Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 7 D E F E B R E R O D E 19 34. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 19. E l débate político queda aplazado hasta h o y A las seis de la tarde llegó a la Cámara el jefe del Gobierno. Pasó directamente al despacho de ministros, y a poco recibió la visita del Sr. Sal azar Alonso. L a visita fué breve y los periodistas preguntaron al señor Salazar Alonso si comenzaría a l fin el debate político y si sería él quien lo iniciara. E l Sr. Saíázar Alonso respondió: -Y o no he sido designado para tal cosa. Pero meditándolo bien, y después de haber hablado con distintas personalidades, creo que después del Consejo de ministros celebrado hoy, en que todos ellos se han manifestado con una unanimidad perfecta y en un sentido totalmente diáfano, el debate en cuestión ha de producirse con la misma claridad y más que carácter político, que es secundario en estos momentos, ha de tenerlo imarcadamente social; es decir, frente al revolucionario que avanza. Y en este punto estimo que hemos de encontrarnos absolutamente todos en l a misma claridad que el Gobierno se ha producido, con objeto de rontener la ola revolucionaria. Desde luego- -terminó- -hoy no será el debate, que queda aplazado hasta mañana, y yo voy a hablar ahora mismo en el salón de sesiones sobre la situación en Badajoz. popular agraria en ese momento retiró el voto particular, para que no se provocara l a votación. L a opinión del conde de Roma- nones E l conde de Romanones se expresó de este modo ante los periodistas: -Me ha dado mala impresión el hech de que el Parlamento no se haya ocupado hoy mismo del momento político. Tanta extrañeza me ha causado, que yo, el único de los diputados que no tiene partido y está sólo en la Cámara, tuve intención de hablar. A h o r a bien; si. como se dice, en e l C o n s e j o de hoy se ha llegado a una perfecta unanimidad, el camino está expedito y el Gobierno en situación de pedir a todas las minorías los esclarecimientos que necesita. E J plan de O r d e n Público E l ministro de l a Gobernación, como se dijo oficiosamente por los consejeros, h a redactado un plan general de orden público, es decir, las normas nuevas a que aquél quedará sometido y que se hacen en previsión de posibles acontecimientos. Este plan de orden público será examinado probablemente en el Consejillo que el Gobierno tendrá mañana antes del Consejo que ha de ser presidido por el Sr. Alcalá Zamora, N o hay crisis Hablábamos anoche con tm ministro muy caracterizado y al que debemos la anterior referencia del Consejo. Nos dijo que después de l a reunión m i nisterial, en la que hubo unanimidad perfecta y u n gran espíritu de cohesión, nadie podría hablar con fundamento de una crisis. N o s añadió que el Gobierno, ante las amenazas revolucionarias, no puede desertar de su puesto de honor n i entregar al país a las difíciles horas de un cambio de situación política. -Nosotros- -añadió; -sólo nos iremos del Poder cuando seamos derrotados en el P a r lamento. S i nos faltan los votos iremos ante el presidente de la República para dimitir Colectivamente. Hasta ese momento continuaremos en el Gobierno. Don M i g u e l M a u r a opina que no pasará nada Los periodistas hablaron con el Sr. Maura, quien manifestó que, a su juicio, no, pasará nada sensacional, aunque se plantee el debate político. -Y a saben ustedes- -dijo- -que el Conseje de ministros ha tomado acuerdos que marcan. para su labor un sentido de izquierda. Se ha rescatado, pues, ese sentido, que hacía falta, y el Gobierno debe continuar en supuesto. Juicios, comentarios y actitudes E l señor Martínez de V e l a s c o) uzga que el G o b i e r n o no debe exigir nada de la dignidad de Jas minorías E l jefe de la minoría republicana agraria, E n Ja Cámara Expectación. D u d a s acerca del debate político Desde primera hora hubo en los pasillos be l a Cámara una gran animación. Se suponía que el desenlace de la situación política había de estar en el salón de sesiones, tras el debate político que estaba anunciado. A poco llegó ail Congreso l a noticia de que el Sr. G i l Robles se encontraba en cama con u n ataque gripal y con fiebre de 38 grados y se supo también que el jefe de la m i noría popular agraria, dándose cuenta de l a importancia del momento político, había enviado a su secretario a l a Cámara para enterarse de si se iba a iniciar o no el debate político, pues de iniciarse acudiría, aun con l a certidumbre de empeorar en su enfermedad. Se dudó ya mucho de que el debate político se verificara faltando uno de sus protagonistas. L a s dudas se desvanecieron, al fin, cuantío el