Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
disparando Goiburu y Trujillo. L o s dos goals los logró el Barcelona en los últimos diez minutos del primer tiempo. E l primero, de un tiro de Goiburu, que rebotó en Cilaurren. Nosotros tíos hemos tomado el trabajo de ¡E l segundo, fué a causa de una bonita j u averiguar la verdad, y sabemos que Casuco gada que inició Vantolrá; adelantó a Morera, es un jugador que se 1 perdió un día al esquivando a Urquizu, y disparó, repelien Betis... l í do Blasco hacia su derecha; pero allí estaba Cabanés, quien se apresuró a devolver el B a r c e l o n a 2; A t h l e t i c d e B i l balón al centro, y Morera, colocado en la boca del goal, no tuvo que hacer más que bao, 1 fusilar, lejos del, alcance de Blasco. Causa, Barceona 26. Las lesiones se han comien buena parte, de la mala tarde del Athle; lo al Athletic que, por primera vez, desde tic, la línea media, con un Gerardo pésimo. jhace muchos años, ha jugado un mal partido Iraragorri, triste y decaído, con ráfagas jen Barcelona. E l peor, sin disputa. E n la muy espaciosas del gran jugador que es; el quinta temporada de su existencia, el brimás internacional de todos los que había en llante equipo Athletic se inclina, al fin, a los el campo, Zabalo, y la sorpresa de la tarde tocados, acusándolos, empezando a sentir para el público, Cabanés, joven reservista hondo isus efectos. Que el juego rápido, soazulgrana. Arbitró el Sr. Ostalé, bien. N o b r i o y preciso de esta formación se viniera hubo juego sucio, y formaron los equipos: gastando, es cosa que no nos había de exAthletic: Blasco; Cilaurren, U r q u i z u Getrañar. Ningún equipo es eterno. S i n emrardo, Muguerza, Roberto; Lafuente, Irarabargo quedaban en él las facultades físicas gorri, Bata, C h i r r i y Gorostiza. de sus elementos, pletóricos de energía, y Barcelona: Nogué; Villacampa, Zabalo; el shot seco, oportuno, potente y abundante Santos, Salas, P e d r o l Vantolrá, Trujillo, en l a delantera, corno no le había tenido Morera, Goiburu y Cabanés. -ORS. jamás ninguna otra formación nacional. Pero el cáncer del fútbol, las lesiones, han hecho presa del conjunto, que ya cae en actuacioD o n o s t i a 3; B e t i s 2 nes deficientes, como la de M a d r i d y esta en Las Corts. Sólo en dos momentos vimos San Sebastián 25. E n el campo de A t o lal. Athletic que conoeíasnos, al empezar el cha se celebró el partido de fútbol de cam ¡partido, demostrando Nogués su buena clase, peonato de L i g a entre los equipos del Betis, ¡parando tiros de Bata y Gorostiza, y mede Sevilla, y del Donostia. E l campo bueno diando l a segunda, en una reacción breve; y la entrada regular. Tiempo amenazador. ¡en cuyo principio, un pase adelantado de A r b i t r a Arribas y los equipos se alinean en ¡Chirri, fué muy bien rematado por Bata, el la forma siguiente: (tínico jugador que actuó con regularidad Donostia: Beristain; Goyen- eche y L e r ¡en l a delantera. Esío fué a los treinta m i chundi; Aldazábal, Ayesterán y Marculeta; inutos, y esperábamos en seguida que el Ortega, Cholín, Úrtizberea, Ipiña y Tolete. ¡Athletic soltara el león de su entusiasmo Betis: Jesús; Aedo y Arqueta; Svárez, ¡como en Casa Rabia, cuando arrolló y chafó Soladrero y A d o l f o Saro, González, U n a ¡al Español. Pero no salió la fiera. P o r p r i muno, Lecue y Enrique. mera vez en mucho tiempo contemplamos La primera parte del encuentro resultó vacías las camisetas, deshinchadas por un poco entretenida. Los dos equipos jugaron ipinchazo de desmoralización, actuando en bien, viéndose más movilidad en los donos; el ataque con lentitud, queriendo fijar exatiarras y excelentes combinaciones en los geradamente la jugada y el disparo, y a vesevillanos. Muchas veces llevó la iniciativa ces con hastío, como si el gran equipo suel equipo forastero. Pero los delanteros no friera hartura de jugar y los títulos que lose mostraron muy eficaces. Los donostiarras grará a pares ya no le importaran... ¡Desrealizaron avances buenos, obligando a i n conocido, desconocido! -nos dijo Caicedo tervenir a Jesús en repetidas ocasiones. U r en el vestuario- Que las causas de esta tizverea lanzó un tiro fantástico en una dp actuación decepcionante habían de buscarse las ocasiones y a la media vuelta, que dio en los cinco años de brega intensa y dura, en el palo. L a línea media forastera no. esque a todos los grandes equipos consume, y tuvo muy acertada, y Soladrero dio la i m el Athletic no ha de ¡ser una excepción; a las presión de lentitud. E n la línea central dolesiones que sufren la mayoría, y que han nostiarra, Ayesterán, que reaparecía, falló motivado esta vez que no pudieran actuar mucho. Los forasteros consiguieron en esta Castellano y P i c h i jugando algún otro t i mitad tres comers por uno los locales. A los tular, porque no había más remedio, y al treinta y cuatro minutos viene el primer goal mal estado del ¡terreno, duro, pálido, con donostiarra. U n avance por el lado de Ortemuchos sitios desigual en todos. ¿Excusas? ga, que manda Ja pelota a Úrtizberea. Este, Todo verdad, más que otra, que consignaa su vez, pasa muy rápido a Tolete, que está mos con cierta satisfacción. E l Barcelona desmarcado. E