Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I t f B C. M A R T E S 20 D E F E B R E R O ES Y D E 1934. EDICIÓN D E A N D A L U C Í A P A G 35 las complicidades exteriores. Los períódíJ eos vieneses de hoy insinúan revelaciones! sensacionales, que hay que acoger con lasi: naturales reservas. Hablan de una trama dd ¡argucias para trasladar, por transporte flu vial y ferrocarril, ametralladoras checoeslo- vacas desde la frontera al centro del país. YJ citan nombres: entre ellos el de un agrega- i, do a la Embajada del país en litigio. Coin- J ciden estas revelaciones con una ofensiva de los periódicos italianos a ChecoeslovaciuiaJ Se ve que Italia asume abiertamente la catwl sa de la independencia austríaca y le cfrecé su escudo al águila caída. D e Roma han par j íido todas las iniciativas, que para sostener, la soberanía del país han cruzado en zig- zagj- -d e l Palacio Venecia al V o r e i n g Office y, del V o r e i n g Office al Quai d Orsay- de los Gabinetes diplomáticos. ¡Mañana le enviarán los Gobiernos de R o ma, París y Londres una nota confidencial a Dollfuss declarándose hallarse dispuestos a mantener absolutamente la independencia e integridad de Austria. Las ediciones nocturnas de los periódicos de Berlín recogen la noticia sin comentarios, 1 INFORMACIÓN DEL NOTICIAS EXTRANJERO A- B C en Berlín. H a l l a z g o de cartuchos y balas. Líneas telefónicas L o s soldados llevarán la insignia hitlerísta, en A l e m a n i a Otras noticias. averiadas, en A u s t r i a A BC EN BERLÍN A u s t r i a sufriente Berlín 20, 1. madrugada. (Crónica telefónica de nuestro redactor. H a y veces en que toda una época histórica gira alrededor de un hecho pequeño en apariencia. A h o r a el hecho no ha sido pequeño, pero el giro del acontecimiento histórico na sido redon- do. Estamos asistiendo a un gigantesco cara- bio político. Estamos asistiendo, digo, porque en el orden de la política universal E s paña, por desgracia asiste, porque no existe. Durante siglos enteros, V i e n a ha sido el sujeto activo de las combinaciones: diplomáticas. A h o r a v a a ser el objeto pasivo. Pasivo viene de padecer. Austria, sufriente. T o dos los juegos de alianzas, ligas y contraligas de potencias que conozcan los años venideros, estarán determinados por la cuestión austríaca. S i la supuesta solidaridad entre ese conjunto de estilos, aquí, con palabra demasiado vaga se llama fascismo, se rompe y se fragmenta, será por esa manzana de la discordia. Sj entre Francia e Italia se establece un acuerdo firme y profundo, será también por lo mismo. S i Francia, en fin, enfría sus relaciones con Checoeslovaquia, el origen de l a lejanía habrá que buscarlo en el origen de esos fusiles y de esas ametralladoras Scoda de que dispusieron los marxistas vkneses. Y a entre París y Praga se observa eso que los franceses, maestros en matices de desamor, llaman una cierta frialdad marital Síntoma, a veces, de posible d i vorcio. L a amistad entre Francia y Checoeslovaquia parece hoy tan frágil como un cristal de Bohemia. Cruza ya silbando todos los vientos europeos él rescoldo aún no extinto de la revolución vienesa. Las declaraciones del canciller H i t l e r ¿no pueden avivar el fuego? L e ha confesado el canciller a un periodista británico, que en el choque de los revolucionarios con los gubernamentales, s u simpatía no acompañó a ninguno dé los dos bandos. A l go más han insinuado el canciller y su fiel eco- ¿eco o voz? -Goebels. Insinúan que esperan un acrecentamiento de l a política nazi en Austria, por el ingreso en sus filas de muchos marxistas. Suponen que éstos, al ver maltrechas sus organizaciones, se acó- gerán al único partido capaz de luchar abiertamente con Dollfuss. Y en efecto, ya en el seno del nacionalsocialismo austríaco bulle, una inquietud precursora de próxima pugna civil. L a actitud de H i t l e r podrá ser o no coherente. A m i juicio personal, no lo es. Quedaba encontrarle una cierta lógicia desde su posición racista asimilar. ¡Pero, para mí, no es lógico el racismo... Y aun así: el deber de un racista ¿00 consistía en ayudar moralmente a los defensores de la s alud pública? ¿O es que los revolucionarios disparaban tan sólo contra los judíos? Pudieron los nazis ayudar en ese instante y discutir después, como en casos análogos hacen los monárquicos en España. Más tardé, si querían, contra