Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 20 D E FEBRERO D E 1934. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G ai. EL SOCIALISTA Q U E ASES! NO A L E S T U D I A N T E D E MEDICIN A D. M A T Í A S M O N T E RO. C O N D E N A D O A VEINTITRÉS AÑOS Y M E D I O D E PRESIDIO Madrid 20. L a vista se celebró ayer, ante el Tribunal de Urgencia, constituido en el salón de actos de la Cárcel Modelo. Fué el día 9 del mes en curso cuando uno de los pistoleros de la tenebrosa banda, constituida, a lo que parece, para exterminar a cuantas personas se permitan disentir del ideario socialista, privó de la vida al joven estudiante Matías Montero, en plena calle de Mendizábal. ¿Crimen social? Bueno; pero crimen bárbaro, -repugnante, que, como decía ayer en el acto de la vista el representante del ministerio público, es la, triste confirmación del muera el que no piense igual que pienso yo Honrado, bueno, laborioso, el desventurado Matías Montero vive con sus familiares sin otro afán ni otro deseo que el de acabar su- carrera de Medicina, que tiene casi vencida. De posición modesta, no conoce de la vida más que su lado áspero y duro. Asiste puntual a sus clases, frecuenta las bibliotecas para suplir de este modo su falta de libros, y, a fuerza de laboriosidad y constancia, va aproximándose rápidamente a la meta de sus aspiraciones. Pero este pobre muchacho no comparte el ideario socialista; tiene ideas que distan mucho del marxismo que quieren imponernos en España a la hora en que ha fracasado en todas partes donde se ensayó para su definitivo descrédito, y no se le tolera tal rasgo de independencia espiritual. Verdad es que no trata de imponerse a nadie por la violencia; que lucha en el terreno de las ideas dentro de! a más estricta legalidad, y que llega, en trance de probar la sinceridad de sus creencias, a exponerlo todo- -hasta su seguridad personal- cooperando materialmente a la difusión del periódico propagandista, que ofrece sin amenazas, ni ahuecamientos de voz, ni exhibición de telas rojas, ni de vergajos, ni de trancas... Nada de esto, sin embargo, se tiene en cuenta por los que pertenecen a la siniestra banda exterminadora, y el día 9 de este mes- -ya lo hemos dicho al principio- -es asesinado por Francisco Tello Torta jada, de cuatro tiros por la espalda... -Oí. unos gritos que, en principio, no entendí bien; ni preció que se daban vivas al íascio- -declaraba ayer contestando al fiscal- -y presencié cómo un hombre agredía a otro en la calle de Mendizábal, a tiros de pis tola... Corrí para detener al agresor, y aun procuré que se apartasen los que curioseando imprudentes el suceso se exponían seriamente a ser heridos por los disparos del fugitivo... La terminante declaración del inspector señor Arenilla La explicación de su captura se desmorona, no obstante, ante las rotundas definitivas declaraciones que presta el señor Arenillas. -Yo- -dice este señor- -presencié Ja agresión del infortunado estudiante. V i correr al agresor; salí tras él sin perderlo de vista, y logré al fin detenerlo. E l hombre que yo detuve es este que ahora se sienta en el banquillo... ¡Estoy seguro, absolutamente seguro... Otros dos testigos confirman las manifestaciones del señor inspector. quedaría una señal en el arma. Esto es eví- i dente. E n ésta que yo examino no hay titn guna... ¿Cómo había de haberla? Declaran dos testigos, a quienes el señoi) Primo de- Rivera hace varias preguntas relativas a Ja organización misteriosa denominada Vindicación y que, según afirma el acusador privado, se cobija en la Casa del Pueblo... I Los testigos aseguran que no saben nada de tal Vindicación y aun aparenta uno de ellos ignorar el significado de la palabra... E l fiscal, Sr. Sanz, entiende que el hecho) está probado. Se trata de un crimen repugnante, que merece la sanción que el Código establezca. Toda conciencia honrada se rebela ante este pistolerismo brutal, que noá hace dudar a veces en que vivimos en un país civilizado. ¡Admite la lucha de ideas, pero no la coacción ni menos la imposición a tiros de un ideario político... Eso es bárbaro y cruel. No puede consentirse. i Alude a la ejemplaridad de la pena, y ruega al Tribunal que sin tener para nada en cuenta los gritos de la calle, haga, justicia, sancionando este crimen con rigor. Informe del fiscal, señor Sanz t Los peritos Los forenses van dibujando al describir la trayectoria de los proyectiles la figura del delito. Se trata de un asesinato. L a víctima fué agredida