Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 6 D E MARZO D E 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G INFORMACIONES Y TAURINAS OT 3 C 1 AS En Madrid: Afortunada presentación de una ganadería. En Castellón: Corrida goyesca. En otras plazas. Novilladas. Llegada de Rafael Gómez (El Gallo) Propósitos del diestro gitano. E N MADRID suelo que en su posición normal y corriente. E l l o quiede decir que recibió un palizón enorme, pero a prueba de suerte en medio de todo. Total, que si no llega, a ser por la btavura del ganad; la novillada del domingo hubiere constituido un tostón insoportable. ¡Agradezcamos la merced a Torre A b a d! -E. P. del presente mes de marzo, al objeto de. adjudicar a quien conceda más ventajas la organización de dichos festejos, con motivo de la Feria de dicha ciudad en el presente año. Para adqurir detalles éstos pueden solicitarse del Sr. Presidente de dicha Junta. -U. EN OTRAS fbAZA- S Novilladas Barcelona 5, 10 mañana. E n Las Arenas, con un lleno completo y tiempo espléndido, se celebró la novillada de ayer. E l ganado, ce la viuda de Soler, fué bueno en general. Los toros tercero, cuarto y quinto resultaron excelentes. Félix Almagro, que debutaba, se adornó en las faenas, en los lances de capa con que saludó a su primero. H i z o luego una buena faena, consintiendo mucho, entre pases por bajo, para iniciar la labor, y compuso la figura luego en otros por alto, lucidos. Pasaportó al bicho de media delantera. (Aplausos. Su segundo enemigo era un ¡torazo de arrobas. Almagro le obsequió con tres v e r ó nicas formidables, por lo templadas y ceñidas. A l dar la cuarta, el bicho lo enganchó, volteándolo aparatosamente. P a s ó a la enfermería y no volvió a salir. A este toro lo mató Pericas como diremos luego. Jaime Pericas tuvo un éxito grande, completo, merecido. A su primero, que era un buey, lo trasteó con decoro y lo mató de un pinchazo, media y un descabello al primer golpe. E n el bicho que cogió a F é l i x Almagro estuvo hecho un maestro con l a capa. L e secundó en el tercio de quites Curro Caro, y la música tuvo que amenizar el ¡trabajo de ambos. Pericas hizo después una faena enorme, cuajada de alardes de artista, templada e inteligente, empleando el pase en redondo, el de pecho, el natural. (Ovación y música. Mató al cornúpeto de una buena estocada. (Ovación, oreja y vuelta al ruedo. Todavía mejoró Jaime su labor en el quinto de la tarde. H i z o quites afiligranados, que se ovacionaron, y con la muleta toreó sobre ambas manos, de pie y de rodillas, armando un escándalo enorme. (Ovación y m ú sica. Labor de verdadera figura del toreo. Mató de una estocada un poco desprendida. (Ovación grande, las orejas, el rabo y l a vuelta de reglamento. L a labor de Curro Caro, que completaba la terna, culminó en su primer toro. Con l a capa mandó, y se estrechó en unas v e r ó n i cas excelentes. Quitó con alegría, y después, por último, hizo una faena valiente, metido en el toro, con estilismo, de un fino sabor, (Ovación y música. Unos naturales, unidos al de pecho, se ovacionaron especialmente. Remató su labor con una buena estocada. (Ovación, oreja y vuelta al anillo. E l que cerró plaza era un toro grande, hondo, de mucho poder. N o tenía, sin embargo, bravura. Curro lo aliñó con pocos pases, y lo despachó para el desolladero con media estocada y dos pinchazos más. L a novillada resultó sumamente entretenida y alegre. Félix Almagro sufre intensa conmoción visceral y cerebral, y contusiones múltiples. U n percance leve. 1 Afortunada presentación de una ganadería Madrid. Se anunció el ganado que ostentaba divisa azul y oro, como procedente de Torre Abad- -nombre de una finca de P a l m a del R í o según parece- -propiedad de los señores Gamero Cívico, pero en verdad he de decirte, lector, que dicho anuncio m á s que tal semejaba un verdadero logogrifo, y es ello una lástima, porque la novillada jugada el domingo para presentación de d i cha divisa fué tan excelente, tan buena, tan noble, tan brava y tan suave, que quinera caber la afición el verdadero historial de aquélla para deducir si las magníficas condiciones de los novillos eran producto de una casualidad afortunada o resultado de una exquisita depuración. De todos modos parecían tener las reses sangre Parlado, si no en su totalidad al menos en muy buena proporción. Toda la corrida estuvo bien presentada, limpia y con trapío, creciéndose los ejemplares por momentos hasta