Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 1 22 D E FEBRERO m DE 1934. E D I C I Ó N II I I D E ANDALUCÍA III I II lili P A G i? 1. ¡n i ll.l M I I M MI UB CONTRA UNA FALSEDAD Por los fueros de, Ja verdad V a y a por delante la afirmación sincera de que, al escribir mi artículo titulado El caso Maura, publicado amablemente por A B C el domingo último, no pretendía, por no estar en mi psicología, el molestar al diario Lus, n i tampoco herir la dignidad personal del Sr. Maura. Hice, simplemente, un enjuiciamiento político, haciendo uso de mi derecho ciudadano, y a este enjuiciamiento, que se podrá tal vez calificar de severo, pero nunca de incorrecto, se contesta por Lus con un suelto hecho a base de una falsedad, esgrimida sin duda, para honor mío, en la carencia de argumentos más éticos. Dice, en efecto, Lus, al comentar, sin nombrarme, mis afirmaciones, que yo fui, antes que diputado, gobernador de la República destituido por el Gobierno provisional Y esa es la falsedad. Y o fui, efectivamente, el primer gobernador de la República en Tenerife. L o fui porque antes había sido nombrado gobernador de Gerona, de cuyo cargo no pude tomar posesión, porque los catalanes, que manejaban, en aquellos primeros días del régimen, los destinos de Cataluña, me pusieron el veto por el solo hecho de no ser catalán y ser muy español Y cuando iba a partir el expreso que había de conducirme de B a r celona a Gerona, recibí una llamada urgentísima del Sr. Maura, ministro de l a Gobernación, para que suspendiese e viaje. Conferencié con el Sr. M a u r a desde el Gobierno civil de Barcelona, y me manifestó que había que ceder ante el deseo de los catalanes de que los gobernadores de Cataluña fueran todos catalanes Y después de todo aquello, que yo consideré y sigo considerando la primera debilidad que tuvo la República con Cataluña, que es España, fui nombrado gobernador de Tenerife, a petición mía, entre los Gobiernos que me fueron ofrecidos. Y ahora me revela Lus que fui depuesto de aquel cargo, y esto, o es eso, una revelación, o una falsedad. Porque tengo a la vista y a disposición de Lus un telegrama que me dirigió el que era y es mi jefe, don Alejandro Lerroux, que dice así: Telegrafíe usted al ministro pidiéndole autorización para venir, y venga en seguida. Cambiará usted de Gobierno. Esto lo firmaba el m i nistro de Estado del Gobierno provisional, y ello prueba que. yo salí de Tenerife llamado para ir a otro Gobierno que no quise aceptar precisamente por no estar conforme con la política que el Sr. M a u r a ordenaba a sus gobernadores. De esta política podría yo hablar mucho y muy sustanciosamente, pero soy lo bastante discreto para no revelar cosas que deben de morir con el ejercicio de un cargo público. M i negativa a ocupar el otro Gobierno c i v i l que se me tenía reservado se la comuniqué al Sr. Ossorio Fiorit, subsecretario entonces de Gobernación, y al Sr. L e n o u x ¿Quién me destituyó entonces? E l Gobierno, no, puesto que mi jefe, el ministro de Estado, me llamaba para i r a otro cargo. F l señor Maura, tampoco, puesto que a todos los diputados por Tenerife, incluyendo a los no radicales, les manifestó, cuando éstos fueron protestar de mi traslado, que me re servaba otro Gobierno más importante ¿Quién me destituyó entonces? Nadie. N o me destituyó nadie, porque el Sr. Maura no se atrevió a ello, porque sabía que yo contaba con la adhesión unánime de todas las clases sociales de las cuatro islas de m i UNA COMO DIGO, EL HA DICHO, MUy BIEN, DEL EL SEÑOR PRESIDENTE EQUIVOCACIÓN SEÑOR PRESIDENTE D E L CONSEJO DE MINISTROS. CONGRESO... mando. E n todo caso quiero dar la sensa- ni un solo conflicto en todo su mando. ¿Esta ción de que me destituía mandando a la Gaesto claro? ceta elnombre de mi sustituto en cuanto supo Y nada más, como no sea decir a Lus que por mi jefe, Sr. Lerroux, que yo venía hayo formo parte de la auténtica opinión recia Ja península. publicana desde veinte años antes que ¿Y- por qué quiso hacer esto? Pues no lo pudiera darse el milagro de que se fundara sé, y le agradecería mucho a Luz que me lo Lus, y se permitiera el lujo ele poner en su explicara, ya que parece informada. cabecera Diario de la República. Y, desde ¿Sería porque el Sr. Maura estaba celo- lluego, también veinte años antes de que so de que mientras a él, como ministro de se llamara republicano el Sr. Maura. Y terla Gobernación, le estaban quemando los mino el abuso de las columnas de A B C, conventos en media España en un acto vandándole las gracias por haberme permitido dálico, a mí no me quemaron n i una astilla el honor de salir por los fueros de i a verdad. de l a puerta de una iglesia? ¿Sería porque N i he buscado la polémica, ni la quiero. mientras tantos amigos suyos estaban fracaSólo he pretendido servir a la República sando, yo recibía la constante adhesión de y a España, sin que a mí me interese tamtodos los tinerfeños, desde la extrema depoco la opinión republicana de un órgano recha a la extrema izquierda? ¿Sería porde opinión tan novatamente reoublicano co que no salieron diputados dos amigos suyos, mo Lus. -E. I Z Q U I E R D O JIMÉNEZ. i respetables personas, pero significados monárquicos, que aspiraron a ello? P O R L A REVISIÓN D E L Y o no lo sé. L o único que sé es que cuando se supo en Canarias que yo me marchaba E S T A T U T O CÁTALA H se produjo una general manifestación de Barcelona 22, 1 madrugada. L a Asociaprotesta, que abarcó desde el obispo a la ción General Agropecuaria de Ja cuenca h i Cqnfedercaión General del Trabajo, y que drográfica del Ebro ha publicado una nota me costó no pequeño esfuerzo en imponerme con los acuerdos del Comité pro revisión del para que no- se declarase una huelga general, Estatuto de Cataluña, en la que dice que apoyando esa protesta. Y a esa protesta se destacados elementos de las provincias cataunieron todos los diputados de Tenerife, i n lanas independientes de los patidos que se cluso el socialista Sr. Pérez Trujillo, dignídisputan el control de la política en Catalusimo republicano y gran español. ña, están procediendo a la. formación de una Y para consuelo mío, algunos diarios de entidad que tendrá por fin primordial proMadrid, como La Libertad, me hizo el honor curar la revisión del Estatuto, que tantos de señalarme como un primer gobernador de trastornos está ocasionando a la. región ca- la República de los rarísimos que había tetalana. Opinan los organizadores, que no nido la suerte de no tener un solo fracaso, es procedente, por ejemplo, el sostenimiento de un dispendioso Parlamento catalán y declaren que tienden a fomentar en lo posible T E A T R O 1 I.O ÜKNS la autonomía municipal y la descentralizaHoy jueves, estreno de la agradable comedia ción de los servicios acumulados en Barcelona, que contribuyen a la decadencia y casi desaparición del comercio de los pueblas: -rural aj. por Germaine Dermoz. El BAILE
 // Cambio Nodo4-Sevilla