Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
foutefier una- victoria electoral. ¡Tampoco revolución social! Constatemos, pues, sin ambages, que los partidos socialistas más fuertes, más aptos v mas solventes, repudian la revolución política v la revolución social. No sólo por razorjes tácticas; esto es, por considerarse sin las fuerzas materiales precisas para abordarlas con éxito. También- -y ésto es lo más esencial- por estar convencidos de que la revolución social, concebida con simplismo comunista, destruye sin construir, esclaviza sin eficacia, aniquila sin gloria, y, a la postre, hunde en la miseria a los mismos a quienes dice servir. L a revolución social era en Marx el remate de un largo proceso evolutivo. Es ep el animó de los sectarios obcecados a lo Largo Cabajléro un alarido de barbarie, con maldad, pero sin grandeza. Porque los móviles- -que están bien a la vista- -se resguardan en la zona morbosa de un auténtico complejo de concupiscencia... MÁXIMO En esta otra foto se precisan más exactamente las circunstancias de la tragedia. A la izquierda, la base del macizo rocoso al cual guiso subir el Soberano durante su excursifa por el bosque, emprendida después de abandonar el coche con el chófer en ta carretera. Al centro y en lo alto la mancha blanca- señala el lugar donde fué recogido el cadáver. Más abajo, una persona busca entre las El saco alpino que Alberto I ¡lepaba Para la excursión, descubierto anfractuosidades de las rocas las prendas y los objetos que se destambién entre los ramajes y las hojas secas. (Fotos Ortts- Keystone prendieron del cuerpo del Rey en la caída. Vi? El cuerpo del Soberano belga no presentaba casi heridas, pero el cráneo tenia una, tremenda, con pérdida de la masa, encefálica. Inme tamente después de ser hallado se le condujo al castillo de Laeken, adonde se trasladaron también el presidente del CoiUejo y los tiitn tros. De todos los pueblos de los alrededores la gente comienza a afluir al castillo, y ahí están los primeros curiosos ante la verja. (Foto Vidal.