Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 3 DE FEBRERO DE 19 34. N U M E R Ó S U E L T O 10 C E N T S DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O TRIGÉSIMO. NU M E RO 9.587 REDACCIÓN: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SUSCJIIPCIONES X ANUNCIOS, MUiíOZ O M V E CERCANA A TETÜAN, SEVILLA LA IMPUNIDAD REVOLUCIONARIA E l país comienza a sentirse tanto y más alarmado, que por las amenazas de revolución, por la actitud inexplicable del Gobierno; está ganando todos los espíritus el convencimiento de que no aprecia la realidad del peligro o peca de negligente, y por lo uno o por lo otro, quizá por los dos motivos, hace ¡temer una- indefensión desastrosa. ¿Qué le ocurre al Gobierno? Acaso absorben so atención sus propias dificultades internas, la inestabilidad de la situación política, los manejos y preparativos de esa crisis que viene- anunciándose; pero las necesidades del orden público, y más cuando- son como ahora, de apremio y gravedad, están sobre todas las preocupaciones de interés puramente político o personal, no admiten excusas de interinidad, y menos la preme litación del endoso. No se trata de que el Gobierno divulgue ¡deliberaciones y planes, ni nada de lo que debe reservar. Es que no ha hecho nada de lo que el país tenía que haber visto ya necesariamente: medidas, precauciones y sanciones de obligada publicidad. Anunciada solemnemente desde un escaño del. Parlamento la empresa de una revolución armada, ha seguido luego la descarada preparación del plan revolucionario sin el menor tropiezo. Discursos sediciosos, manifiestos firmados que constituyen delitos, reuniones de sociedades y gremios que votan públicamente acuerdos igualmente delictivos, y todo eso alrededor de un programa lanzado también á la publicidad y que anuncia la violencia idel Poder y la violencia desde el Poder para destruir súbitamente los medios y los recursos defensivos de la burguesía, más el desarme de la fuerza pública y al armamento del pueblo... ¿E s lícito que el Gobierno se haga el sordo y ciego ante tal osadía? Si así se abandona en lo más fácil e incruento que es en la aplicación de las leyes que prohiben y castigan los delitos indicados, ¿qué puede esperarse de él, en el caso de más apuro y gravedad? Que la negligencia oficial desmoralice al país, no lo esperamos. N i debe nadie olvidar el aviso del 19 de noviembre. Es más de temer, que creyéndose mal defendido se adelante a la ofensiva que le amenaza, y reaccione con demasiada violencia contra el enemigo. SI T U A C l O N POLÍTICA Y PARLAMENTARIA Ante los manejos revolucionarios de los socialistas En el C o n s e j o de ministros de Un a y e r se e x a m i n ó d e t e n i d a m e n t e la situación d e o r d e n p ú b l i c o cialistas definan s u a c t i t u d debate político para q u e l o s s o- LA 1 Madrid. En otro lugar publicamos una referencia del Consejo de ministros de ayer. Sólo breves líneas figuran en la nota oficiosa relativas al asunto que fué nervio de la deliberación ministerial; porque es lo cierto que los ministros conocieron informes interesantes y; muy detallados respecta, a, los. movimientos de las organizaciones socialistas y. anarcosindicalistas, que intentají ir a un movimiento revolucionario de gran volumen e intensidad. De estos informes deduce, el Gobierno que se preparan los jalones: para un movimiento de esa índole con la intervención del partido socialista. E l plan, a lo que parece, há de consistir en provocar huelgas parciales para hacerlas indefinidas, y que culminen en una huelga general de todos los. servicios en Madrid y en provincias. Claro es que. el desarrollo de este plan, por ser tan vasto, no parece que tenga la inminencia que algunos suponen; pero sus detalles de organización los conoce el Gobierno y es natural que haya tomado ya sus medidas para quebrantarlo tan pronto como se inicie. En el Consejo de ayer se acordó prorrogar el estado de prevención con arreglo a! artículo 21 de la ley de Orden Público, por el plazo de dos meses, y con el fin de que el Gobierno tenga los elementos necesarios para proceder contra los intentos de perturbación que se anuncian. E l Sr. Lerroux dijo en el Consejo, que, según sus noticias, sé pensaba plantear en la Cámara un debate político para conocer la