Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A E C. SÁBADO 17 DK F E B R E R O D E 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 23. LOS DEN Y ELEMENTOS CELEBRAR COMUNISTAS UNA PRETEN- MANIFESTACIÓN CHOOUES CON TAL MOTIVO TIENEN CON LA FUERZA LUGARES PUBLICA DE EN DIVERSOS da y chaquetilla negra, fueron los autores del atentarlo. A l lugar del suceso acudieron asimismo fuerzas de Seguridad, que comprobaron los destrozos causados en la librería, pero no pudieron detener a los autores porque ya se habían dado a la fuga. N o obstante procedieron a disolver otros pequeños grupos de sospechosos que había estacionados por los alrededores. MADRID No faltaron ayer episodios de los ya diarios con que e procura mantener de un modo activo y visible el ambiente de indisciplina social y de alarma pública. Hay, por parte de las autoridades, algo de flojedad, más que de imprevisión, para imponerse a cuatro grupos anarquizantes que reiteran los asaltos a las tiendas o intentan- -como anoche- -producir manifestaciones tumultuosas en los parajes más céntricos, con el designio ostensible de extender- -y si es posible simultáneamente y en diversos sitios de Madrid- -el ambiente de inquietud. La autoridad debe cuidar de impedirlo. Está visto que no se trata de hechos aislados y espontáneos o repentizados, sino de un plan de agitación, que tiene sus agentes y tendrá sus directores. A lis autoridades corresponde, naturalmente, el mayor esfuerzo posible para descubrir la trama y capturar a los responsables. Más que la detención inmediata de esos revoltosos, que aprovechan la revuelta para sus pillajes o crímenes, interesa la captura de los dirigentes e imposibilitar sus manejos. Porque ese espectáculo diario acabaría produciendo en la capital de España una atmósfera de desasosiego y desconfianza irresistible. Toda energía para evitarlo estará bien empleada. presta servicio en el edificio de la Telefónica, la cual consiguió disgregar a los grupos y arrebatarles la bandera que llevaban. Otras perturbaciones del orden público en M a d r i d A s a l t o a una tienda en la calle de G u t t e m b e r g D o s mujeres heridas Madrid. Anoche se registró un nuevo asalto a una tienda de comestibles en circunstancias aún más graves que los cometidos en días anteriores. Poco antes de proceder ál cierre del establecimiento, sito en la calle de Guttemberg, 30, propiedad de D Severiano Alonso, se presentaron seis o siete individuos en demanda de algún socorro. E n el momento en que el Sr. Alonso se disponía a complacer a los solicitantes, otro grupo de individuos, que se había quedado en la calle, irrumpió airadamente en l a íienda, ocasionando considerables d. estrozos en los enseres y cristales, mientras se apoderaban de diversos géneros, con los cuales se dieron a la fuga. Durante el asalto fueron brutalmente atropelladas por los malhechores dos mujeres que se hallaban a la sazón comprando en el establecimiento. U n a de ellas, llamada Catalina García, casada, de cuarenta y ocho años, fué luego asistida de lesiones de pronóstico reservado en la casa de socorro del distrito del Hospital, donde se comprobó además que se hallaba encinta. También fué conducida al benéfico establecimiento la otra mujer herida, Domitila Fuentes, a l a que se apreciaron lesiones de carácter leve. Cuando se cometió el audaz atraco se hallaban también en la tienda el dueño y un dependiente. Este último, al ver correr a los malhechores, salió en su persecución, logrando detener a uno de ellos, auxiliado por un soldado del regimiento de Infantería número 1 que pasaba, en aquel momento por el lugar del suceso. E l detenido fué conducido a la Comisaría del distrito, donde dij llamarse Marcelino Hidalgo, de dieciocho años de edad. E n el momento de ser apresado por sus perseguidores se le ocuparon dos salchichones, producto del saqueo verificado en 3 a tienda. E l total de lo robado, aparte ios daños, se valora en unas 200 pesetas. A l lugar del suceso acudieron varias parejas de Seguridad de la Comisaría del Hospital, que practicaron diversas gestiones para el total esclarecimiento del suceso. Del hecho se ha dado oportuna cuenta al Juzgado de guardia. G r i t o s alborotos y pedradas frente al ministerio de E s t a d o A las ocho de la noche comenzaron también a congregarse algunos compactos grupos en la plaza de Santa Cruz, frente al ministerio de Estado, profiriendo gritos subversivos y mueras al fascio. Del cuartelillo establecido en la plaza de Pontejos salió inmediatamente para el