Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r AJEDREZ EL B L L A N T E ÉXITO D E L MAESTRO LILI ENTH A L Piazziní, campeón A Terminó el match I.ili enthal- Rey É cor. el resultado ya conocido de cuatro victorias para el primero, tres empates y una derrota. -Pero más que. esta puntuación favorable es la rapidez, y facilidad de las partidas la que lia demostrado la superioridad de Lilienthal sobre su contrario. A h o r a bien, esta gran diferencia de juego yo la estimo meramente, accidental, por las razones de desentrenamiento de nuestro campeón, que esbozaba en mi crónica anterior, sobre las que es preciso insistir, pues una gran masa de, aficionados no se da cuenta exacta de que la importancia del entrenamiento aumenta con la categoría. Esto no sólo se desconoce, sino que generalmente les aficionados de poca fuerza estiman por el contrario que aquellos primeros valores cuya aplastante superioridad comprueban a- d i a rio experimentalmente, no sufren oscilaciones en su forma, que para ellos resulta siem- pre impecable, puesto que siempre son vencidos. Pero la realidad es muy distinta. E n las alturas de la maestría, pequeñas causas producen grandes efectos, es decir, que las victorias más notables arrancan normalmente de descuidos mínimos, o, mejor dicho, de diferencias mínimas en la profundidad del cálculo que sólo por el entrenamiento se mantiene en un nivel constante dentro de las posibilidades que consiente el complejo de facultades intelectuales y de carácter que intervienen en l a Jucha ajedrecista. A l tributar mi aplauso al maestro L i l i e n thal por su brillante éxito, y a nuestro capípeón por su denuedo, y después de enviar también mi efusiva felicitación a la A g r u p a ción Artística Aragonesa, organizadora del match, y al digno presidente de su sección de Ajedrez, Sr. Estellá, que ha tenido la atención de- remitirme las notaciones de las partidas que aquí transcribo, hago punto en el comentario, insistiendo, con permiso del amigo Guinart, entusiasta y competente crítico de ajedrez de El Mundo Deportivo, de Barcelona, sobre l a necesidad de organizar frecuentes torneos nacionales o mixtos en la forma que indicaba e n m i crónica anterior. Y comoarto- -no me duelen prendas- -3 a opinión de Guinart, cuando dice que es también de imperiosa necesidad que a las pocas organizaciones ajedrecísticas que se hacen en España concurran los valores que tienen la obligación moral de asistir, sin que los ases escuden su ausencia con las obligaciones profesionales. Creo que esta norma, como afirmación ob- i jetiva y orientación para el. futuro, es indiscutible, pero como retintín de una censura encubierta por hechos pasados no puedo admitirla en lo que. pudiera tener de alusión personal, ni tampoco me parece justo apuntarla contra el doctor Rey, pues éste hay que reconocer que sólo excusó su asistencia cuando el torneo de las naciones de Praga, y una golondrina no hace verano, y el que suscribe ha concurrido a todas las pruebas a que ha sido invitado debidamente, excepto al torneo de Valencia, al que fui invitado tres días antes, y de cuya desastrosa organización, no imputable ciertamente a la Federación Valenciana, que se excedió en el cumplimiento de obligaciones que no la incumbían, es mejor no acordarse. A continuación transcribo J a partida séptiraa del match, ganada por el doctor R e y al campeón húngaro, y que nuestro compatriota condujo ya desde ú planteo con agresiva orecisiórk. ajedrez, que residen casi todos en, el viejo continente. N o obstante, el método y esca- lonamiento de las distintas competiciones; dentro, de los Clubs y en la Federación Nacional, combinando la práctica de l a l u cha con la enseñanza teórica dada por maes tro, ha producido en aquel país resultados sorprendentes, de. los que Piazzini, al