Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i El hombre de negocios tiene que cuidaí s u presentación. P a r a que se le abran las puertas, necesita cultivarse l a simpatía de los demás. Nada, en cambio, tan poco agradable como a l recibir u n a persona y estrec h a r su mano, tener que sufrir que le vicie l a atmósfera c o n las emanaciones de su T O S y de sus estornudos... U n o está impaciente porque se marche. Cuide sus resfriados; evite sobre todo l a TOS, que los delata. Lleve siempre en el bolsillo u n remedio eficaz y cómodo, como las P A S T I L L A S del D r A N D R E U V a n tan bien presentadas y tienen tanto prestigio, que son el medicamento de l a distinción. C a l m a n l a T O S en el acto, p o r fuerte y crónica que sea. A S DR. A N D R E U UNA PESETA LA CAJA!