Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
F. W- ANCH. LAS CUENTAS DEL GRAN CAPITÁN (A O lSo 6) LOS QUE HICIERON GRANDE A ESPAÑA Un espejo de c a u d i l l o s A l g o tiene el doncel rubio cuando a tocios enamora. Tiene talle muy gallardo y palabra muy donosa, mucha nobleza en su estirpe, mucho agrado en su persona, pupilas color de acero, ancha frente, fina boca, elegancia en los modales, lujo en ios trajes qué porta, espada de fino temple y un alma muy valerosa siempre dispuesta al servicio de! deber y de l a honra. Y allí donde va la Reina va el rubio doncel de- Córdoba. A l g o tiene el Caballero cuando lo admira la tropa, lo envidian los capitanes, le teme la hueste mora y la Reina de Castilla lo protege y galardona. Tiene el bravo Caballero la firmeza de la roca, el arrojo de un torrente. la prudencia previsora y. algo, que por ser divino, ni se vende ni se compra. Y así lucha a sangre y fuego en ¡Tajara, Baza y L o j a y, por ducho en lengua a r á b i g a concierta, trata y razona, con el E m i r granadino, la rendición de la joya que D a r r o y Genil arrullan y en su raudo espejo copian, í B i e n se lució en la conquista el Caballero de C ó r d o b a! A l g o m á s tiene el Cabdillo que a sus cronistas asombra. M u y mejor que las palabras bien lo dicen sus victorias. Tiene la fuerza del genio, la fe que todo lo arrostra, la inspiración fulgurante, la resolución muy pronta, la perseverancia firme que los obstáculos doma, y el santo amor a la Patria que en su pecho se desborda. Y es tesón en Garellano, y h u r a c á n en Ceriñola, y reflexión en Barletta y rayo en Tarento y Ostia, y previsión en Amalfi, y ariete en R u v o y Canosa, y exaltación en Gaeta, y prodigio en Cefalonia, y espanto de los franceses que, en tremebundas derrotas, usaron m á s de la espuela que de lanzas y tizonas. M u c h o tiene y mucho vale el gran Cabdillo de Córdoba que gana el reino de Ñapóles y es arbitro de coronas, y predilecto del Papa, y pasmo y susto de Europa, y duque y m a r q u é s de Sessa, Santángelo y Terranova. Aquel galán blanquirrubio es una cumbre de gloría, siempre con traje de p ú r p u r a siempre con capa vistosa, siempre con penacho altivo porque mejor lo conozcan, y siempre, entrando en batalla ganador de la victoria. N i la envidia miserable, ni la calumnia traidora, ni los injustos recelos que al Rey Fernando emponzoñan hacen mella en las lealtades que el Capitán atesora. Y cuando le piden cuentas, rinde cuentas tan famosas que al demandado enaltecen y al demandante abochornan. E n la muerte del Cabdillo le acompañan a la fosa, con dos estandartes regios, doscientas banderas rotas: laureles de sus campañas, pregoneros de su gloria. T u v o el guerrero invencible un alma tan luminosa como el sol, que eterno brilla, rompiendo nubes y sombras. Nadie en méritos le gana ni igualarse con él logra. Y agora, que los malsines a E s p a ñ a ofenden y expolian, crece m á s y se agiganta la grandeza portentosa de! Gran Capitán del mundo: de Don Gonzalo de Córdoba. M R. R L A N C O- B E T M O N T F
 // Cambio Nodo4-Sevilla