Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 2 S D E F E B R E R O D E 1934. E D I C I Ó N D EANDALUCÍA. P A G 16. dir al oficial mayor de l a C á m a r a una re 3 recuerda los compromisos contraídos por lación de los proyectos que están sobre l a el partido radical en la oposición durante las mesa, y creo que son unos cuarenta, sin conCortes Constituyentes y en l a propaganda para las últimas elecciones legislativas. tar con los que hoy ha leído el ministro de Se pide que el patrido se defina y que proHacienda. M e parece que hay suficiente para cure recoger desde el Gobierno l a voluntad una labor parlamentaria. nacional, claramente manifestada en las elecAquí l o que ocurre- -añadió el Sr. L e ciones y en la composición del actual Parrroux- es que no se aprecia l a obra patri. ólamento. tiia que este Gobierno viene realizando. A Claro es que se revela en el escrito el un lado las derechas y a otro las izquierdas, deseo de los firmantes de que el Gobierno y nosotros en el centro, por una línea recta, recoja las mínimas aspiraciones de los elesin entregarnos a unos o a otros. S o n las mentos parlamentarios que le prestan ayucircunstancias las que determinan en cada da con sus votos, y aunque no se dice, hay momeito hacia dónde debemos inclinarnos. E s que suponer que se inspira en el deseo de lógico que las derechas quisieran vernos que el Gobierno no frustre su posibilidad de constantemente a su lado, y l o mismo las actuación, desviándose de un modo ilógico izquierdas. Pero el mérito consiste en manhacia l a izquierda. tenernos en esa posición de que antes he Parece ser que el Sr. Lerroux, al llamar a su despacho a los dos diputados que con hablado, fieles a nuestro compromiso político. Precisamente do l a obra que yo puedo otrqs recogían firmas para el documento, enorgullecerme con justicia es l a de haberse proponía amonestarlos, como lo hizo, me atraído a l a República fuerzas que esquejándose de que se hubiera supuesto por taban fuera de ella y l a de estar en ponenalguien que el escrito contaba con su aquiescia para que otros elementos sigan el miscencia, cosa absolutamente inexacta y hasmo camino, siempre que no se les maltrate. ta ofensiva para él. Ignoramos lo que ocurriría después de es- N o podríamos conseguir esa aproximación ta entrevista, pero a última hora casi se si no siguiéramos una línea central equidispodía afirmar que el documento no será pretante de un criterio derechista y de un c r i sentado. terio izquierdista. Las censuras de ahora se A l a reunión de hoy de l a minoría radical convertirán en elogio cuando se comprenda asistirá D Diego Martínez Barrios, y es toda l a trascendencia de l a labor que hemuy natural que éste plantee el debate con mos realizado. P o r eso no hay más Gobierno toda sinceridad, para que de una vez que. que este Gobierno, y el ponerle dificultades den desvanecidos los equívocos, si los hay, es un delito de lesa Patria y de lesa Repúy cada cual aparezca colocado en el sitio en blica. Además, no comprenden que con nuesque le corresponde. tra actitud damos tiempo a que los partidos Desde luego, hemos de contar que l a rede izquierda, que quedaron destrozados en unión de los radicales ha de tener imporlas pasadas elecciones, puedan robustecerse tancia suma, lo mismo si en ella surge una y ser en el porvenir un instrumento eficaz discrepancia, porque entonces trascendería en el acto al Gobierno, como si vuelve a de Gobierno. Y no lo comprenden porque son otorgarse un voto de confianza al S i L e- novatos en política y no tienen l a experiencia que. yo poseo por mi edad y mis luchas consrroux y aparecen todos los diputados identantes. tificados y unidos, porque en este caso sería ya en el Parlamento donde inmediatamente Como el S r Lerroux observara un gesto se ventilaría el pleito político. d e d u c í a en alguno de los. que le oían, exclamó E l señor Lerroux, alejado de las- -Y o soy un incorregible optimista- N o pamurmuraciones y los rumores, sará nada ni. debe pasar nada. ¿P r e s i d i r á usted mañana l a reunión de asegura que no pasará nada, y la minoría radical? -S í y a ella asistirán también los m i que este Gobierno realizará una nistros radicales. gran labor patriótica A l tiempo de despedirse el Sr. Lerroux E l presidente del Consejo, que había ocuinsistió: pado l a cabecera del banco azul durante l a ¿Está claro l o que antes dije? Pues lo primera parte de l a sesión, se trasladó a sostengo, y que me perdone el que no le su despacho de l a Cámara, ya iniciado el parezca bien. debate sobre el caso de Álava en el Estatuto vasco. Los factores de la crisis Se detuvo a conversar con el diputado E n una situación tan confusa como l a radical Sr. R e y M o r a y varios periodistas, actual, es difícil