Dollfuss; pero en e! momento de peligro, a su lado. Y o no quito n i pongo canciller, pero ayudo al señorío de ío verda- dero. L a actitud de Hitler, que algunos juzgan errónea, tiene un mérito: por lo menos es clara. Sus enemigos dirán incluso que es demasiado sincera. L a primera incógnita que el tiempo tendrá que dilucidar es la de saber si el movimiento fascista a la romana, el de la Heimwher habrá ganado, por la bravura de que dio. muestras en l a pelea, un prestigió suficiente, como para d i r i g i r la política interior. E n 1683 un príncipe Starhemberg salvó a Viena del asalto turco. Otro príncipe, Starhermberg, descendiente suyo, la h a salvado ahora del asalto marxista. E n las jornadas terribles acudió a todos los sitios y dio el pecho a todos los riesgos. Tales prueban de heroi. smo, ¿han agigantado su figura al punto de que pueda dictarle al dictador? Starhemberg se propone- -de esto no hay duda- jque el canciller Dollfuss obre a su dictado, A l corresponsal del Morning Post le ej so sin circuncoloquios su deseo de que el i n deciso Gobierno actual se decida a imponer la ley de un modo severo. O como un cronista español dijo de Isabel la Católica a que se. incline más a la vía del rigor que a la dé la piedad E n donde Doílfuss se abstiene, Starhemberg ordena y manda. Con acentos airados se ha dirigido hoy al gobernador de la Austria septentrional, prohibiéndole la asistencia al entierro de las victimas. S i usted, culpable en gran parte de la revolución, intentase acompañar a mis cantaradas caídos por las balas criminales que lusted mismo favoreció, yo no toleraría la profanación de los muertos N o es el príncipe Starhemberg racista. Pero ante este heroísmo caballeresco sólo cabe preguntar esta palabra: ¿Racista? Acusa, pues, el jefe fascista a un destacado colaborador de Dollfuss de complicidad en la intentona revolucionaria. ¿Ha, habido, pues, complicidades interiores? Pero más juego e intrigas- traerá el descubrimiento de EUGENIO MONTES. La Policía ocupa un diario s o c i a lista checa V i e n a 18, 5 tarde. L a Redacción del periódico socialdemócrata checoeslovaco Delvi chi Listy, que se publica en esta capital, h a l l sido ocupada por fuerzas de l a Policía. E l F r e n t e Patriótico será el único partido V i e n a 19, 5 tarde. E l ministro de iá Constitución y gobernador del Vorarlberg, Sr. Ender, ha pronunciado ayer un discurso en el que ha dado a entender que el Frente Patriótico será en adelante la única expre- i sión del sentir de la opinión pública ení Austria, ya que la hora de los partidos ¡pclí ticos ha pasado. H a l l a z g o de cartuchos y balas. Líneas telefónicas averiadas! Viena 19, 6 tarde. Según noticias ofi cíales, más de un millón de cartuchos y ha las para fusil y ametralladora han sido en- í contrados, así como granadas de mano y bombas durante los registros practicados en las casas municipales que ocupaban los so- cialistas y en lugares que no figuraban enl los planos del Municipio hechos por los ar- quitectos municipales. i ¡Han sido puestos en libertad trescientos; detenidos, por haberse comprobado que no partioiparonen, -las recientes luchas. j Salzburg, -así: como- otras ciudades y blosj están; sin comuniaciones- telefónicas a consecuencia de una explosión ocurrida ení la línea y en sitio, que hasta ahora no se ha podido determinar. E l publicista hebreo Zappler ha dimitido la presidencia de. la llamada organización dq la- Prensa de Viena, cargo que venía ostentando desde hacía diez años. -United Press. 1 n: c 1 1 Para saascrilais se a i pueden dirigirse a nuestras oficinas en la ealle MUÑOZ OLIVE, 0 por teléfono a nuestra administración, n. o 32889 Precio de la suscripción: 5 pesetas ai mes, incluidos los cuatro númeI ros extraordinarios ds ¡os 1 domingos, cuyo precio es ds 1 veinte céntimos Viena 19, 6 tarde. Cinco individuos dei Schutzbund han sido esta tarde condenados: a muerte por los heimwheren, que los hallaron culpables de la ocultación de unas ame tralSdoras. Este nido de armas, preparado, por los Schutzbund, en el distrito Simme- ring, estaba bien oculto bajo un montón dé abono animal. -United Press. O t r o s cinco socialistas condenados a muerte Una agresión y dos petardos V i e n a 19, 8 noche. Esta tarde, desde do casa, se han hecho varios disparos de armaj de fuego contra un puesto de guardias: que
 // Cambio Nodo4-Sevilla