Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Como la periodista debe decir la verdad de vez en cuando, advierto a ustedes, señoras, que el encaje bretón, de bonitos celores tostados, se presenta de nuevo en las prendas de reciente creación. He apreciado las formas inéditas, de las que se saca un partido inesperado. Por ejemplo, para los camisones se hacen trabajos de camisero; cuello alto, que al desabrocharse dibuja pequeñas solapas; tira recta delante hasta la cintura y puños cerrados con mangas anchas; la camisa de día lleva canesú de encaje bretón desde los hombros. E n cuanto a lazos incrustados, tienen amplitud nunca vista y mucha gracia; se colocan a capricho y en. mayor o menor número. He comprobado con pena lo que no debiera influir en la moda: que los talles cada vez se marcan más en ciertas prendas interiores; se diría que la señora que se la pone va, no sujeta por ancha banda de goma desde el pecho a las caderas, sino por sólido corsé. Muchos modelos tienen cinturón suizo, el cual exige una extrema delgadez. ¿Será preciso escribir todavía la palabra pyjama t Sí y no. Esta respuesta es muy ambigua, convengo en ello, pero tiene su explicación en el hecho de que el pyjama, aunque se usa, está totalmente pasado de moda. Algunas Casas unen al pantalón largo un cuerpo de vestido, con mangas de farol y escote reducido; el pantalón no es demasiado ancho, y carece en absoluto de gracia. Se ven en el delantero de esos pantalones nuevos (si es que tienen novedad) bolsillos prácticos y no desdeñables, como Íes que tienen los delantales de limpieza; pero las amas de casa que se ocupan de quehaceres domésticos no desecharan esta idea, aplicable a sus pyjamas antiguos. Desde luego, ya no existe la chaqueta masculina, con sus mangas largas, cuello alto y cinturón; el cuerp anteriormente citado la reemplaza definitivamente. Abriendo a ustedes mi corazón, les diré que estas cuestiones tienen que ser resueltas por ustedes y no por m í si parece que tomo en serio mi papel de mentor, es que estando aquí para informarlas cumplo con mi deber pensando que cometerían un error no obedeciendo su gusto personal, o, más claró, no haciendo lo que quiera n. Eí corsé- cintura persiste en componerse de dos piezas. Se emplean encajes gordos bien trabajados, cintas entrecruzadas y tules dobles. Repito que la parte de tela me gusta de raso liso de bonito color, a pesar, de reconocer que las batistas brochadas en el mismo tono o ligeramente plateadas son mucho más cómodas. L a flexibilidad de los talles me parece menos real; encuentro la ropa interior más ajustada en este momento, y la reprocho (cosa que no la importará nada) de tener la vista fija en el traje y no en el verdadero interior. No es una idea que me cruza por la cabeza al azar, puesto que la mayoría de ciertos corsés tienen buenos aceros delante, en los costados, y ballenas por todas partes. L a ropa interior ha hablado, y ustedes reflexionen. TESESA C L E M E N C E A U C O N J U N T O D E oTTOMAN N E G R O CON PIEL B E Z O R R O (MODELO MAGGY- ROUFF) L A N A A Z U L M A RINO CON LUNARES D E L MISMO TONO, CUELLO Y ADORNO BLANCOS (MODELO: MARTIAL- ARMAND)