Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Informaciones y reportajes. L a n u e v a prisión p r o v i n c i a l d e Málaga, f o r l a leía d e l a justicia y s a n a t o r i o d e las a l m a s L a tarde dorada inunda de serenidad y de gracia la nueva prisión malagueña. U n silencio alegre señorea las estancias vacías, en las cuales siente uno el optimismo, de. la vida que espera, no el dolor del castigo que abruma. Visto de lejos, el recinto penitenciario tiene traza de convento y perfiles de refugio; pero, según avanzamos por la carretera, los signos de la prisión modifican la silueta de! edifi- c i ó negros barrotes en las ventanas recién pintadas, como tachas regulares sobre los muros roqueñ o s garitas estratégicas en los vér- Vista parcial del edificio de la nueva Prisión. tices de los puentes exteriores. L a tristeza de los símbolos está paliada, no obstante, por la magnificencia de la construcción, la paz del campo y el prestigio de lo nuevo. Antes de entrar en la cárcel deshabitada y flamante contemplamos el austero palacio desde un punto de vista que nos permite abarcar los distintos cuerpos de edificio. E l objetivo fotográfico no recoge tan amplia visión. Ello da idea de la superficie de l a obra. N o podemos menos de recordar i a casona ruinosa que hoy ocupa l a cárcel malagueña, en la ribera, del Guadalmcdina; edificio lóbrego, estancias inhabitables, patios sin higiene. L a construcción de la nueva prisión provincial de M á l a g a tiene para los íncolas una importancia extrema, por las- deficiencias del inhóspito caserón, donde desde hace muchos años los delincuentes padecen, con la falta de libertad, el agobio de la miseria. U n malagueño ilustre, D José Estrada y Estrada, cuando fué ministro de Justicia, dispuso que fuesen comenzadas las obras de esta cárcel nueva. E n un plazo relativamente breve han podido ser entregadas. A recibirlas fueron a la bella población andaluza, no hace mucho tiempo, el subsecretario de Justicia y el director general de Prisiones. E l nuevo edificio, proyectado y construido por D Vicente Augusti, es todo lo acogedor que puede resultar una cárcel. E n el primer cuerpo están instaladas las dependencias para los abogados, l a Dirección y el personal técnico y administrativo. Siguiendo el corredor central, trasponemos el rastrillo y nos hallamos en una de las naves de celdas. L a disposición de éstas responde al tipo de las modernas penitenciarías. E n el centro, una cámara encristalada para el vigilante. A l fondo, una escalerilla de hierro, que conduce al puente de unión entre ios balconcillos de las celdas principales. E n la planta baja. hay otras tantas idénticas. Hemos visitado una de ellas y quedamos sorprendidos. L a pieza es de regulares dimensiones y recibe luz y aire por una ventana abierta a gran altura. A l a izquierda, adosada á l a pared, una cama de hierro con sommier, que puede plegarse durante el día. A l a derecha, u n lavabo con agua corriente, y, en un ángulo, los servicios de necesidad; todo ello higiénico, resistente, confortable. S i no fuera por los barrotes de l a ventana y los cerrojos de l a pesada puerta forrada de hierro, creeríamos estar en el dormitorio de cualquier buen hotel. Recorremos Jos balconcillos, bajamos por la escalera del centro, Al fondo, una escalerilla de hierro que conduce al puente de unión y, guiados por el guardián, visitamos la cocina, instaladacorno la mejor de l a m á s moderna casa de beneficencia: l o s entre los balconcillos dé tas celdas principales.
 // Cambio Nodo4-Sevilla