Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S i DE M A R Z O D E 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 18. que es viejo republicano que puso sus i l u siones en que esa fuese la bandera de E s paña, pero el Gobierno creyó con acierto que debía concedérsele l a Orden de la Rer pública, que es l a mayor que hay hoy. Nunca como ahora- dijo- -es merecida ésta distinción que se otorga a un gran español, que ha unido el nombre del Autogiro Cierva al nombre de España y sin pensar que ese. invento puede servir para empresas de guerra, ya que todos debemos pensar con horror en ellas, sino porque esos servicios pueden ser útiles para el engrandecimiento de España. Terminó agradeciendo a l almirante Cervera, la acogida que la M a r i n a ha dispensado al ilustre ingeniero y da un viva a E s paña que es- -dijo- -tanto como dar un viva ¡a l a República. E n seguida puso la banda sobre el pecho del insigne inventor, diciéndole: Cumplo gustosísimo el encargo del Gobierno, precisamente en Cartagena, que forma parte de la provincia donde hemos tenido la dicha de nacer los dos, y pongo sobre vuestro pecho esta banda, que tengo la seguridad dé que ha de servir para. amar y dar brillo a España. yendo a l a Cámara un programa mínimo de coincidencia. P o r m i partej yo he hecho voto de no ser ministro. El programa parlamentario para hoy A l terminar lal sesión recibió como de costumbre el Sr. A l b a a los informadores y les dijo: -E l programa ha sufrido modificaciones, pues yo no podía calcular que se prolongase tanto el debate sobre el Estatuto de Álava. Mañana comenzaremos con lo del Tratado del Uruguay. Seguiremos con la i n terpelción de los socialistas sobre el asunto de Comunicaciones, y después se tratará de un dictamen de l a comisión de A g r i c u l t u r a sobre el proyecto de ley dando carácter de tal al decreto de 17 de mayo de 1933, por el que se creó la Federación Sindical de A g r i cultores Arroceros. disposiciones del ministro que se refieren a su carrera. Los alumnos apedrearon la Escuela N o r mal, rompiendo algunos cristales y quemando varios bancos en el patio, que antes fueron rociados de gasolina. E n las calles se produjeron algunas algaradas, disolviendo los grupos la fuerza pública en la plaza de las Tendillas. Unos comisionados estuvieron en el Instituto, pidiendo que fueran suspendidas las clases, acordando el director suspenderlas. Se practicaron algunas detenciones de estudiantes, los cuales fueron puestos en libertad momentos después. L a huelga tiene carácter indefinido. EL POR VUELO TRIUNFAL DEL CIERVA LA ESPAÑA N u e v o s asuntos al orden del día A y e r entraron en el orden del día los siguientes asuntos: Dictamen de la comisión de Presupuestos sobre el proyecto de ley concediendo un crédito extraordinario é e 63.452,43 pesetas al presupuesto del ministerio de Hacienda, para satisfacer indemnizaciones de residencia en Canarias al personal del expresado departamento, durante el año 1933. AUTOGIRO S e impone al señor C i e r v a la Banda de 3 a República. D i s c u r s o del ministro de M a r i n a Cartagena 28, 4 tarde. A pesar, de haberse extendido por toda la población l a noticia de la suspensión, a causa del mal estado del tiempo, de las demostraciones que el autogiro Cierva había de efectuar sobre el portaaviones Dédalo, un numeroso gentío. llenó los muelles y todos los paseos que dan vista al puerto, ansiosos de contemplar el aparato y testimoniar a su glorioso aviador el homenaje fervoroso de sus paisanos. E l ministro de Marina, en vista de la suspensión del acto, dedicóse a hacer la visita oficial a l Ayuntamiento y varias particulares. A la una celebróse en el salón de actos del palacio de Capitanía General, con toda solemnidad, la entrega de la banda de caballero de la Orden de la República con que ha sido condecorado recientemente el ilustre inventor por el Gobierno. Asistió al acto el, almirante jefe de la Base Naval, D Juan Cervera: comandante militar de la plaza, general del Arsenal, gobernador civil de la provincia, alcalde, representaciones de todos loe Cuerpos del Ejército, Armada y civiles y una nutrida comisión de ingenieros. También estuvo presente la esposa del Sr. Cierva y una hija del almirante jefe de! a Base N a val. Comenzó el acto pronunciando el ministro de Marina, ante un. micrófono instalado por Radio Murcia, un discurso en el que dijo que venía, cumpliendo gustosísimo el encargo a rendir en nombre del Gobierno público testimonio de admiración a un español ilustre, entregándole, en nombre del jefe del Gobierno, las insignias de la Orden ele la República, que es la- más preciada condecoración de ella. D i j o que si para él es grato el cumplimiento de ese deber, o es mucho más, por hacerlo en la jefatura de la Basa N a v a l de Cartagena, porque aquí, donde tanto ha convivido con los marinos, al igual de todos los cartageneros, es tanto su cariño a ella que considera le pertenecen partes de sus glorias. Manifiesta hubiese deseado se concediese al Sr. Cierva la gran cruz del Mérito Naval, por el deseo de que hubiera cruzado el noble pecho del inventor la bandera tricolor, pues no puede olvidar Discurso del señor C i e r v a E l Sr. Cierva le contestó con el siguiente discurso: ¡Y o desearía poder dar a todos las gracias con la elocuencia con que el señor ministro de Marina me ha ofrecido la insignia de la Orden de la República; pero os ruego supláis mi insuficiencia de medios de expresión con el conocimiento que todos mis. paisanos tenéis de mis sentimientqs. Recibo con gratitud. tan alta distinción, no sólo por lo que representa, sino por estar en estos momenos en la provincia en que nací y rodeada dé los jefes y oficiales de la M a r i n a de guerra española, de la que soy huésped, eu unión de mi autogiro. Soy murciano y tam bien un poco cartagenero, porque mis antepasados nacieron entre M u r c i a y Cartagena y yo he pasado aquí muchos años de mi n i ñez y juventud en casa de mis abuelos. H e andado mucho por el mundo; he recorrido muchas tierras y en todas he tenido la satisfacción de oír pronunciar con alegría el nombre de España. Recuerdo que en un acta celebrado en un gran estadio de Chicago para entregarme una condecoración de aquel país, equivalente a! Premio Nobel, sentí profunda emoción al oír vitorear a España. S i n embargo, ningún honor me ha producido tanta satisfacción como el que sé me dispensa en este acto. Doy las gracias a todos mis compatriotas, que tan cariñosamente me han acogido en las poblaciones donde he efectuado demostraciones con el autogiro. Gracias también; a 3 a Marina de guerra; haciendo presente que no olvidaré los días que entre sus componentes he pasado y deseo, -señor ministro de Marina, deis las gracias al Gobierno, en particular a su presidente, por el alto honor que me hace al regalarme las insignias de esta Orden, que serypá para animarme a seguir trabajando en jprovecho de la A e r o náutica, y dentro defjmis modestas fuerzas contribuir a la gloria de España, a la que todos amamos. A l terminar el acto, el Sr. Cierva, con el ministro de M a r i n a y el almirante jefe de la Base Naval, presenciaron desdé el balcón central de Capitanía el desfile de las fuerzas de Infantería de M a r i n a que rindieron honores durante el acto, siendo ovacionado v aclamado el inventor por el numeroso público que llenaba la plaza. Después se ha celebrado tina comida en Capitanía General, con asistencia del señor L a Cierva, el ministro de M a r i n a y las autoridades. A su terminación marcharon el señor C i e r v a y el ministro de M a r i n a en automóvil para Murcia, desde donde el último continuará viaje a M a d r i d Informes de la comisión de P r e supuestos. S e comenta una frase del discurso del señor Lara A l comenzar su discurso sobre los presupuestos el Sr. L a r a dijo que ieía ayer los presupuestos por si hoy no podía leerlos. L a frase fué muy comentada en el sentido de que el Sr. L a r a se refería a que hoy no sería ministro. Pero el ministro de Hacienda, a preguntas de los periodistas en los pasillos del Congreso, d i j o -Y o me refería en esa frase a que, encontrándome indispuesto, acaso mañana tenga, que guardar cama. INCIDENTES LARES ESCO- A y e r se reprodujeron los pequeños disturbios en el Instituto de San Isidro Madrid. E n el Instituto de San Isidro se reprodujeron ayer las algaradas y colisiones entre los estudiantes de opuestas tendencias políticas. U n grupo de escolares volvió a repartir unas hojas de propaganda, cosa que como en el día anterior trataron de impedir los estudiantes afectos a la F U E Con este motivo se originó una colisión, durante la cual menudearon los puñetazos y las bofetadas. Los dos grupos contendientes terminaron por agredirse con piedras, algunas de las cuales hicieron añicos los cristales de las galerías del Instituto. E n vista del cariz que tomaban los sucesos, el director del establecimiento ordenó que fuesen suspendidas las clases y que los bedeles procedieran a despejar los claustros. Esta medida bastó para que quedara restablecida la normalidad en el Instituto. E l jefe superior de Policía, Sr. Vázquez, al recibir anoche a los periodistas, les confirmó la noticia de los pequeños disturbios estudiantiles de ayer. ILesi IM l a s En Córdoba Córdoba 28, 5,30 tarde. Esta mañana se, han declarado en huelga los estudiantes del Magisterio como protesta por las últimas n u e s t r a I ásteressas fe seccióam cfeppiv