos en la lucha, confía en. que será fecunda la sangre que se. vertió... LA LABOR D E LA F E DA Y SUS PROPÓSITOS PARA LO FUTURO Manifestaciones de don Marcelino Bonet Reciente todavía la Asamblea celebrada por la Federación Económica de Andalucía para exponer un resumen de la campaña emprendida y consumada durante el tumultuoso año 1933; hemos considerado de interés el publicar una síntesis de la obra realizada por aquella importantísima entidad, desde los gravísimos instantes en que, culminando el profundo y extenso malestar social, hubo de poner en tensión, afrontando los riesgos con que el impunismo y l a crisis de autoridad, le entorpecían más el difícil camino, designios de tesón y ecuanimidad cuya realización fué en ocasiones lindera del heroísmo. L a Memoria leída en el acto referido por el entonces vocal- secretario, don Fernando Botello, contiene por sí sola datos que bastan a ilustrar a l a opinión en este punta Los elementos agrupados en el frente único que l a Feda ofrecía, vieron, al fin, cómo en la fuerza que representaban buscaba apoyo la autoridad contra el empuje de l a anarquía, propulsora constante de atentados terroristas que en los mismos hijos del pueblo hacían frecuentemente sus víctimas; fautora incansable de huelgas, boicots y ruinosas imposiciones que rápidamente minaban los cimientos de la sociedad arrasando 3 a industria y el comercio, base de la paz y el pan de todos. Durante el año último, l a Feda desarrolló una actividad cuantiosa y fructífera de que es testimonio su intervención en los trascendentales conflictos surgidos en el transcurso del período. A l lado de esa labor que, provechosísima para la tranquilidad sevillana, tuvo víctimas inolvidables- -Caravaca, Ramos Catalina, González M u ñ o z junto a aquel supremo esfuerzo representado en el viaje- manifestación a Madrid, que tendía a hacer m á s apremiantes y ostensibles demandas reivindicatorías por el Poder reiteradamente desdeñadas... la Federación Económica de Andalucía, creando nuevas Asociaciones patronales, entablando con fruto recursos y demandas y realizando prolijidad de trabajos especiales, supo no descansar en la doble función, social y económica, que le incumbía, hasta haber logrado el desenlace feliz de normalizar, siquiera sea relativamente, la situación de la capital. T a l ha sido, expuesta a grandes rasgos, la gestión por la Feda llevada a cabo hasta el día. P a r a inquirir cuál fuese el programa propuesto en el futuro inmediato, nos hemos puesto al habla con D Marcelino B o net, relevante figura de la organización cuya presidencia desempeñó acertadamente hasta fin de año. E l Sr. Bonet, al sagrado de cuyo hogar llegaron- -como se recuerda- -las criminales sacudidas de la vesania roja, mantiénese propicio a coadyuvar al logro de los fines colectivos. Legítamamente satisfecho por los resultados obtenidos, complácele vGr a la Feda aligerada de los tremendos problemas sociales del. pasado y en situación de atender de un modo primordial a las cuestiones económicas que, por su naturaleza, le atañen principalmente. De un modo preferente, solicita su atención el problema del paro. E n alivio de la grave crisis de trabajo, el Sr. Bonet propone y desea que sajgan de su estancamiento todas las actividades propias del ramo de la construcción, todavía en suspenso por el fundado temor de los propietarios a las onerosas consecuencias de la latente indisciplina DE SOCIEDAD ECOS DIVERSOS Chales de España E n España, a los mantones, de crespón, bordados, se les llama, generalmente, mantones de Manila. E n el extranjero a todo mantón bordado se le denomina infaliblemente chai de España. Cuando yo voy m á s allá de las fronteras españolas, en clase de viajero, por mi parte no quiero deshacer nunca esta dorada leyenda. Cualquier chai que disponga, en bordado, de dos floripondios para mí es un auténtico chai de E s paña aun cuándo sea una verdadera birria. Y a que de España apenas se habla como nación por esos mundos, cuando menos habrá que cultivar esta única ocasión propicia. ¡Chales de E s p a ñ a A ú n recuerdo cierta inefable señora que me abordó una noche del último verano cuando yo descendía la escalera de un gran hotel en la Costa A z u l -Perdóneme usted- -me dijo- ¿P o d r í a usted decirme dónde se encuentra la Agencia de Coches- camas... L a citada Agencia estaba precisamente a la salida del, hotel. Pero a aquellas horas de la noche, por lo menos hacía dos que tenía sus puertas cerradas. Se lo indiqué así a la señora, y de su pregunta. y de mi indicación surgió un diálogo que llevó a la dama a lo inevitable en semejantes encuentros. ¿D e qué nacionalidad es usted... -Español, señora. ¡A h español... Y después de exclamación tal, señalando con su dedo índice un pinguito de seda que llevaba sobre los hombros, a ñ a d i ó -U n chai de España. L a señora era gorda y fea y su chai de E s p a ñ a una especie de echarpe transparente cíe seda artificial bordado a máquina. Y o sin embargo, me incliné, reverencioso, como si me hubieran nombrado la Alhambra granadina o la Mezquita de Córdoba. Luego, alargando el índjee, en mi turno, y no muy seguro de señalar el rostro de la señora o su chai, dije: -Y muy antiguo. ¿U s t e d cree? -Estoy seguro, señora. U n español no se equivoca nunca en semejante materia. Aquello me valió ser llamado g c i t i l v la proposición de un paseo por la playa. Acepté- el adjetivo y decliné el honor Je estirar las piernas en compañía de aquella señora y de su cha pero desde entonces siempre que nos cruzábamos en el comedor o en el hall me dedicaba una de sus me. res sonrisas. ¿Cuántos chales de E s p a ñ a h a b r á por el extranjero como el chai de E s p a ñ a de aquella señora... Muchos. Casi tantos cor o mantones de Manila se exhiben en la propia España. Ahora precisamente, con la pro ximidad del Carnaval, llega para las españolas uno de los buenos instantes de lucir u mantón ue M a n i l a desde el que viene íe madres a hijas del tiempo de la tatarabuela, hasta ese otro del más puro dibujo filipiro, que huele, sin embargo, a catalán. ¡A y si los mantones pudieran hacer uso de la palabra... Para uno que lo hiciera con su verdadero acento, habría millares de m i llares que lo harían con un acento cambiado. E n el extranjero la mayoría de los chales de España saldrían hablando en alemán, y en España una gran parte de los de M a n i l a se explicarían con esa elegante e inconfundible, pronunciación que tienen ¡os hijos de Tarrasa. ¡Mantones de M a n i l a ¡Q. ¿va a? er de Manila su mantón, s e ñ o r a A u n c a i n- lapido SEVILLA, JEREZ Algeciras Y ALGECIRAS. Autocar Pu lmán Empresa fundadora del servicio entré Avenida de la Libertad, 24, Trente a! Catedral. Teléfono número 22690. E l jueves, 1 de febrero, estrenará la nueva producción, donde se ponen de relieve las teorías alemanas de la vida moderna jnema ícias EL PRIMER DERECHO DE UN HIJO cuya protagonista, H E K T A THIELE, es la célebre y tan discutida artista intérprete principal que se reveló formidablemente en MUCHACHAS D E TEIFORMES