actitud de los socialistas y procurar que se definan ante el país. E l presidente del Consejo conocía esta noticia v sabía además que. en ciertos medios parlamentarios se quería plantear, tal debate en un plazo brevísimo, quizá el martes o el miércoles de la semana próxima. E l Sr. Lerroux anunció que si este debate llega a plantearse, él llevará la voz del Gobierno desde la cabecera del banco azul. ra que los obreros campesinos no sufrieran. la imposición de jornales de hambre. Mas eomo al discutirse la totalidad del proyecto salió alg- una voz conciliadora de la minoría, se pensó en buscar una fórmula de avenencia mediante un nuevo dictamen. Ayer, en efecto, la Comisión lo emitió en la siguiente forma: A las Cortes. La comisión permanente de Trabajo ha vuelto a estudiar el proyecto de ley presentado por el señor ministro del ramo sobre derogación del decreto de 28 de abril de 1033, ley de la República de o de septiembre del propio año y el artículo oc- tavo de las disposiciones transitorias del Reglamento de 6 de agosto de 1932, llamado de Términos Municipales, y tiene el honor de someter a la deliberación y aprobación de las Cortes, nuevarnente. redaetado, el siguiente proyecto de ley: Artículo único. Cuando los patronos que necesiten emplear braceros en. los trabajos agrícolas no acudan a los Registros u Oficinas de Colocación Obrera, regulados por la, ley de 27 de noviembre de 1931 y su reglamento, de ó de agosto de 1932, y, contraten trabajadores forasteros, habrán de hacerlo siempre a base de jornales no inferiores a los establecidas por los organismos locales competentes para ello, y a falta de éstos y en defecto también de los fijados en pactos colectivos, a los que rijan para trabajos iguales en la localidad más próxima en que tales organismos funcionen. -De las denuncias por infracción de lo preceptuado en este artículo, conocerán los res- pectivos Jurados, Mixtos del Trabajo Rural, quedando derogados el decreto de 28 de abril de 1931, 1 a ley de la República de 9, de septiembre del propio año y el artículo ocla- vo de las disposiciones transitorias del Reglamento de 6 de agosto de 1932, y todo cuan- tq resulte dispuesto en oposición a. lo preceptuado en estajey. Palacio del Congreso 1 de febrero de 1934 El secretario, Tomás Mestre; el presidente, José María Fernández Ladreda. Para suscribirse a A B C l l a m e u s t e d al t e l é f o n o d e la Administración, ro númea 32.689, de diez d e mañana a o c h o d e l a n o c h e Como puede observarse, este dictamen ofrece todas las garantías posibles, para que, los jornales no sean inferiores a los establecidos por los organismos competentes de cada localidad; lo que quiere decir que el empleo de obreros forasteros- -origen de la famosa ley- -no podría ser nunca aprovechado para rebajar los salarios. Parecía natural que la minoría socialista mostrara su conformidad con este dictamen, absolutamente favorable a los obreros campesinos. No fué así, -sin embargo. Insistieron los socialistas en sus conversaciones de pasillo en que mantendrían su actitud irreducible contra el proyecto, y el ex ministro de Trabajo Sr. Largo Caballero, al hablar con los periodistas, se expresó de este modo: -Llega a mi conocimiento que la comisión de Trabajo ha llegado a un acuerdo, L a actitud de los socialistas. N o que consiste en reducir a uno los tres artículos de que se compone el proyecto de les i m p o r t a u n d i c t a m e n s o b r e l e y ley de Términos municipales. Como es nade Términos municipales favoratural, esto es la antesala de la guillotina, y, si la Cámara acuerda su aplicación, yo i n b l e s p a r a l o s o b r e r o s s i n o el d e s meditamente convocaré a la minoria sociaa r r o l l o d e s u táctica p o l í t i c a lista v a las Ejecutivas del partido y de Serecordará que la minoria socialista im- la Unión General de Trabajadores, para que someta a su examen esta medida de) Gobierpugnó, usando de la obstrucción, el dictamen sobre el o- oyecto de ley de Términos munici- no y tome los acuerdos que se deriven de pales. Manifestó constantemente que lo ha- esta ofensiva clara y terminante contra las cía en beoeficio de lá clase trabajadora, y pa- I Constituyentes. Nosotros estamos, dispuestos, i r 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla