Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 7 D E tínez Barrios, y afirma que en Correos se quiso instituir un Estado frente al auténtico Estado. L a exigencia era indebida, y la comisión de Destinos, a pesar de todo, empezó a proponer y hacer lo que le daba la gana. Refiere cómo actuaba la comisión de Destinos, y dice que aunque el Sr. Martínez Barrios dispuso y estableció que las votaciones fueran secretas, esa Comisión lo hizo público. Así se sabía cómo se hacían las votaciones y quiénes votaban para realizar represalias de la peor especie. (Rumores. Lee los documentos acreditativos de sus afirmaciones. N o sólo daban estas órdenes, que suponen l a existencia de un Poder frente al Poder legal. Había otras órdenes encaminadas a coaccionar al director general y al subsecretario para que lograse destituciones y traslados. Las propuestas de esa Comisión no se fundaban en ninguna razón n i causa. L o hacían porque querían y contra quien querían. Cuando yo llegué al ministerio pedí los recursos y personalmente los estudié, con plena objetividad y c o a un afán de hacer justicia. Saqué l a impresión de que no era una Comisión que proponía, sino que era 3 a que destituía. Este estado de cosas debía terminar. Había propuestas hasta 113 destituciones. M e he encontrado con jefes de cuarenta años de servicio en ventanillas, y otros señores, ingresados en el Cuerpo, al frente de Negociados. (E n los agrarios produce el relato gran indignación, y los socialistas les increpan. Sigue diciendo el ministro que se encontró verdaderas enormidades. Funcionarios con 12.000 pesetas en cargos subalternos. (Más tumores. Y o denuncio esto, porque supongo que todo el mundo se reintegrará a sus puestos, y el que no lo hiciera irá a l a calle. (Graneles aplausos y protestas socialistas. E l ministro añade que para él son todos funcionarios y no le interesa que sean r a dicales, socialistas o lo que sean. E l abordó con toda serenidad el problema para que ese estado de cosas no durara n i un día más. (Entre las derechas y los socialistas se producen frecuentes querellas) Y o he respetado a todo el mundo en sus cargos y explica cómo nombró a D Ciríaco Rojas inspector general. También explica el origen del Comité de ¡Ambulantes, obra del Sr. Galarza. Refiere luego cómo le exigieron que sus nombramientos y disposiciones quedaran sin efecto. Dice que el día 31 tenía que reunirse la comisión de Destinos, la cual se niega a actuar, entregando un escrito al ministro, aunque procurando disimular su verdadera intención. E n este escrito se me pedían una serie de cosas a las que contesté: N i hablar de eso. Entonces se habló de la marcha sobre el despacho del ministro. (Risas. Se fué dicierdo por los negociados que se trataba de protestar de la falta de pago de las horas extraordinarias y de las malas condiciones de los coches, pero ocultando las solicitudes referentes a remoción del personal. Fué entregado el escrito al subsecretario. Empezaba diciendo que veían con disgusto que el ministro había faltado a su palabra de honor. ¿Qué iba a hacer? Y o en defensa de la dignidad de mi cargo, envié e escrito ai Juzgado, porque no podía n i quería hacer otra cosa. Todo ha quedado reducido a mías multas, pero la autoridad ha quedado a salvo. Todo lo que fué comunicado al personal era tendencioso. Las horas extraordinarias fueron pagadas hasta que se agotó el crédito y todo lo atrasado eran siete días, habiendo sido en dicho tiempo tramitado el MARZO D E 1934. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 7 el Sr. Companys, gerente de la Generalidad, no opone ningún inconveniente a que se esclarezca ío ocurido. Generosa conducta muy de agradecer que no comprendemos cómo no mereció un voto de reconocimiento de l a Cámara, porque sería curioso lo que pasaría si aquel señor no quisiese dar facilidades para que el Congreso español aclarase lo sucedido con motivo de la detención de uno de sus diputados. Pero de este asunto trataremos cuando el incidente tenga más concreto estado parlamentario. Todos los episodios recogidos en estas líneas quieren decir que no tienen relación: con la- crisis y que lo mismo se podía hablar del gremio Nobel para la química. Porque el mismo discurso del Sr. Prieto no se propuso otra finalidad que l a de subrayar que los socialistas no creen que se hayan modificado las circunstancias políticas y que continúan en su oposición. De este discurso y al margen también d é la muerte y resurrección del Gobierno, queremos separar, para ofrecer el hecho a laextrañeza de los españoles, una afirmación que no fué desmentida. Según el Sr. Prieto el proyecto de presupuestos no existe, y l a Comisión que ayer se reunió para comenzar el examen de aquéllos encontróse con- qué no tenía nada que estudiar. S i n embargo el Sr. L a r a apareció un d í a con ellos en el hemiciclo. E l S r L a r a entró solemnemente con una carpeta de tapas rojas, atada con unos lazos, en los que se echaba de ver enseguida la habilidad de un burócrata envejecido en su profesión. E l ministro, con aquel rojo aditamento bajó la axila derecha, adquirió en tal día todo el aspecto y toda l a importancia ú