escade Ja A r g e n t i n a J lar dos categorías y conquistar el campeonato en unos tres años, resulta un ejemplo Apertura de la dama. Defensa Nimzobien destacado. witch: Blancas, R e y negras, Lilienthal. i P D CR- 3 A 2. P 4 A D P R 3. S O L U C I O N E S PjpMema número C 3 A D, A 5 G 4. D 3 C, P 4 A 5. P- X P, Í 21, filial artístico, por R i n k Este C 3 A; 6. G 3 A C 5 R (jugada plausible, final, encierra un ejemplo interesante de dopero desacreditada después de la partida minación, por un caballo y e l r e y de todas, Spielman- Jobñer (Carlsbad, 1929) Preferible las casillas posibles; en que puede moverse 4 3 es ahora 6 D 4 T) 7. A 2 D C x P A 8. D 2 A P 4 A 9. P 3 T D A) C; 10. A X A 0- 0. (Véase el diagrama. Negras: Iálienthal. (14 fichas. (14 fichas. Blancas: Rey. Posición después ele l a jugada 10 de las negras. (Las negras han efectuado primero su. enroque, pero la existencia del A D blanco, que no há sido cambiado por el negro en su j u gada séptima, y que tiene a su disposición la gran diagonal negra, debilitada para este bando por la configuración de sus peones centrales, va a permitir a Rey establecer rápidamente un ataque terrible sobre. el enroque enemigo) 11. P 4 C D, C 5 R 1 2 A 2 C, P 3 C D 13. P 4 C! (abriendo á la torre la columna C R, vía directa de ataque sobre el rey contrario) P X P 14. D X C, PXC; 15. T i C R T 2 A 16. P 3 R, una torre para imponer el cambio de esta torre, por aquella pieza menor y asegurar el empate. L a clave es 1. C 7 C con las siguientes variantes principales: 1. T 4 D! 2. P 7 A R 2 R 3. P 8 A (dama) R X D 4- R ó A (dominación) T 4 T D 5. R 6 C T 1 T 6. R 7 C, T 1 D (claro que si T 1 R 7. C X T ganarían) 7. R 7 A T 4 D 8. R 6 A etc. S i ...7. R 2 R 8. C 5 A R 8 R 9. C 7 C- y. tablas por jaque perpetuo. Problema número 122, por Hume. L a clave es 1 -P 7 D con la amenaza de una t r i ple promoción. S i ...1. R 5 D 2. P 8 D (dama) R 4 R 3. P 4 D mate. S i ...1. P X A 2. P 8 D (torre) R 3 A 3. C 7 D mate. S i ...1. P A 2. P S D (alfil) R 5 D 3, A X? 3 A mate. Problema numero 123, por Rohr. L a clave es 1. A X P S i R 4 T 2. A 3 A etc. y si R X P 2. R 6 A etc. Problema número 124, por Laws. L a clave es r. T 4 T D P 5 C 2. T 5; T, etc. S i ...1. R 3 D 2. T 4 D etc. S i ...1. R X P Í 2. D 8 R etí. -M. G O L M A Y O 3 t Problema n. 125, Arnold. Caissa s Kite (Cometa de Caisa) (13 fichas. c WB ÍBM íff WL ü... P L. wm wm- wm, Wm ü i WMÍ -jm- -tim T 2 A? (es muy difícil, encontrar réplicas satisfactorias, al ataque impresionante de las blancas; pero, de todos modos, parecía pre- ferible ahora C 2 R, para continuar con A 4 A obstruyendo la segunda diagonal de color blanco, en que este bando ejerce tanir bien una presión amenazante) 19. T 1 A P 3 T D 20. A í R C X A 21. D X T D X D 22. T X D C 2 A (no hay nada que hacer, pero era algo pronto para abandonar) 23. A 3 D A 6 T 24. A X P T R R X A 25. T X C, A 7 C 26. R 2 D T I D 27. T 1 A D P s D 28. T R 7 A se rinden. ¿ík (glg. E l título de campeón de ajedrez u 2 de la Argentina, acaba de ser conquistado por Piazzini, que ha vencido al anterior poseedor, J Bolbochán por el bonito score de cuatro a uno. Próximamente publicaré algunas partidas de esta interesante contienda, cuyas enseñanzas tienen para nosotros gran valor en cuanto revelan los frutos que una acertada acción directiva puede sacar del entusiasmo y aptitudes de jugadores amateurs. Play que tener presente que a la afición argentina le resulta muy ...costoso el ir a los Estados Unidos o vettír a Europa para perfeccionar su instrucción, combatiendo con los- ases jyofssionales del P 4 D; 17. P X P P X P 18. D 2 A Mate en tres. (12 fichas. Problema número 126, por JJoyd. (0 fichas. wm silsflsüsB wm WB, wm. (18 ncbaa. V Colóauese el rey negro donde pueda recibí -a? ate ea tees jugadas.