Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO DO. ILUSTRANU- A Ñ O TRI 9.610 GÉSIMO. MERO SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES Y ANUNCIOS, MUÑOZ OLIVE, CEKCANA A TETUAN, SEVILLA tido radical y, por consiguiente, sin mi presidencia. Los periodistas le preguntaron si sería un Ministerio minoritario y contestó que minoritario, de centro derecha, de centro izquierda, cuadrangular, o como quieran llamarlo, pero del tipo del Gobierno dimisionario. También se le preguntó si se reuniría lai minoría radical, y contestó que no, porque la actitud de esta minoría quedó bien clara en l a reunión de ayer. Se le preguntó, por último, si la crisis sería laboriosa y contestó que no lo saLía y que dependería de la extensión de las consultas. fARCl A L CON ÑES D E OS D E L A (DN Y D E SE C O N TOTAL i A lulíados por el ¡s señores Beskriínez Barrios jnuarán las con que haya nuevo horade ia tarde ly veinticinco de l a so Nacional el jefe j inmediatamente al Estado. l i a s habitaciones previstas preguntaron: A fcspactíc! A las o l Idericiales 1- ¿Crisis E l Sr. Lerr 3? festó: -Crisis. -i Parcial? preguntó. -N o total. A preguntas de l i informadores dijo que había ido a exponea presidente de l a República las dimisioil de los ministros de la Gobernación y djt Hacienda y l a necesidad de cubrir ambas carteras; pero que el jefe del Estado habí? entendido que por l a importancia que diclas carteras tienen, l a crisis debía ser total, comenzando una serie de consultas. Añadió el Sr. Lerroux que l a primera había sido a suya, que l a había evacuado como jeíejdel Gobierno y como jefe del partido radical. Se le p r e g u n t ó er qué términos había i n formado al P r e s í d e l e y contestó que por la primera parte d i su conversación con los periodistas podían leducirlo. T e r m i n ó d i ciendo que los petkdistas se hallaban ayer tarde en lo cierto, cuando suponían que los Sres. Martínez Barrios y L a r a habían d i mitido, pero que la obligada discreción como jefe del Gobierno k había impedido contestarles afirmativameite. Como consecuencia de la huelga que sostiene el personal obrero de Prensa Española, en Madrid, nuestros talleres centrales no han podido confeccionar las páginas de huecograbado que habi. tualrnente componen las cubiertas de los números de A B C. Por tal causa, y hasta que las circunstancias varíen, serviremos nuestras ediciones sin las precitadas cubiertas. Sirvan estas líneas de explicación a los lectores de A B C, a quienes agradecemos sinceramente las incontables pruebas de afecto y adhesión de ellos recibidas durante el día de ayer. A todos pedimos- -en la seguridad de la concesión anticipada- -que admitan nuestras disculpas por la irremediable deficiencia. A l salir el Sr. Rocha de la Presidencia dijo que había transmitido al señor Lerroux las gracias de parte del Sr. L a Cierva por haber costeado las insignias de- la banda de la República de su bolsillo particular el jefe del Gobierno. Esta tarde comenzarán las consultas a las cinco, siendo el primero que acudirá a P a lacio el presidente de las Cortes. LOS LECTORES DE A B C C ó m o explica la crisis el ministro de la Guerra A las des de la tarde recibió el ministro dimisionario de la Guerra a los periodistas, a quienes preguntó noticias de la crisis. Los informadores, a su vez, interrogaron al Sr. Hidalgo sobre la posible solución del pleito político. E l ministro de la Guerra dijo que para explicar l a crisis, lo de menos era guiarse por los últimos acontecimientos políticos, sino que bastaba recordar las manifestaciones del Sr. Martínez Barrios, publicadas en Blanco y Negro. E s t á n tan claras- -íerminó diciendo el Sr. Hidalgo- -que explican todo lo ocurrido. Respecto a su posible solución nada puedo decirles a ustedes, porque en estos dos días desde la reunión de la minoría radical, donde escuché los dos discursos m á s bonitos de toda mi vida, no he visto a ningún ministro y sólo me he relacionado con personas y asuntos miliares. Manifestaciones del Sr. Lerroux A la una y media de la tarde abandonó su despacho oficial el Sr. Lerroux y otra vez fué interrogado por- los periodistas. -N o hay nada nuevo después de la conversación que antes sostuve con ustedes. H e firmado la comunicación a las Cortes, dándoles cuenta de la crisis, y esta tarde será leída. Supongo que después de esta breve sesión el presidente, Sr. Alba, se trasladará a Palacio para evacuar la primera consulta, como es de protocolo. Como ustedes saben, el Sr. A l b a ha venido y he cambiado breves impresiones con él. A h o r a me voy a casa y no realizará ninguna gestión, porque mi deber es esperar a que las consultas se terminen. De seis a siete reuniré aquí en la Presidencia a mis compañeros de Gobierno dimisionarios, no con carácter de Consejo, sino de modo particular, o m á s bien de Consejillo. Los periodistas le preguntaron en qué términos había evacuado su consulta con el presidente de la República. Contestó que ya lo había indicado a la salida de Palacio. Insistieron los informadores que querían conocer los términos concretos de su respuesta al Sr. Alcalá Zamora, y entonces dijo: -Y o llevaba al jefe del Estado una crisis parcial; pero él me convenció de que debía ser total y en seguida me pidió mi opinión. Y o e n t o n c e i n q u e me costase trabajo por mi rhodjI Khe tenido que decir que yo n o w r p j B i c i ó n posible dentro La Cámara suspende la s e s i ó n en vista de la crisis Madrid I, 6 tarde. A las cuatro y cinco abre la sesión el Sr. Alba. L a s tribunas, casi vacías. E n los escaños, muy pocos disputados. Se lee y aprueba el acta de la sesión anterior y se da lectura de la comunicación! del Gobierno anunciando que está en crisis. A c t o seguido se levanta la sesión, expresando el presidente que se avisará para la ¡próxima a domicilio. E l s e ñ o r Lerrctux se trasladó a la Presidencia dgf Consejo. Le visita el s ü í o r A í b a D e l Palacio N f tonal se trasladó el señor Lerroux a l a Prpjidencia del Consejo, sin que a la entrada Mnese nada a los informadores. Poco desj. tés llegó el ministro de Marina, Sr. Rocjji. quien dijo que de madrugada había sari do de Cartagena y que, habiéndose enterado de la crisis iba s, ver al presidente y a enterarse de lo que ocurría. Poco después llegó el Sr. Alba, quien conferenció coi- el presidente del Consejo durante un cuanto de hora. A la salida el presidente de k! s Cortes dijo a los periodistas -A l enterarime de la crisis he venido, según práctica, a visitar al jefe del Gobierno. Esta tarde jse leerá en las Cortes W comunicación de ¡crisis y seguidamente será E n los pasillos de Ja C á mara Reunión de ministros dimisioria- r ríos. Una frase de M a r t í n e z B a rrios A las cinco y media se reunieron en el Congreso varios de los ministros dimisionarios. U n cuarto de hora después abandonó la reunión el Sr. Martínez Barrios, para ir al Palacio Nacional. Los periodista le rodearon, preguntándole qué podía decir. de la crisis. ¿D e la crisis? -dijo- Pues que está muy clara, por lo que a mí se refiere. Respecto a su solución estoy muy desorientado. E l conde de Romanones cree que la crisis será de larga tramitación Minutos después de las cinco v media de la tarde 14- P- Ó a. la Cáitinm el conde de R o-