l extremo donostiarra avanhizo un buen partido, el mejor de la temza unos pasos y lanza un magnífico tiro al porada, con aquel que realizó contra el E s ángulo, que da en el palo. Pero la pelota enpañol en la primera vuelta. H a n sido tan tra en la red, sin que Jesús pueda hacer escasas las actuaciones notables de los azulnada por evitar el tanto. Los sevillanos pre- grana, que ésta fué justamente acogida con sionan y las defensas donostiarras se ei grandes demostraciones de júbilo por parte plean a fondo, salvando no pocos pelign de sus numerosos partidarios, hasta hoy deAl terminar esta parte anotamos a l g j fraudados. Y este era el primer partido que avances de los donostiarras y un tiro f jugaba el equipo, después de ser despedido tico de Cholín, que no entra. Termina jf. el entrenador Dombi, a quien, naturalmente, mer tiempo con un tanto a favor de Jf P se cargan las causas de todos los fracasos. cales y cero para los forasteros. lo... Sin embargo no fué perfecta la actuación de los. azulgrana. Dominaron mucho en la En la segunda mitad dominan m- primera parte, sin saber aprovecharse de cales, quienes llevan el juego a t e i ello. Durante los primeros momentos del setrario. Así sucede que a los n u e v j? gundo tiempo hubo ya en la línea delantera de juego, en un ¿avance d c n o s t i a r r l minutos los tiros que faltaron en el primero; pero a, se hace la suerte no les acompañó, estrellándose en el palo más de un shot bueno, y Blasco hizo más de una notable parada. Se distinguieron 1 5! í os nta rl s os ren e con ma él público de los goals cada ves que la pelota merodea por su zona. ¡Cuándo aprenderán los arbitros! con la pelota Cholín, que avanza y pasa a Úrtizberea. Este, de un tiro fantástico, envía el balón a la red, marcando el segundo tanto para su equipo. Siguen los donostiarras presionando, pero en una arrancada Sevilla na Lecue manda un tiro enorme, sin prepararse, haciendo Beristain una enorme p a r a da. E l portero sevillano se luce luego en varias ocasiones. Señalamos avances sevillanos, pero los delanteros fracasan ante el goal por exceso de preparación. Una salida en falso de Beristain no saben aprovecharla los blanquiverdes. Estos pierden muchas ocasiones de marcar. E n un avance sevillano, Goyeneche carga a ¡ni delantero contrario en terreno cercano a goal, y Arribas castiga a los donostiarras con pe nalty. L o tira Lecue con fuerza y el larguero devuelve el balón. Nuevos tiros y se hace Beristain con el balón. L e cargan y sale con la pelota fuera de la línea, siendo castigado con free- krick. Sacando Marculeta salva la situación y los donostiarras avanzan rápidamente, dando ocasión a que Ipiña recoja un buen centro para entrar. de cabeza, marcando el tercer tanto para su equipo. Arribas, que está muy mal, castiga las entradas a Jesús, pero deja pasar las que se hacen a Beristain. E l público protesta. Los sevillanos reaccionan de modo formidable, mientras que los donostiarras, con la ventaja adquirida hacen honor a su clásica apatía. A los treinta y siete minutos U n a muno recoge el balón y lo envía suave a la red. E l balón lo detiene Beristain, pero se le va de las manos. Primer goal del Betis. Casi seguidamente, en otro avance sevillano, Enrique centra y Unamuno lanza un tiro fantástico, marcando el segundo tanto para su equipo. Los donostiarras reaccionan y al fin termina el encuentro con el triunfo donostiarra, por tres tantos a dos. E l equipo forastero gustó. Soladrero fracasó. Lecue fué el mejor. De los donostiarras, Ayesterán bien en la segunda parte. Los demás cumplieron. E l arbitro, fatal. Tuvo muchas equivoraciones, Durante el descanso se hizo una cuestación a favor de las víctimas de la catástrofe marítima de Pasajes. Los del Betis se presentaron llevando brazaletes negros por la catástrofe ferroviaria de Sevilla, A r e n a s 1; E s p a ñ o l 1 Bilbao 26. Otro partido y van... ¿Pero se puede saber cuándo vamos a ver un partido en Ibaiondo? U n o no puede ser muy exigente con el Arenas, que desempeña su papel de colista con toda propiedad. L o raro es la metamorfosis que tfirgn casítodos los equipos que v j g j Arenas. ¿Acaso se vulgarizan á j acusan demasiada s p el Español, te tan buen fútbol, no es posible que? JSf Español que acaba de triunfar sobre f fcolisía de la primera división. O es que ilídos son, en efecto, iguales que el Arenas, exceotuando los dos que figuran en los p r i meros lugares de la clasificación. Noventa minutos de fútbol, sin fútbol, es demasiado. Multiplicad esos noventa minutos por todos los partidos jugados en Ibaiondo, con excepción de dos o tres, y comprendereis fácilmente que la crisis de fútbol es algo mas que una realidad. Y que esto se hunde, s. i no se pone rápido remedio al mal. E l publico quiere ver fútbol; parodias de fútbol, no. Y. lo de Ibaiondo no pasa de parodia. Se había anunciado que D Amadeo presenciaría el encuentro. ¿Qué tendría que hacer D A m a deo en Ibaiondo? N o creo que se enfadara Escartín, si digo que su arbitraje, muy bueno técnicamente, no me ha gustado ni tanto así. Un partido como éste, o sé concluye a los ta m o d o q u e n o crioridad? o r q u e eqmp S 3 HUNCO YfHESRO
 // Cambio Nodo4-Sevilla