Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y requieren cuidados exquisitos dé alimetir tación y alojamiento, que sólo pueden pro digafse a corto número, de cabezas, que pudieran utilizarse en racionales cruzamientos con nuestras razas vacunas de carne y como punto de partida para l a mejora genética de éstas, en cuyo tema, tan interesante, ño podemos entrar hoy para no, alargar este artículo en demasía. ZACARÍAS Ingeniero SALAZAR agrónomo. SOBRE LAS IMPORTAMAÍZ CIONES DE cadá. puerto. L a s cifras a continuación son también promedios anuales del decenio considerado. H e aquí el resumen porcentado, refiriendo a cada puerto lo que le corresponde por año. Barcelona, $4 por 100; Palamós, 4 V a lencia, 8 Cartagena, 2 Alicante, 1; H u e l ya, r Palma de Mallorca, 2; -Bilbao, 5 G i jón, 4 Santander, 3 Aviles, 2; Pasajes, 2 Coruña, 1; V i g o 1. Resto, por otros puertos, 10. Total, 100. Resulta entonces que de las importaciones anuales consumen: Cataluña, 58 por 100 del total; Levante, Andalucía y Mallorca, 14; Vascongadas, 7; Asturias, ó Santander, 3 Galicia, 2. FERTI DE L 1 ZAOON PRADERAS Antecedentes Vuelven a estar sobre el tapete las importaciones de maíz. Cada año, en época oportuna, surge con los caracteres de apremiante necesidad l a petición de importar maíz extranjero para alimento de nuestros ganados. Galicia suele ser l a región que empieza levantando la voz, y a ella se adhieren en seguida Asturias, Santander y las provincias vascas. Se pide- -naturalmente- -la importación de maíz (que suele ser argentino en su casi totalidad) libre de derechos arancelarios o con un arancel insignificante, que, por serlo, se suele llamar estadístico. No hace falta decir que todo español, en uso de perfecto derecho, puede actualmente importar cuanto maíz desee, pagando en Aduanas la cantidad de 6,65 pesetas oro por cada quintal métrico. Observemos de pasada que esta cjfra no es fija, desgraciadamente, sino que se determina periódicamente por quien puede hacerlo. E n nuestro régimen económico, esta barrera aduanera variable supone, a pesar de todo, una protección al cultivo del maíz, de! mismo modo que se protegen tantas otras producciones nacionales. N o es, pues, el maíz en este aspecto una excepción privilegiada. Se quiere, por el contrario, que lo venga siendo, pero desde el- polo opuesto al favor mediante las importaciones. E l hecho apuntado y las circunstancias en que anualmente se reproduce el problema- -l a fuerza más o menos ficticia de su empuje, las proporciones de las cifras, la actitud de unos y de otros- -hacen en cierto modo al más reacio pensar en ciertas habladurías sobre si un grupo judío está directamente interesado en la importación, o sobre si cada año se reparten unos millones de pesetas cqmo consecuencia de la faena. Primeras consecuencias Quiere esto decir que, mientras Cataluña consume 174.000 toneladas de maíz, un año con otro Galicia, que es el Adelantado -de la petición, no consume sino 6.000 toneladas de este cereal. Como el maíz se importa solamente con destino a la alimentación de los animales- -y no hay que pensar en que se dedique a otros usos vedados- nos encontramos con que los catalanes tienen qué producir forzosamente carne, que de un modo ineludible compite con la gallega... L o cual sería irreprochable si el maíz hubiera pagado derechos normales en Aduanas, pero no lo es puesto que Galicia, hoy por hoy, únicamente viye. de producir carne. ¿Concebimos a los catalanes pidiendo la entrada libre de los tejidos ingleses? No. cabe, pues, dudar sobre e l heroico proceder del agricultor gallego, secundado por las provincias del Cantábrico, que, al reclamar maíz exótico, pone en manos de su competidor el arma misma que, en contra, se le ha de volver más tarde. N o paran aquí las cosas, porque la i m portación libre desvalora en diversos modos la cosecha nacional de maíz, aun en el caso de estar agotada nuestra producción, y, no obstante ser grave esta consecuencia, no cesan con ella los daños, porque asimismos los restantes piensos que producimos se vilipendian: la cebada llega a precios ruinosos, la avena y el centeno bajan también, los subproductos del trigo- -salvados, etc. -sufren la competencia del maíz y, a su vez, se resiente el trigo mismo, por si algo le faltara... E l desastre se deja sentir por gran parte de la economía rural de l a Patria, pues rara ha de ser la comarca que no pierda unos céntimos por kilo de carne producida o en el precio de sus cereales. E n cuanto antecede se ha pretendido resumir claramente la situación creada por las entradas libres de maíz. E n un próximo artículo se expondrán las soluciones que al problema cabe presentar, armonizando los diversos intereses de las regiones en. un enteVio de estricta justicia. 