Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S i DE FEBRERO DE 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 2 pido, que ofrezca garantías para p r ó p t a nos y cultivadores, acoplándola a los tipos medios que rigieron durante el año agrícola de 1931 a 1932 en cada localidad, sin que dicha renta pueda ser en ningún caso inferior a la normal del avance catastral para l a finca de que se trate o sus similares. c) E l propietario, 110 sólo tendrá derecho al pago de la renta, sino a la indemnización de daños y perjuicios de todas clases que se le hubieren ocasionado por tala de arbolado, cultivo abusivo o destructor, deterioro de edificios, etc. d) D e l pago de la renta responderá solidariamente el Instituto de Reforma A g r a r i a quedando éste obligado a abonarla a los ipropietrios antes del 30 de septiembre próximo, sin perjuicio de su derecho a reclamarla de los campesinos ocupantes de las tierras. D e la indemnización de perjuicios en el aspecto civil o administrativo responderá, con carácter solidario en la forma dicha, el Instituto de Reforma A g r a r i a e) Quedarán en suspenso los procedimientos judiciales de todas clases seguidos por los propietarios para desahuciar o desalojar a los actuales cultivadores, suspendiéndose también la ejecución de las sentencias que hubieren recaído en dichos procedimientos. La. suspensión no enervará l a acción administrativa o judicial para solicitar la i n demnización de daños y perjuicios. f) L a fecha en que se recojan totalmente las cosechas y en todo caso l a del 30 de septiembre del año actual, implicará para los propietarios la recuperación de la tenencia ¡material de la finca, y los ocupantes que no desalojen voluntariamente las fincas en d i cha fecha- -término máximo del ciclo agrícola antes mencionado- -podrán ser desahuciados por los propietarios, arrendatario? o (representantes de l a posesión jurídica ante los Tribunales de Justicia ordinarios, úien continuando los procedimientos que queden en suspenso o entablando los nuevos Que procedan, sin que contra las mencionadas acciones se pueda alegar excepción de ninguna clase. Exceptúase tan solo de lo dispuesto en este apartado a los campesinos que deban continuar ocupando l a finca por otro título o como consecuencia de la estricta aplicación directa de la ley A g r a r i a de 15 de septiembre de 1932. Termina recordando que el presidente de ia Comisión y el ministro de A g r i c u l t u r a de hoy combatieron en las pasadas Cortes l a ley de Intensificación de Cultivos, y, por tanto, espera que ahora serán consecuentes Él Sr. A L V A R E Z M E N D I Z A B A L presidente de la Comisión, dice que es urgente l a aprobación de la ley, porque no hacerlo sería cooperar a que subsista el estado de anarquía en los campos. Dice que este proyecto es independiente de la ley de Reforma A g r a r i a S i n embargo, la Comisión tendrá en cuenta algunos extremos. Rectifica el Sr. A Z P E I T I A y retira el voto particular. E l Sr. M A R T Í N E Z H E R V A S defiende otro voto particular a la totalidad. Dice que lo mantendrá hasta el último extremo. Cree que hay un espíritu de revancha en la compenetración de las derechas y la Comisión para las leyes sociales- agrarias de las Constituyentes, que, a su juicio, esta es la fecha que apenas si se han cumplido. Estima que la retirada del voto tiene algo de estrategia política. Pide que queden legitimados los expedientes de intensificación de cultivos y que los campesinos que hubieran efectuado labores tengan derecho a continuar en posesión de las mismas. P o r tanto, deben quedar en suspenso los procedimientos judiciales seguidos para, desalojar a, Jos. ac- tuales cultivadores de las fincas que el Go- J bierno general de Extremadura sometió a la intensificación de cultivos suspendiéndose 1 también la ejecución, de sentencias, y pose- I sionándose de nuevo de las tierras los que hubieran sido lanzados de ellas. PROGRAMA D E L PARTIDO R E P U B L I C A N O AGRARIO ESPAÑOL M a d r i d 1, 2 madrugada. Ayer fué fací- litado el siguiente manifiesto, en el que la í minoría agraria fija su posición: 1 U n escándalo E l Sr. Martínez Hervás es frecuentemente interrumpido. E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L uno de los interruptores, aludió al discurso del orador, calificándolo de monótono y pesado. E l Sr. M E N E N D E Z salió en defensa de su compañero de minoría, y dirigió algunas frases al diputado radical, diciéndole que le iba a narrar el cuento de la hetaira. E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L Es que ha convivido esa hetaira con su señoría? (Escándalo. E l Sr. M E N E N D E Z Conmigo, no. E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L Entonces cuéntelo su señoría. E l Sr. M E N E N D E Z dirige frase al señor Pérez Madrigal, que no se oyen. E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L Señor presidente: Y a estoy harto de aguantar los: tesabios soeces de esa minoría. ¡Traidores! t Cobardes! Vividores! Asesinos! E l escándalo es formidable. A l replicar