Sr. A l b a recibió un aviso del jefe del Gobierno, anunciándole que se había metido en l a cama por hallarse algo destemplado, pero que a las seis de la tarde iría al Congreso por si le requerían para hablar. E l Sr. A l b a solicitó de los jefes de minoría que acudieran a su despacho, diciéndbles que no les extrañase que se entrase de primera intención en el orden del día, debido a l a ausencia del jefe del Gobierno y a l a ausencia también del Sr. G i l Robles. Antes de empezar l a sesión habló con los periodistas el Sr. Guerra del Río, y éstos le pidieron un pronóstico sobre el resultado del probable debate político. -S e r á un triunfo para la República- -dijo. ¿Y para el Gobierno que la representa? -É s o es lo de menos. L o importante es la República. -P u e s D Miguel Maura está algo pesimista. -N o quiero decir nada del Sr. Maura, por sí tiene que formar en la misma fila que yo. E l señor L a r g o Caballero opina Sr. Martínez de Velasco, dijo a los informadores q u e a su juicio, no ocurrirá ningún que no se puede obligar a n i n g u suceso político de importancia, por ahora. na minoría a que diga otra cosa- -Desde luego- -añadió- el Gobierno puede estar seguro de que no hay tutela a l que la que le convenga t A l llegar ayer tafde al Congreso el jefe de la minoría socialista, Sr. Largo Caballero, hizo comentarios ante un grupo de diputados y periodistas sobre la situación política y especialmente sobre el debate parlamentario anunciado para hoy o mañana. Opinaba el ex ministro de Trabajo que la iniciación del debate, con una proposición del propio Gobierno o de un diputado de la mayoría, que es lo mismo, supone una anomalía, que parecería no otra cosa que una i n terpelación del Gobierno a las minorías para conocer lo que éstas piensan. P o r su parte l a minoría socialista no tendría inconveniente en expresar fielmente su juicio, pero hizo notar el Sr. L a r g o Caballero que la minoría socialista está dentro del Reglamento de la Cámara, y no se l a puede interpelar sobre decisiones que corresponden a las Directivas del partido socialista y de la Unión General de Trabajadores, entidades completamente autónomas, pues la iminorís parlamentaria no es otra cosa que una representación del partido en la Cámara. Entendía el Sr. Largo Caballero que para investigar aquellas decisiones, cuenta el Gobierno con Policía, Tribunales y otros muchos medios coercitivos a su alcance. N o veía él Sr. Largo Caballero medio de obligar parlamentariamente a que diga ninguna minoría otra cosía que la que políticamente le convenga. Y agregó: Cuando llegue su momento se hablará con toda claridad, juzgándolo todo, hasta los más altos Poderes, pues en la República no sucede lo que en la Monarquía. E n la República los altos Poderes no son inviolables, n i intangibles, como lo muestra la propia Constitución, que tiene previstas las exigencias de responsabilidad al más alto Poder. gima por parte de las derechas. Pero el G o bienio, a su vez, no debe. aminorar Ja d i g n i dad de las minorías derechistas, pidiéndoles lo que no pueden otorgar. E l señor R o y o V i l l a n o v a dice que él no teme a Ja revolución E l Sr. Royo Villanova conversó con los periodistas acerca de los acontecimientos políticos actuales. Refiriéndose al discurso del Sr. Prieto, d i j o -P o r lo que respecta a la revolución, yo no 1 a temo, porque desde las Cortes de C á diz aquí no ha triunfado ninguna, y sólo po; drá tener éxito aquella que se deje hacer por el Gobierno. A h o r a lo que hay que hacer es pegar a todo el que se salga de los cauces de la ley, y eso es lo que parece que no quiere hacer el Sr. Martínez B a r r i o s jiero- si no quiere, que deje el puesto a otro. Después habló de la- postura de los agra ríos al aceptar el régimen, y dijo que cada día está más contento de haberlos traído a ese camino. -C l a r o que ahora se dice que las derechas quieren gobernar la República; pues claro que sí. S i la República fuimos los liberales los que la trajimos, ¿por qué no vamos a gobernarla? Después se refirió a l discurso de D A b i lio Calderón, diciendo: -Y a han visto ustedes que él no ha dicho que sea monárquico; lo que ha dicho es que es pronto y que habrá que esperar para dar ese paso. E n política pasa como en los toros, que cuando el bicho sale al ruedo hay que torearlo y no dejarlo para mejor ocasión. L a actitud de! partido radical Se dio ayer mucha importancia en la Cámará a la reunión que hoy por la mañana ha de celebrar, la minoría radical bajo l a presidencia del Sr. Guerra del Río! L a m i noría ha solicitado la presencia de un ffitür tea usted BLANCO I 0
 // Cambio Nodo4-Sevilla