e un verdadero ministro de Hacienda que ha segregado unos presupues- tos verdaderos. Pero a semejanza de esas empanadillas que sirven en algunas casas de huéspedes y eji las que no hay que admirar ni que comer más que el hojaldre, aquellas tapas rojas, ¡a y! no contenían nada. S í había unas cuartillitas con unos datitos... Unas cifritas globales... U n poquito... Casi nada... E s a fibrita de carne y esa pizca de pimiento morrón de las empanadillas defraudadoras. Con todo ello no tenía el último mono de la Comisión labor para cinco minutos. Los presupuestos, e o que se llama un presupuesto, no estaban, allí. E r a un buñuelo. S i n crema. D e esta crisis se ha derivado un bien, un único b i e n el reposo del Sr. L a r a que ya no soñará con las columnas de cifras que le perseguían como columnas de enemigos feroces. Y su reputación se ha salvado. Pero los amantes de los sucesos extraordinarios, de las situaciones extravagantes, los coleccionistas de anécdotas de humor, hemos perdido mucho con perder para siempre esos presupuestos vacíos como un globito de criatura, esa porción de aire encuadernada eri rojo y los discursos con que habría de defenderlos e ilustrarlos el ilustre economista que fué durante varios meses el amo de l a economía española. -W F E R N A N D E Z FLOREZ. 1 crédito nuevo. ¿Había justificación en la protesta? P o r lo que respecta a los coches de Correos, comprobé la denuncia, porque el estado de éstos era vergonzoso. Pero inmediatamente vine al Parlamento a pedir un crédito de 900.000 pesetas que fué concedido, y cuando he hecho esto y se están ya construyendo diez coches por la Constructora N a v a l se procede así y se recluta gente en los negociados para promover un conflicto. (Grandes aplausos. L o que ocurre es. que ese Comité que trataba de imponerse ha de desaparecer si no se somete. Lee casos del Código impunista de ese Comité, que propone disparates como el recargo del servicio a los carteros rurales, que sólo lo. podrán hacer recorriendo dos veces su camino. A l que sustrae correspondencia se le castiga con l a separación temporal, y así, a l volver al servicio, puede volver a sustraería. (Risas. ¿Q u é hago ante esta situación? Paso al Juzgado el escrito insultante y mando formar expediente para castigar las faltas administrativas, entre ellas la de abandono del destino. ¿Podía hacer otra, cosa, Sr. Rodríguez V e r a? N o podía destituirlos, porque eran elegidos, y tampoco sustituirlos. Recuerda que la comisión de Destinos estuvo en suspenso desde julio a diciembre. L o que ha hecho el ministro ha sido volverla a suspender, nombrando el personal interinamente el ministro, mientras aquélla se reorganiza. H e respetado la comisión de Destinos de los carteros. Como no se podía tolerar la indisciplina de la comisión de Justicia, también l a sus pendí, nombrando una Comisión que proponga las reformas que hayan de hacerse en ese Código de Justicia. Haré todo lo que sea preciso para que en el ministerio de Comunicaciones esté cada uno en el, puesto que le corresponde. S i los Sindicatos tratan de sustituir a l ministro en sus funciones, abordando et artículo 41 de la Constitución, el ministro no lo consentirá. Pensad que he procedido solamente como un hombre honrado, que ha querido servir a España y a la República. (Grandes y repetidos aplausos de toda la Cámara, excepto de los socialistas e izquierda republicana. Los diputados, puestos de pie, ovacionan al Sr. C i d y los ministros inmediatos a su escaño le felicitan con el mayor entusiasmo. Se oyen gritos de ¡A s í se gobierna! ¡Así es como hay mayoría! L a sesión termina entre animados comentarios, levantándose a las nuev de la noche. 1 J) I i A c o t a c i o n e s de u n o y e n t e N o puede decirse que haya habido debate político. E l Gobierno es casi igual al anterior. Y ia Cámara adopta una actitud parecida. Cuando el Sr. Peman invitó a los grupos parlamentarios a exponer su opinión, nadie tenía nada nuevo que decir. N i aun el propio Sr. Peman, que se limitó a clamar por la amnistía, como si en la amnistía se cifrase el remedio de todos nuestros numerosos males y no hubiese también otros asuntos que afrontar. Bolívar vertió l a grasa de uno de sus discursos más espesos, con ese tono y esa dicción que a veces hacen creer que llega a nosotros el murmullo de la prédica de un orador sagrado; a veces el de un speaker de radio que recita anuncios; a veces el de una portera que lee un folletón; a veces el del ayudante de cirujano que da el cloroformo al paciente; pero nunca el de un diputado comunista que es lo que pretende con tozuda avidez. Albiñana intentó hablar de su reciente detención en Barcelona, provocando la declaración presidencial de que F u e r a de la sesión Reunión de la minoría radical Bajo la presidencia de D Emiliano Iglesias, se reuniq el grupo parlamentario r a dical. E l Sr. Iglesias se limitó a decir a los periodistas que se habían ocupado de la reorganización de la secretaría política. -1 También se reunió la comisión de Presupuestos, presidida por D Justo Villanueva. Se comenzó el estudio, de los presupues- L a comisión de Presupuestos
 // Cambio Nodo4-Sevilla