llegar alguno, como el jugado en cuarto lugar, a novi ío de bandera. Se aplaudieron, en el arrastre los tres primeros, y al cuarto se le dio la vuelta al ruedo entre una ovación bien merec. da. E l quinto, de diferente pelo y encornadura, cumplió en varas. Y el que cerró, plaza resultó también bravísimo, aunque gaza ieaba un tanto resabio, que ningún lidiador trató de corregir. L a plaza estaba llena y el público no hablaba más que del ganado, única cosa verdaderamente notable de la corrida q i e se celebraba. Decíase que la divisa de Torre Abad- -no de Torre de Juan Abad como el señorío de don Francisco de Quevedo y Villegas- -pertenece a un gran torero, al innovador exquisito de ese arte, añado yo, desasociado; el luchador inteligente el torero en Bellas Artes y la m á x i m a actualidad taurina en estos momentos, ya que su señorial prestación a la fiesta ha de tornarse a un brillo del que careció durante su ausencia de los ruedos. M á s sea suya o no tal divisa, lo cierto y positivo es que alcanzó un gran triunfo al presentarse en Madrid, triunfo que tal vez permita alimentar la esperanza de que el propietario de la nueva ganadería descorra el velo que oculta el nombre encerrado tras e Ipoético y eufónico rótulo de T o r r e Abad P a r a reseñar lo que con ganado tan bravo hicieron Luis Castro (E l Soldado) Chaimeta y T o r e r i t J de Triana bastaría reconocer la conocida cuarteta que reza: Y a lo dijo Pepe Moros, uno que trafica en cueros: Cuando hay toreros no nay toros. Cuando hay toros no hay toreros Cuando hay, no obstante, añadiremos algo más, diremos que el mejicano banderilleó superiormente su segundo, bravísimo enemigo; que. C balmeta sigue tan voluntarioso como la pasada temporada, y que el de Triana se tnojtró valentón en todo momento, dándoss ia circunstancia de que durante la lidia- -algo hay que llamarle- -del soberbio ejemplar que cerró plaza permaneciese más tiempo en el aire y rodando por el EN CASTELLÓN La corrida goyesca Castellón 5, i r mañana. E n la corrida goyesca, organizada por el Sr. Pagés, se lidiaron ocho toros de Murube. L a plaza estaba artísticamente adornada y el lleno fue completo en el sol y regular la entrada en la sombra. Los toros fueron terciados y bravos. Algabeño toreó a caballo al primero, y después de clavar excelentes rejones prendió dos pares de banderillas; pie a tierra dio varios muletazos, doblando el bicho. (Ovación. E n el segundo siguió luciendo sus dotes de caballista y clavó dos rejones y í r e s pares de banderillas, levantando al público de sus asientos. Con la muleta hizo breve y lucida faena, recetando media estocada y un descabello. (Ovación. L i d i a ordinaria Primero. Barrera veroniqueó distanciado. Destaca en los quites uno de Torres. Barrera muleteó sin aguantar, y entrando con habilidad dejó media estocada. (Silencio. Segundo. Enrique Torres dio varias verónicas ceñidísimas, sufriendo un achuchón; en los quites entusiasmó al público, especialmente al librar a Domínguez de un serio revolcón. Torres muleteó valiente para hacerce con el toro, que conservaba mucho poder recató tres pinchazos y un descabello. (Pitos. Tercero. Domínguez se hizo aplaudir en las verónicas y los quites. Con la muleta ejecutó faena tranquila y adornada, a los acordes de 1 a m ú s i c a recetó media estocada, cayendo el toro descordado. (Ovación y vuelta al ruedo. Cuarto. Barrera veroniqueó insulsamente, y en los quites intervino sin lucimiento. Con la franela procuró sólo salir del paso; sin estar el toro igualado dejó un pinchazo malo, otro igual y una estocada, seguida de descabello. (Pitos. Quinto. E l primer tercio transcurrió sosamente. Torres encontró al bicho hecho un marmolillo, y con muletazos eficaces logró apoderarse del toro, al que tumbó de un pinchazo, media estocada y un descabello. (Pitos. Sexto. Domínguez dio dos áeries de verónicas, que se le aplaudieron. Con la muleta volvió a entusiasmar al público, derrochando voluntad y valentía, recetando una estocada ladeada. (Palmas. E l desfile resultó brillantísimo. Aviso Se hace pública que la Junta organizadora de los festejos taurinos de Algeciras abre un concurso, cuyo plazo expira el día 31 En la novillada de Valencia sufren cogidas Niño de la Estrella y Madrileñito Valencia 5, i r mañana. Con buena entrada se celebró ayer la segunda novilla, lidiándose ganado de Vülamarta. Los b i chos, bien presentados, y manso el lidiado en cuarto lugar,
 // Cambio Nodo4-Sevilla