Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 2 DE FEBRERO DE 1934. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 21. el actual proyecto ele intensificación de cul- 1 tivqs viene a violar. Del decreto de primero de noviembre no se dio cuenta a las Cortes porque el señor Azaña sabía todo el sentido revolucionario de la intensificación de cultivos. Y cuando yo le preguntaba- -dice- -al ministro por qué no establecía lo que trata de aprobar por medio de una ley en un decreto, ya que no existe nada legislado sobre la materia, el señor Del Río me dijo confidencialmente que no quería contraer la responsabilidad de hacer eso por decreto Y quiere buscar el escudo del voto parlamentario. ¿Valía la pena de que las Constituyentes discutieran un día tras otro la Reforma A g r a r i a para que luego un decreto venga a anularlo todo? L a ley exige que las tierras, para ser ocupadas, estén en el inventario y el decreto salta sobre eso; aquélla exige que se paguen previamente las labores preparatorias, las cosechas pendientes, el material inmobiliario, y el decreto salta también sobre eso; aquélla dice que l a venta de la finca ocupada temporalmente será- pagada por el Estado, y en el decreto se prescinde de esas garantías; establece también la ley una serie de excepciones para las fincas forestales y de pastos y en el decreto se salta sobre eso. Él Sr. M A R T Í N E Z H E R V A S E l decreto establece las mismas excepciones de la base sexta de l a ley. E l Sr. R O D R Í G U E Z J U R A D O Las he reconocido; pero lo grave es la infracción que se hace en l a aplicación del decreto. U n p r e g ó n subversivo desde l a Gaceta Ante este espectáculo acude a mi memoria una frase de D. Antonio M a u r a y digo que Si este proyecto se aprueba ño será más que un pregón subversivo de La Gaceta. Claro es que al solo anuncio de este proyecto de ley han comenzado las nuevas invasiones de fincas. L a gente, con su perspicacia, se da cuenta de que en España i m pera el hecho consumado. Aquí se encuentran con unas Cortes que, aunque se llaman agrarias y conservadoras, convalidan todo eso, y se dan perfectamente cuenta de que tienen vía libre para seguir invadiendo fincas. Lee un telegrama, que dice; Fincas asaltadas, todas jurisdicción, según plan preconcebido Casa Pueblo: hasta ahora Fontanillas, Parraleio, Cabezas Gordas, Lazarito, P i v a rroso, Tapia, Monterito, Ponce, Valledorado, muchas más, y casi todas las cercas. -Merino. Véase l a repercusión del proyecto. N i siquiera se ha atendido a una comisión que vino al Congreso a pedir que por lo menos se aplazara esta discusión hasta que concluyera la época de los barbechos. M i voto particular se refiere a l a responsabilidad por T a tramitación de esos expedientes por el Sr. Peña Novo, que, en realidad, no puede decirse que los instruyo, puesto que se los llevó a Valencia al cesar como gobernador general en Extremadura, y los tuvo en su poder cuando ya sólo era un Tuan particular. Y o d i g o Cuando esto se hace, y se destrozan tantas fincas ganaderas, con alteraciones de orden público, cuando se perturba C ó m o se i n v a d i e r o n las fincas la economía rústica, ¿es que unas Cortes E s hora de que la Cámara sepa lo o -urrique se llaman agrarias y de derecha, van a do en Extremadura, aunque ya tuve ocasión aprobar un proyecto que, en definitiva, conde decirlo en el Instituto de Reforma A g r a valida aquello? Ésto es anárquico. Esos exria. E l régimen de intensificación de cultipedientes de despojo deben pasar a los T r i vos ha violado las bases fundamentales de la bunales, porque el Sr. Peña Novo no ha Reforma Agraria. Pero, además, ¿cómo se tenido respeto al país, ni a nada. ha aplicado? A l servicio dé lá tiranía de los Pide al ministro que retire el dictamen, jefes de las Casas del Pueblo. Los técnicos aunque lo lleve como un capítulo más ál prose dedicaron a obedecer ciegamente las óryecto de ley dé Reforma A g r a r i a que se denes del gobernador, apremiado és e por ha de discutir inmediatamente. ¿Sería mulas exigencias revolucionarias de las Casas cho pedir- -pregunta- -que se aplace esta disdel Pueblo. Así se han invadido las fincas, cusión hasta que pasara el presente momencon tanta insolencia, que desde los Gobierto crítico, para poder después discutir más nos civiles se daban órdenes a la Guardia serenamente? S i así lo hace el señor D e l civil para que no impidiera aquellas invaRío, servirá a los intereses de la economía siones. H u b o un gobernador extremeño que española. después de la invasión de una finca tuvo la E l ministro de A G R I C U L T U R A recoaudacia de decir a los periodistas que había dado orden a l a Guardia civil para que se- noce la ilegalidad, de las invasiones pero defiende su convalidación mediante el prolimitara a levantar el atestado, sin detener a yecto. nadie n i realizar acto alguno para impedir Dice que le da pena que los agricultores la invasión. tengan como intérprete en el Parlamento a E l labrador ha visto que sus fincas de paspersona como el Sr. Rodríguez Jurado que tos, que no servían más que, para la ganadecalifica el orador de revolucionario. ría, fueron invadidas por- los yunteros, que N o se trata más que de resolver, de modo las roturaron, dejándolas completamente inequitativo y justo, situaciones de hecho, que servibles para una u otra aplicación. Se cuenel Gobierno se ha encontrado planteadas en tan por centenares las fincas de Extremadura Extremadura. que dentro de dos o tres años tendrán que Cuando se dictó el decreto había muchas quedar completamente abandonadas. L o s gagentes en Extremadura que querían tierras naderos tuvieron que vender el ganado a bapara trabajar. N o se trataba de ladrones o jo precio; los agricultores discurrieron por bandidos, sino de gentes que querían tierras Madrid, pidiendo amparo a unos y a otros, y no las tenían. Y acuciado por esta necesiincluso al señor L e r r o u x- -e l cual dijo que dad el Gobierno dio el famoso decreto, el algunos técnicos estaban arrastrando sus tícual no es inconstitucional, y debo decirlo tulos al servicio de las Casas del Pueblo- y estos agricultores, que confiaron en que el por solidaridad republicana. cambio de política que ellos trajeron iba a E l Sr. R O D R Í G U E Z J U R A D O Y o no hacer respetar las leyes, se encuentran con he dicho eso. el denigrante espectáculo de la aprobación E l ministro de A G R I C U L T U R A L o ha por el Parlamento español de un proyecto dicho algún señor que ha intervenido en lá como éste, con el cual, a pesar de conocerse discusión. Su finalidad era remediar el paro su atropello y desamparo, y a pesar de ser obrero, -diciendo al campasino: Ahí tier s sabido que existen sentencias judiciales a su un trozo de tierra: cultívalo, si no la culfavor, se demuestra que todas estas sententivas, la cultivará un arrendatario. E s el cias son papeles mojados, que no sirven para fundamento de la legislación de laboreo fornada. Queráis o no, tenéis que aceptar a los zoso. yunteros, pues viene a legitimarse el estado, Y o no vengo- -dice- -a sancionar l a ariarde anarquía creado. QUJS- Í 4 realidad es que se habrán ocupado r fincas por disposición del gobernador gene ral de Extremadura, sin cumplir los réqui sitos del decreto de noviembre de 1932. Fué el poder del Estado el que dijo a esos! ocupantes que entraran a labrar; y cuando, ya se han dado varias labores, y la siembra está nacida, ha habido propietario que ha en- j tablado una interdicto de recobrar para arro ¡jar al cultivador de la finca labrada y sera brada por él. Estimo que esto sí es que esi revolucionario. Pero hay propietarios que no han actí r dido al Juzgado y tienen las rentas de esas! fincas en el aire, y ante este casó yo d i g o! Campesino que has cultivado por autoriv zación de mi representante del Estado: c o n serva la posesión hasta que recojas la p r i mera cosecha. Propietario: tienes asegurada el pago de tu renta, porque te la garantiza el Instituto. Y o he traído el proyecto para resolver laj situación de estos campesinos, que están eni las fincas como poseedores, colocados en ellaá por el gobernador general de Extremadura, E l C O N D E D E V A L L E L L A N O I croj colocados fuera de la. ley. E l ministro de A G R I C U L T U R A Est problema no se discute aquí. E l C O N D E D E V A L L E L L A N O ¿Cómo que no? E s a es l a medula del problema y lo que hay que discutir. E l Sr. M A T E S A N Z E l gobernante no tiene que apreciar sólo la cuestión de hecho j y todo lo que está diciendo el ministro le debió llevar a derogar cuanto hay legisladosobre eso. E l ministro de A G R I C U L T U R A Y o digo que m i criterio ha sido superado por, diputado que están e n l a Cámara, más a la! derecha que el ministro de Agricultura. ¿Qué hay nuevas fincas asaltadas? Bien ¿Pero esta cuestión se refiere al ministro da Agricultura ¿Tiene algo que ver con éso el proyecto que aquí se discute? E n el proyecta no se protege a los asaltantes de fincas por; su propia iniciativa. Se limita a los que fue- i ron autorizados por el gobernador general déExtremadura. E l que haya hoy asaltantes da fincas no constituye problema para el tninis- tro de Agricultura, sino que es una cuestiona de orden público. L o conservador es dejar a esos invasor res de ayer que disfruten de esas fincas, puesto que no quieren más que eso: un instruniento de trabajo, que es l a tierra. P o r esas razones el ministro de A g r i c u l tura no puede retirar el proyecto. (Aplausos! de ios radicales. Rectificación del S r Rodríguez Jurado H a y que revisar los e x p e d i e n t e s c a u s a n tes de los despojos E l Sr. R O D R Í G U E Z J U R A D O rectifica y dice que no quiso, presentar al ministro ante la Cámara como a un revolucionario. Esi la contrañgura de D. Marcelino Domingo, a quien debe cosas que tiene, merecidas y que silencia en vista de su ausencia. Sostiene que el decreto viola la ley agraria. E l ministro de A G R I C U L T U R A Y o Jo, que he dicho es que no es anticonstitucional. E l Sr. R O D R Í G U E Z J U R A D O ¿Por que no ha respetado el fuero del Instituto? E l ministro de A G R I C U L T U R A P o r que la ley de septiembre de 1932 no se podrá aplicar a los campos el primero de noviembre siguiente. E l Sr. R O D I G U E Z J U R A D O Eso esj imputar ineptitud a las Constituyentes. E l Sr. A L V A R E Z M E N D I Z A B A L L o es al Instituto. E l Sr. R O D R Í G U E Z J U R A D O Y o n a fomno parte del Instituto y no puedo asumí?
 // Cambio Nodo4-Sevilla