7 E l abono por excelencia es la escoria de la desfosforación. Su acción es, además, manifiesta sobre el crecimiento y desarrollo de las leguminosas, que, en el caso de faltar n i trógeno, permanecen, por decirlo así, indefinidamente en estado de vida latente. Suponiendo que las escorias se hayan repartido en el otoño, será de seguro y eficaz resultado repartir en marzo el nitrato de cal. E l empleo del nitrato de cal sobre las praderas ricas en gramíneas, da excelentes resultados. Se reparte desde fines de febrero hasta abril en toda la zona de Andalucía y Levante, y desde marzo y mayo en las praderas del Norte de España y en las de la vega del Ebro y zona de la meseta central en que se cultivan de regadío las praderas. Se puede repartir el nitrato de cal mezclado con arena fina, etí dosis de 120 a 200 kilogramos por hectárea, según el aspecto de la- pradera. Mejor que repartirlo en una sola vez es hacerlo con veinte o veinticinco días de intervalo en tres veces. Todo lo anteriormente indicado se refiere a las praderas naturales. E n el caso de praderas artificiales monofitas, cómo son los alfalfares o las praderas de esparceta o las de zulla, etc. basta con repartir SO kilogramos de nitrato de cal oor hectárea, en la primavera, cuando se inicie el brote, en una sola vez. PUBL 1 CAC 1 A GR ON ES COLAS -Defectos, alteraciones y enfermedades de los vinos. -L a sección de Publicaciones agrícolas, de la Dirección general de A g r i cultura, prosiguiendo la labor que viene realizando con insuperable acierto, ha editado en un bonito folleto de 118 páginas, de 11 por 16 centímetros, este tf atadito de enseñanzas enológicas en que el ingeniero y profesor D Juan Marciíla describe la manera de prevenir, reconocer y remediar los accidentes que sufren los vinos. E l opúsculo, que lleva 22 ilustraciones, se reparte gra- tuitamente y resulta eminentemente práctico para los vinicultores. La reacción del suelo, su medida y su significación. -El mismo servicio ha dado a la luz pública, con este título, otro trabajo; éste, de carácter de investigación científica, y del que es autor el director del Instituto Mediterráneo de Suelos de Barcelona, don Emilio H del V i l l a r Trata del suelo y su reacción, manera cómo se. determina éste, tanto c lorimétrica como electrométricamerite, y concluye con la determinación del p H haciendo aplicación de l a misma al conocimiento de las exigencias vegetativas, aportando también una interesante bibliografía. Consta este documentado estudio de 64 pá- ginas de 16 por 23 centímetros, y, como el anterior, es facilitado gratuitamente. Anuario internacional de estadística forestal. -Acaba de aparecer este interesante anuario, publicado por primera vez, por el Instituto Internacional de Agricultura de Roma. Contiene los datos referentes a 2 países del problema forestal y comercio de sus productos. El ganado karakul. -Dos jóvenes y distinguidos peritos agrícolas, D Salvador Font Toledo y D Estanislao de la QuadraSalcedo h a n recopilado una serie de datos muy interesantes para el conocimiento de esta raza lanar, cuya cría empieza a desenvolverse en España, al parecer con favorables auspicios. L a Dirección general de Ganadería ha publicado el trabajo de los mencionados autores para realizar, por medio de la sección de Labor Social, una meritoria obra de. divulgación. -J. M S Algunas cifras significativas Los datos que aquí se aportan pertenecen todos al dominio público. F i g u r a n en los Anuarios estadísticos de las producciones agrícolas de. la Dirección de A g r i c u l t u r a en los. volúmenes de Estadística del comercio exterior de España, de la Dirección de Aduanas; en la importante conferencia pronunciada en julio último por D Leopoldo Fernández Turégano en el Círculo de Bellas Artes sobre los principales aspectos de nuestra economía agrícola en el interior y en el exterior, y por último, los menos, pertenecen a fuentes diversas de crédito i n dudable para el que suscribe. Veamos. Tomando como tipo la serie de los diez años que van de 1922 a 1931 se puede advertir que las importaciones de maíz exótico alcanzan un promedio anual de algo más de 300.000 toneladas. Aceptemos esta cifra, que supone la salida de más de cien millones de pesetas por año. ¿Quiénes consumen ese maíz? ¿E n qué proporciones es consumido por las distintas regiones españolas? Las Aduanas nos informan minuciosamente de los puertos- de desembarque y hasta de las cantidades del cereal descargadas en RAMÓN Ingeniero BLANCO agrónomo. ARBOLES FRUTALES Vides Americanas Plaza San Miguel, 14 FORESTALES Y D E ADORNO Viveros Monserrat. Da Casa más antigrúa de Aragón. PRECIOS REDUCIDOS dupl. ZARAGOZA. IGNACIO MONSERRAT DE PAÑO Frótese bien en la garganta y pecho el %i VICKS OBRA DE 0 fr i a d o? MO DOS A L A V E Z VAPORUB
 // Cambio Nodo4-Sevilla