lugar de los alborotes un camión con guardias de Asalto, los cuales se vieron obligados a dar una recia carga para disolver a los manifestantes. N o pudieron evitar, sin embargo, que los alborotadores arrojasen algunas ¡piedras contra el edificio del ministerio, donde fueron rotos varios cristales. P o r último, los manifestantes, perseguidos por las fuerzas, se dispersaron en distintas direccione: D i s p a r o s en la calle de T o l e d o D o s heridos A eso de las ocho y media consiguieron rehacerse algunos grupos, que irrumpieron por las calles Imperial y de Toledo, con d i rección a la plaza de la Cebada. Cuando llegaron. los manifestantes frente a la Catedral üe San Isidro les salieron al paso varias parejas de Seguridad, que trataron de dar una carga para disolverlos. E n este momento partieron de los grupos unos disparos, a los que respondió la fuerza públic haciendo otros al aire, con el propósito de amedrentar a los revoltosos. Estos corrieron finalmeste por la mencionada calle de Toledo y transversales, hasta que lograron desaparecer. Durante el alboroto resultó herido de arma de fuego Gumersindo Barcia, de cincuenta y nueve años, empleado, con domicilio en la calle de la Abada número 10. Conducido a la casa de socorro, los médicos de guardia le apreciaron una herida, en sedal, en la fosa ilíaca izquierda, de pronóstico reservado. E n el mismo benéfico establecimiento fué curada una mujer, llamada Francisca Valez, de lesiones de carácter leve en la. nariz, que se cansó al ser arrollada por los manifestantes cuando se dieron a la fuga. L o s incidentes en la plaza del Callao Durante toda la mañana de ayer circuló profusamente por la ciudad, singularmente en los barrios extremos, un manifiesto de carácter comunista, convocando a sus simpatizantes para que concurriesen a una manifestación de protesta contra el fascismo q- ue había de organizarse a las siete de la tarde en la plaza del Callao. Y en efecto, desde las seis de la tarde comenzaron a afluir a dicha plaza y calles adyacentes numerosos grupos que se estacionaron allí en actitud especiante. L a afluencia de estos grupos fué especialmente compacta en las aceras de la Gran Vía, frente al Palacio de la Piensa y a los cines que en dicho lugar se hallan enclavados. Acudieron también numerosas mujeres y algunos niños, seguramente obedeciendo a l a consigna del referido manifiesto, donde se pedía la presencia de dichos elementos, con O t r o s manifestantes rompen lunas el propósito, según, parece, de llevarles como en la calle de Caballero de G r a c i a vanguardia protectora durante la manifesOtros- pequeños grupos de manifeitantés tación. Enteradas las autoridades de los propó- de los que. fueron disgregados en la plaza sitos de los comunistas, dispusieron un ser- del Callao se internaron por la G r a n V í a y otras diversas calles, en todas las cuales les vicio de previsión y vigilancia en la plaza salió al paso la fuerza pública, obligándoles del Callao, donde se estacionaron varias paa disolverse. rejas de Seguridad de a pie y a caballo, las Algunos de estos revoltosos, al pasar por cuáles invitaron a los grupos a disolverse la calle de Caballero de Gracia, arrojaron en diversas ocasiones. A las siete menos unas piedras contra los escaparates de la cuarto de la tarde, comenzaron los grupos a librería establecida en el número 60 de d i formarse en masa, profiriendo algunos gricha calle. A consecuencia de la agresión fuetos, que obligaron de nuevo a intervenir a ron rotas las lunas del escaparate, que se vala fuerza pública, la cual evolucionó en meloran en unas cuatrocientas pesetas. dio de la plaza, logrando replegar en parte ITna mujer, testigo presencial del srreso, a los manifestantes. Estos se rehicieron pomanifiesta que tres individuos, acompañados co después, teniendo que acudir entonces de una muchacha vestida con falda encarnauna sección de guardias de Asalto, de la que U n h o m b r e muerto a tiros en la calle de V e n t u r a de la V e g a Anoche, minutos después de las nueve, se perpetró en la calle de Ventura de la Vega un crimen, del que resultó víctima Luis de Dios de Dios, de veintiocho años, natural de Riello (León) empleado en unos almacenes de la Gran Vía. A dicha hora se disponía Luis a penetrar en su domicilio, sito en la mencionada calle de Ventura de la Vega, número 2, piso cuarto, y cuando ya iba a franquear la puerta, se le presentó inopinadamente tm individuo, que le hizo tres disparos de pistola a quemarropa. E l desconocido, una vez cometido el c r v