por la espalda y algunos de los balazos se le dio cuando se hallaba ya en el suelo. A traición sobre seguro... ¿No es así como definen los Códigos la agresión- alevosa? E l armero D. Juan Alonso desvanece otra duda. Se ha dicho por el procesado que la pistola que le fuá ocupada al ser detenido habíala recogido del suelo, a donde la arrojó el fugitivo, inventado por Francisco Tello Tortajada. El acusador privado, Primo de Rivera, interroga al perito: -Díganos, Sr. Alonso, ¿si un arma como esa que usted acaba de examinar y que es la utilizada por el procesado en la ejecución de su crimen se deja caer al suelo se conocería el golpe que recibiera? Juan Alonso contesta afirmativamente. A l chocar violentamente con una superficie dura Don José Antonio Primo de Rivera pronuncia después un sentidísimo y brillante informe acusatorio, en representación de la familia del estudiante asesinado. Examinada por el fiscal la prueba de testigos, estima innecesario hablar de ella a la Sala, Recuerda, no obstante, lo dicho por, el inspector que detuvo a Tello Tortajada, y lo que acerca de las heridas informaron los médicos forenses. De este informe deduce el acusador la agravante de ensañamiento, cuya existencia desconoce el ministerio público, así como de las propias manifestado- nes del procesado deduce la premeditación, El acusador privado, señor Pri rao de Rivera El abogado defensor, señor Cañóto Habla en- último término el Sr. Cañoto, a quien, en turno de oficio, le ha correspondido esta defensa, antes renunciada por otros letrados, y procura llevar el ánimo de la Sala al convencimiento de la inocencia de Francisco Tello. En opinión del defensor, resulta en cierta modo recusable la declaración del Sr. Aire- nillas, porque éste se equivocó al comparecer ante el Juzgado. Dijo entonces- -añade- -que había visto correr a dos hombres, una vez que sonaron los disparos. Más tarde, al declarar hoy ante la Sala, asegura que no vio más que a un hombre, que detuvo. Como erró una vez, puede equivocarse ahora... Por su parte, asegura que de haberle ofre- cido dudas la inocencia de su defendido, no hubiese formulado sus conclusiones, negando tan rotundamente la culpabilidad. La vista del proceso ha terminado. AUTOCARS CAMIONES ROCHE 1- SCH 1 EIDER Representante: ARTURO DAÑAS La declaración del procesado E l criminal, seguro de que su víctima no le delatará, pues para eso le aloja en el cuerpo cuatro balas, huye, guardándose el arma en el bolsillo; pero el inspector de Policía D. Justino Arenilla corre tras el agresor, y no sin esfuerzo ni riesgo, logra detenerlo, a tiempo que otros dos transeúntes le iban también a los alcances... ¿Para qué más prueba del asesinato? Francisco Tello no confiesa, sin embargo, su crimen. Y en el Juzgado primero y ante el Tribunal de Urgencia, que más tarde lo juzga, niega con tesón. Es cierto que corrí; verdad es que me detuvo un señor que dijo ser inspector de Policía; verdad, igualmente, que llevaba una pistola en el bolsillo; pero nada de esto supone que yo sea el autor de la muerte de trse joven manifiesta cínicamente aludiendo a la víctiítia HUELVA EMPRESA SAN MIGUEL SERVICIOS DIARIOS Salidas de Sevilla para Morón, Olvera, Alcalá de! Valle, Setenil, Cuevas, Villamartín, Algodonales y Ronda, a las siete de la mañana. Salidas de Ronda para Alcalá y Olvera, a las 2,15. ídem para Algodonales, Villamartfn y Sevilla, a las o,30. Salidas de Olvera para Morón y Sevilla, a las 6,30 de la mañana y a las 4,30 de la tarde. Salidas de Morón para Sevilla, a ¡as 7,15 y 8,30 de la mañana y a las 6,30 de la tarde. Salidas de Sevilla para Morón y Olvera, a las cuatro de la tarde. Salidas de Sevilla sólo para Morón, a las 5,30 de la tarde. Para más informes diríjase a las agencias de la Empresa: en Ronda, Pl y Margal! en Olvera, calle Llana; en Morón, pliza de la Libertad; en Sevilla, Placentinea, 53. Telefono 24736, SEVILLA A RONDA La sentencia E l Tribunal se retira a dictar sentencia y poco después, al reanudarse el acto, a efectos de la publicación, nos enteramos de que! se impone a Francisco Tell Tortajada ein- tiún años, seis meses y veintiún días de reclusión, considerándole autor de un astsi- nato cualificado por la alevosía, sin circunstancias modificativas. Se le condena además a dos años de prisión, por tenencia ilícita de armas, y ni abono de una indemnización de 30.000 pesetas a la f milia de la víctima. Tasación bien. exigua de una vida que tan to prometía. -MANUEL- T E R C E R O v
 // Cambio Nodo4-Sevilla