los socialistas al Sr. Pérez Madrigal, éste contesta con nuevas frases duras y agresivas. E l P R E S I D E N T E (dando campanillazos y elevando su voz sobre las de los contendientes) ¡Orden! N o se puede tolerar este espectáculo vergonzoso, que se repite constantemente. S i los señores tienen que dirimir cuestiones personales, háganlo fuera del Congreso; pero aquí deben tener presente el respeto que deben a l a Cámara y a sí misamos. ¡Qué dirán de este espectáculo los espectadores que asisten a esas tribunas, y mañana, cuando lo conozca el pueblo español! Los contendientes guardan silencio y la Cámara aplaude a su presidente. Termina su discurso el Sr. M A R T Í N E Z H E R V A S después de prorrogadas las horas de sesión, y el presidente suspende lá discusión, levantando la sesión a las nueve y cuarto. Orientación económica del par- tido Fuera de la sesión L a comisión de R e s p o n s a b i l i dades Madrid. E n la sección tercera del Congreso se reunió la comisión de. Responsabilidades. E l Sr. Lamamié de- Cláirac dijo a los pe. riodistas que habían examinado un oficio de la Dirección de Seguridad, preguntando si había de cumplimentarse la orden de detención dada contra e l- S r March por l a anterior Comisión, y habiendo sido elegido posteriormente diputado a Cortes y admitido por l a Cámara, no puede ser detenido nuevamente, sino en virtud de suplicatorio. Los periodistas preguntaron al Sr. L a mamié cuándo se presentaría a la Cámara el d j de la Comisión, disolviéndose ella misma, y contestó que en la semana próxima. ctamen L a minoría agraria de Congreso de lo Diputados acordó constituirse en partido po- i lítico, bajo la denominación de Partido Agrá rio Español. E l Partido Agrario, Español, como decía ración preferente, proclama su orientación! económica, a base de la defensa y fomento; de la riqueza nacional en todas sus manifes- taciones, y en especial de 3 a producción a g r í cola forestal y ganadera, que estima e s e l sostén de la economía española, cuyo pro- greso dqpende de la acertada coordinación de las diversas fuerzas productoras. Substancialmente agrario el partido, re chaza todo intento de subversión violenta sea cualquiera el sector, de opinión de qu proceda y acepta el régimen legalmente cons tituído, como expresión de la voluntad nació nal, dispuesto a prestar su leal colaborado a los Gobiernos de la República que coinci dan en sus postulados esenciales, e incluso gobernar si las necesidades lo exigiesen. S i perjuicio de esta declaración, el partido agrá rio pretende- que por los cauces legales qu la propia Gonstitución señala, se revisé aquellos preceptos del Código fundamenta que atenían a la conciencia religiosa del pu blo español o imponen principios de socia zación que, pugnan con los fundamentos nuestro régimen económico, y aspira a a. gurar, con l a instauración de una según Cámara, en que las fuerzas sociales tenga orgánica representación, l a indispensable es tabilidad política que permita el desenvolví miento del trabajo y de la producción naci nales. F i e l a su significación esencial y a sus! compromisos con la opinión, coincide con las demás fuerzas de derecha en la defensa del que fué su programa común en la campa- ña electoral. E s partidario de que se coaer te con la Santa Sede un Concordato, que sobre la base de la independencia de l a Iglesia regule sus relaciones con el Estado, siri menoscabo de l a libertad de conciencia dej las minorías disidentes. E n el orden internacional, el partido agra, rio desea que una política de paz informe la ¡actuación en el exterior de nuestra Patria, cuya personalidad ha de buscar en la organización de un Ejército y una M a r i n a redu cidos, pero dotados de l a máxima eficacia técnica para la garantía de su independen cía. v L o s agrarios defenderán la u n i dad nacional y el robustecimiento del p r i n c i p i o de autoridad L a política interior del partido defenderá siempre la unidad nacional, que considera i n tangible, sin prescindir de aquellas concesiones de descentralización administrativas, autorizadas en la Constitución, y que respondan a la variedad regional del Estado español. E l robustecimiento del principio de autoridad, el avance en la legislación social a favor de los trabajadores, sin otro límite que el impuesto por la necesidad de no agotar las fuentes de producción, buscando una fecunda armonía entre los elementos que a ella concurren; la independencia de la administración de justicia, el fomento de la instrucción, pública, sin monopolios incompatibles con la libertad de enseñanza, y sobre todo, la austera redúíeión- denlos- gastos super- L a minoría agraria Se reunió en la Cámara la minoría agraria, y su jefe, el Sr. Martínez de Velasco, manifestó que habían cambiado impresiones sobre la situación política y que se había acordado en firme obsequiarle por la m i noría con un banquete. E l programa del partido agrario está u l timado. E n e l acto, que se celebrará el próximo día 4, en el teatro Victoria; el Sr. Martínez, de Velasco hará una g l o del pr plagia,