Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
para! a qué carecen de poder él individuo y ci Estado. De acuerdo con esta norma doctrinal, extraida de la encíclica Casti Connubi, en la que el Sumo Pontífice expone y analiza íntegra y autorizadamente la cuestión, el Boletín Eclesiástico del Arzobispado de Colonia contiene en su último número una institución al Clero, a fin de que desde el ajtar se recuerde a los fieles que no es lícito presentarse a la esterilización, ni tampoco lo es proponerla a otra persona Cuatrocientas mil operaciones van a ser realizadas en 1934, según los informes oficiales, lo que equivale, al decir de la Comisión internacional de periódicos católicos, a ejecutar cuatrocientos mil crímenes, con perjuicio y menosprecio de la Humanidad. S i las familias estigmatizadas con tara hereditaria representan una carga en el presupuesto- -escribe Albert L e R o y- la dignidad humana no se mide a. precio de d i nero, y si el Estado fascista, quiere hijos sanos no los obtendrá mutilando a sus padres, sino fomentando la educación moral, cegando el mal en sus fuentes y manaderos, que no son exclusivamente de orden físico y material, sino principalmente espirituales Pero la causa determinante, substancial y primaria del conflicto planteado es, sin duda, el valor de primacía del pensamiento hitleriano, el elhos, como dicen presuntuosamente, el principio animador y estimulante, que ha removido la sensibilidad popular, cambiando el rumbo de las generaciones, es la raza y la sangre. Todo y todos al servicio de la raza, soporte de la cultura, elemento constitutivo y diferencial de pueblos y de i n dividuos, que en virtud dé un determinismo biológico, tan bárbaro y tiránico como el determinismo social de los marxistas. fija el rango de las nacionalidades y marca límite a los derechos ciudadanos. Resultado indeclinable de esta interpretación materialista es la negación del internacionalismo. Los miembros de una raza tienen comunidad de intereses entre sí, situados como están en un cuadro exclusivamente nacional, pero son ajenos y extraños a cualquiera otra idiosincrasia orgánica, de donde lógicamente se infiere que la economía del Universo pertenece a la Antropología más bien que a la moral. Frente a este concepto del hombre, que implica una regresión de tipo genuinamente pagano, el cardenal Faulhaber acaba de trazar con mano firme la línea divisoria entre las nociones de cristianismo y raza. E s lícito que se mantenga y acreciente la individualidad característica de cada pueblo, apoyada en la idea de una sangre común, del sentimiento de unidad nacional, a condición de que el amor propio no se haga tan exclusivo que degenere en odio contra los demás pueblos y siempre que la exaltación de la raza comprenda y abarque el cumplimiento de deberes anteriores y superiores, como son los religiosos. Cristianismo y raza- -dice el eminente purpurado- -no son ordenamientos contradictorios, sino categorías de índole distinta. L a raza es un hecho natural, mientras el cristianismo es una revelación que trasciende y supera las zonas te- rrenales la raza produce una alianza de loa hombres entre sí; el cristianismo es la unión de los hombres con D i o s la raza significa limitación geográfica por representar j u n tamente unidad y separación nacionales; el; cristianismo no admite fronteras n i confines por responder a un mensaje de carácter universal, que no excluye a ningún pueblo de la tierra. N o hemos sido redimidos con sangre alemana, sino con la sangre preciosa de Jesucristo concluye diciendo con bellísima frase el cardenal. E l alma, no la raza, es el motor de la Humanidad ha escrito el canciller D o l l fuss, afirmando la primacía del espíritu sobre la sangre. ¿Cómo será de dura la contienda entre católicos y racistas, que hasta Gerinania, órgano ayer del centro y defensor ahora del partido de V o n Papen, se ha visto obligado a intervenir, levantando la voz en contra de las juventudes hitlerianas, que por boca de uno de sus representantes, el prefecto Osnabruck, ha dicho que el decaimiento alemán se inicia con la influencia de Roma, que vino a reemplazar y substituir la comunidad de raza con la de la fe? N o hay ni puede haber oposición entre ambos lazos- -afirma él periódico citado- Podemos ser enteramente alemanes, y católicos y se abriría la puerta a un conflicto de conciencia perfectamente vano si se tratase de obligar a los jóvenes a que eligieran entre la comunidad de la sangre y la comunidad de la raza. J. P O L O B E N I T O En memoria de la Reina doña María Cristina. Organizada por Renovación Española se celebró ayer, a las doce de la mañana, en la iglesia de San Jerónimo el Real, una solemne misa de Réquiem en sufragio de la Reina doña María) Cristina- con motivo de cumplirse el quinto aniversario de la muerte déla egregia dama. Un público numerosísimo llenó por. completo, el templo. El Sr. Goicoechea- (x) y un grupo de asistentes al acto, a la salida. (Foto ¿egn.