hacer pronósticos. Los suen el pasillo de ministros. cesos se atrepellan y se contradicen muchas Preguntó a los informadores si ocurría veces, y el paso de una hora puede variar algo de particular, y le contestaron que, co- la faz dé los acontecimientos. Pero; tal como siempre, los rumores daban por desconmo quedaron las cosas en, el día d é ayer, tados acontecimientos políticos en breve se puede asegurar que Tos dos factores que plazo. juegan en l a probable crisis s o n de una- ¿P o r qué? -preguntó- ¿Q u é ocurre parte, l o que ocurre en el seno de l a m i ahora? noría radical, y de otra, l a actitud de l a E l Sr. Rey M o r a repuso: minoría popular- agraria. -N o sabemos; pero hay una lenta agoTenemos indicios muy vehementes para nía y parece cómo que le falta aire a los pulmones. -Eso será- -repuso el Sr. Lerroux- -porque andan ustedes un poco a ras de tierra. LAS MAS EXQUISITAS E n cambio, yo voy por las cumbres, y allí el aire es purísimo. Además, aquí l a política se hace en los pasillos, y no en el salón de sesiones, como debiera hacerse. -S i n embargo- -objetó el diputado radiContinúa el éxito de la j n n película cal- -todo eso reveía un estado de ánimo E X ESPASOIi especial, que debe ser combatido con una labor útil, beneficiosa para España. -Sí, y sé que se acusa al Gobierno de H O Y MIÉRCOLES, ULTIMO D Í A su inmovilidad. Precisamente acabo de pe 1 i w i w n wiMirmiiimiiini 111111- nr 1 afirmar que el Sr. Martínez Barrios no há variado n i un ápice de l a posición que adoptó en sus famosas declaraciones de Blanco y Negro. N o es obstáculo para la constitución de un Gobierno centro, con inclinación a l a derecha. L o que sucede es que no ent r a r í a en él personalmente; pero de u n modo disciplinado volvería a las filas de l a minoría radical y otorgaría su voto al Gobierno que presidiera D Alejandro Lerroux. Creemos que así ha de manifestarlo hoy en l a reunión de l a minoría. S i esto es así, cae por su base el supuesto que inspiró el documento redactado por varios diputados radicales y que hoy se pensaba entregar a D A l e jandro Lerroux. Y decimos que se pensaba entregar, porque el propósito y a no existe. Cabe suponer que, por tanto, en l a reunión radical de hoy no ocurra nada grave, y otra vez aparezca l a minoría plenamente identificada. A las derechas les parecería bien que e l Gobierno cayera por una discrepancia i n terna, por una disidencia que l o inutilizara. Esperan, por tanto, que el suceso se produzca en l a reunión radical de hoy. D e no ser así, tenían el propósito decidido de presentar mañana una proposición incidental- -el asunto aún no estaba determinado- -que votarían agrarios, Acción Popular A g r a r i a regionalistas y monárquicos, lo que aseguraría una derrota del Gobierno. Repetimos que este era el plan, a última hora, y como no ocurrirá nada en l a minoría radical, es de creer que mañana, jueves, se produzca la derrota parlamentaria del G o bierno. ¿Q u é se piensa acerca de l a sustitución? Creemos que todos los esfuerzos se. d i rigen a l a formación de un Gobierno minoritario de radicales y agrarios, con l a colaboración de regicnalistas y populares agrarios es decir, un Gobierno del mismo tipo que el actual, pero que d é satisfacción, por lo menos, al programa m í n i m o de las minorías de derechas. Claro es que, lógicamente, hemos de. deducir que si el Gobierno actual se allanara a lo que tantas veces han pedido las derechas, o sea, el que. se pongan a, debate proyectos del mismo Gobierno, que están sobre la mesa de l a C á m a r a y duermen en ella hace tiempo, quizá pudiera evitarse el estrago de una crisis que, por sus circunstancias y su alcance, h a b r í a de ser total, L a sesión de ayer c e r r ó con unas brevísi mas alabras d e l S r Martínez Barrios de un, evidente interés político. Contestaba el ministro de l a Gobernación al jefe de Renovación Española, Sr. G o k o e chea, que había pronunciado un gran discurso en defensa de los Municipios alaveses, que protestan de. l a inclusión de Álava en el Estatuto vasco. Creía adivinar el S r Martínez Barrios en la actitud del Sr. Goicoechea una. intención política, y dijo lo siguiente: -Tenga paciencia su señoría. A d i v i n o cuál ha sido l a intención política de su dis. curso, pero l o que esas minoría s desean se realizará muy pronto. Estas palabras del Sr. Martínez Barrios fueron interpretadas unánimemente como el anuncio de l a crisis. Otras notas Una p r o p o s i c i ó n incidental del doctor Albiñana acerca de los e n tierros católicos E l diputado nacionalista S r Albiñana ha presentado la siguiente proposición incidental Los diputados que suscriben ruegan a la Cámara se sirva acordar que vería con A LA SOMBRA DE LOS MUELLES
 // Cambio Nodo4-Sevilla